Constructoras ‘lavan’ dinero del crimen organizado en México

-
En la mira  La industria de la construcción se encuentra en constante amenaza por parte de los grupos delictivos.  (Foto: Archivo)
/
| Otra fuente: CNN México
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

El lavado” de dinero del crimen organizado se esconde entre el cemento y las varillas de varias constructoras en México y de empresas de mexicanos en otros países.

El sector de la construcción ocupa el octavo lugar entre los 10 más usados para el blanqueo de recursos ilícitos, de acuerdo con la edición 2009 del Reporte Mundial de Drogas de la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ODC por sus siglas en inglés).

El investigador Edgardo Buscaglia, quien participó en el reporte sobre drogas de la ONU, calcula que 30% del "lavado" de dinero en México podría estar realizándose a través de la industria de la construcción.

“La necesidad de los cárteles del narcotráfico de hacer legales sus ganancias los obliga a generar una maquinaria ‘empresarial’ con alto grado de inteligencia y sofisticación financiera altamente efectiva”, señala el también director del Centro Internacional de Desarrollo Económico y Legal, y profesor de Derecho y Economía del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

"Antes de que pueda ser detectada pasarán, al menos, cinco años de operación", estima.

Buscaglia afirma que algunas constructoras mexicanas ya han sido víctimas de la infiltración patrimonial, pero evita revelar sus nombres porque su conclusión no deriva de una investigación judicial, sino de un análisis informal de los registros públicos de propiedad, mercantil y de datos de cámaras de comercio y construcción.

En enero pasado se conoció que Luis Carlos Carrillo Cano, sobrino del líder del Cártel de Juárez, Vicente Carrillo Fuentes, estaba encargado de ampliar la cárcel estatal de Cancún, Quintana Roo, a través de su constructora SAFIE.

Carrillo, también propietario de Urbanizadora Continental SA de CV, obtuvo la adjudicación directa por 9.87 millones de pesos, y se deslindó de cualquier nexo con el crimen organizado.

Echan raíces

Los delincuentes han creado desde hace décadas infraestructura básica -agua, luz, drenaje- y han pavimentado brechas y caminos para unir poblaciones en sus rutas de traslado de droga, sobre todo en el llamado ‘Triángulo Dorado', que integran Durango, Chihuahua y Sinaloa.

La ciudad de Culiacán, Sinaloa, fue conocida en los años 40 como "el Chicago de los gángsters de huarache", por la producción y la venta de goma de opio. Al final de los 70, se convirtió en el principal mercado para lavar dinero.

"La edificación de zonas residenciales ostentosas, desarrollos turísticos y centros comerciales convirtió a la industria de la construcción en uno de los mejores métodos para esconder en la economía legal las inversiones ilícitas en todo el país", afirma Martín Barrón, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

La mayoría de las constructoras que manejan dinero ilícito, cuyos "nexos empresariales" llegan ya a 47 países, son creadas en el extranjero, según el estudio de la ONU.

La consultora de riesgo global Kroll estima que los cárteles del narcotráfico obtienen en México ganancias de entre 25,000 y 40,000 millones de dólares al año (unos 332,000 a 531,000 millones de pesos mexicanos al tipo de cambio de este viernes); la Secretaría de Seguridad Pública federal calcula que son 811 millones (10,778 millones de pesos).

¿Cómo las ubican?

El gobierno de Estados Unidos realiza una intensa búsqueda de empresas que son usadas para lavar dinero del narcotráfico.

Desde 2000, la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro estadounidense, vía la Ley de Designación de Cabecillas Extranjeros del Narcotráfico, ha detectado más de 150 empresas y más de 1,000 personas relacionadas con nueve grupos criminales mexicanos.

La ley congela bienes de los delincuentes que designe dentro de su jurisdicción. En la lista destacan compañías como Administradora de Inmuebles Vida y el Complejo turístico El Oasis, vinculados al cártel de los Arellano Félix.

El año pasado, el Senado mexicano aprobó la Ley Federal de Extinción de Dominio, que permitirá al Estado despojar los bienes y recursos económicos que sean producto de un delito cometido por el narco y el crimen organizado.

Lee el reportaje completo en el sitio de la revista Obras.

Ahora ve
El cambio climático está afectando los lugares más bonitos del mundo
No te pierdas
×