Los programas sociales del gobierno en México son poco transparentes

De acuerdo con una evaluación en el gasto de los programas sociales del gobierno mexicano, la opacidad prevalece en la mayoría
pobres sedesol oportunidades
pobres sedes9ol oportunidades  pobres sedesol oportunidades  (Foto: )
  • A+A-
Por: Lilia Saúl Rodríguez
Autor: Lilia Saúl Rodríguez | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

En materia de transparencia, los programas sociales del gobierno en México no cuentan con suficiente información ni con padrones confiables , además sus recursos financieros no son ejercidos para el fin que son destinados.

Un estudio elaborado por la organización no gubernamental Gestión Social y Cooperación (GESOC A.C.) dio a conocer que de 115 programas públicos federales, sólo 45 obtienen una calificación aprobatoria, mientras que el resto reprueban por no conseguir estándares mínimos de calidad.

La organización, integrada por diversos investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), está dirigida por Alejandro González Arreola, maestro en Gestión Pública por la Universidad de Birmingham en el Reino Unido.

Para el estudio, Gesoc recibió financiamiento del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la Fundación William and Flora Hewlett.

El estudio que se lleva a cabo de manera anual y que está en su segunda edición, evalúa el desempeño de cada programa social. La evaluación se hace a partir del análisis de las páginas de Internet de las dependencias, del reporte de resultados que ofrece cada una de ellas así como el presupuesto que se le destina y la cantidad de población que es beneficiada.

De 115 programas sociales, diez están en el “ranking” con mejores calificaciones, pues logran con su principal objetivo: Otorgar el beneficio económico a la población que es destinada.

Así,  el mejor programa social es el de Liconsa (90% de calificación). Este programa distribuye leche a precios bajos a sectores de la población que así lo requieran.

Le siguen otros programas como el Subsidio a la Prima del Seguro Agropecuario (Agroasemex), el Fondo de Subsidio por Alumno de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Programa de Fomento al Empleo de la Secretaría del Trabajo.

En el sitio número diez, con 78% de calificación se encuentra ubicado el Programa de guarderías y estancias infantiles para apoyar a madres trabajadoras, que depende de la Secretaría de Desarrollo Social.

El peor programa social es el Programa Educativo Rural, de la Secretaría de Educación Pública (SEP),  que obtuvo 13% de calificación.

Estos resultados se obtuvieron porque el programa social no ha gastado los recursos destinados para el fin ni tampoco cuenta con información suficiente en su sitio de Internet. Todas estas variables se sumaron a un programa que desarrolló Gesoc denominado Índice de Desempeño de Programas Públicos 2010 (INDEP).

Otros programas con deficientes resultados fueron el Programa de Empleo Temporal (14% de calificación), que depende de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), el Programa Proárbol (14% de calificación) que depende de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), Programa de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento en Zonas Urbanas (14% de calificación) que depende de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y las Caravanas de la Salud (14% de calificación) que depende de la Secretaría de Salud.

Por ello, en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación el presidente Felipe Calderón propuso que la Secretaría de la Función Pública tenga a más tardar en noviembre de 2011 un padrón con los datos de todos las personas que se benefician con los recursos económicos que significan el 14% de todo el presupuesto, es decir, 336,000 millones de pesos.

En su análisis, Gesoc dio a conocer que los diez programas con mayor presupuesto obtuvieron en promedio una calificación de 63%, variando un rango de 33% en el caso de Procampo, programa social que otorga recursos económicos a campesinos para sus tierras y que depende de la Secretaría de Agricultura.

El Programa que más recursos económicos recibe es el Programa de Desarrollo Humano Oportunidades, pues recibe 62,334 millones al año. Depende de la Coordinación Nacional Oportunidades (creada específicamente para ese programa que opera en las secretarías de Desarrollo Social y Salud).

Le siguen los programas de Seguro Popular, con 48,000 millones de pesos anuales y que depende de la Secretaría de Salud, los sbsidios federales para organismos descentralizados estatales (educación en los estados) que reciben 44,000 millones de pesos y que depende de la Secretaría de Educación Pública y por último el Programa Procampo que depende de la Secretaría de Agricultura y que recibe anualmente 15,000 millones de pesos.

Por ello, González Arreola propone a la Cámara de Diputados que en la discusión del próximo Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) se otorguen menos recursos a los programas sociales que no cumplan con sus funciones.

González Arreola explica que hay varios programas como el de Procampo, que maneja la Secretaría de Agricultura, que año tras año cambia y fusiona sus programas evitando así que se pueda obtener mayor información de cómo es el manejo de los recursos otorgados.

Además Gesoc propuso que el trabajo elaborado por esta organización lo realice la Secretaría de la Función Pública o un cuerpo técnico de la Cámara de Diputados, para que se cuente con toda la información en Internet de quiénes son los beneficiados y si les están llegando a todos los recursos programados.

“Puede ser un costo alto para el Poder Ejecutivo y el Legislativo el no otorgar de manera adecuada los recursos a cada uno de los programas sociales. Si todo el dinero destinado a estos programas se otorgaran a las familias más pobres de México, éstas recibirían 2,500 pesos mensuales”, concluyó González.

De acuerdo con el Primer Informe de Desarrollo sobre Desigualdad en América Latina y el Caribe, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los niveles de desigualdad en México están peor que el promedio latinoamericano.

El Banco Mundial anunció recientemente que el número de pobres en México había pasado de 50.6 millones en 2008 a 54.8 millones en 2009.

En México hay 4.2 millones de nuevos pobres a pesar de que desde 1998, el gobierno federal ha invertido miles de millones de pesos en diversos programas para disminuir los niveles de miseria.

Ahora ve