20 millones de mexicanos padecen pobreza alimentaria, admite el gobierno

El secretario de Desarrollo Social admitió que 20 millones de mexicanos viven en pobreza alimentaria, aunque sostuvo que puede combatirse
pobres-20
pobres-20  pobres-20  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Uno de cada cinco mexicanos no tiene para comer.

Veinte millones de personas en México viven en pobreza alimentaria, por lo que carecen de los recursos suficientes para comprar alimentos, reconoció el secretario de Desarrollo Social, Heriberto Félix Guerra, de acuerdo con la agencia Notimex.

México tiene unos 100 millones de habitantes, que se concentran en el Estado de México, el Distrito Federal —capital del país—, Veracruz, Jalisco, Puebla y Guanajuato. Los estados más pobres son Oaxaca, Guerrero y Chiapas, con alto porcentaje de población indígena.

La pobreza alimentaria es una de las categorías en las que el gobierno mexicano mide la pobreza e indica cuando las personas son incapaces de comprar los alimentos básicos.

Las otras dos categorías son la pobreza de capacidades, que designa la incapacidad para adquirir alimentos y servicios como salud y educación, y la pobreza patrimonial, que determina cuando una persona no puede costear alimentación, servicios fundamentales y vivienda.

Durante un foro en el estado de Sonora, en el noroeste de México, Félix Guerra aseguró que de 1992 a 2008 la pobreza patrimonial disminuyó de 69% a 47% y la alimentaria de 37% a 18.2%, reportó Notimex.

El funcionario federal afirmó que “abolir la pobreza alimentaria en cinco años es posible”, puesto que el problema no es de falta de recursos sino de administración, por lo que se requiere una alianza entre autoridades, empresas y sociedad para distribuirlos mejor, indicó Notimex.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) tiene programas de combate a la pobreza como Oportunidades y 70 y más, que otorgan recursos a mexicanos en situación vulnerable.

Sin embargo, organismos internacionales, sociales y académicos sostienen que los programas sociales de México son poco efectivos porque sus beneficiarios siguen sin tener acceso igualitario a educación, empleo y oportunidades de desarrollo.

Ahora ve