Mejorar técnica de enseñanza, más que contenidos, clave para la educación

El último informe de la OCDE sobre la educación en México ofrece un panorama desalentador, pero existen claves para mejorar el sistema
Secundaria estudiantes
Cuao-secundaria-estudiantes-OCDE  Secundaria estudiantes
/
| Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Para que un sistema educativo pase de "significativamente inferior" —según la evaluación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)— a "excelente", los programas deben enfocarse en un objetivo: mejorar las técnicas de enseñanza, más que sus contenidos.

Ésa es una de las ocho conclusiones a las que llega el Informe McKinsey, una investigación que busca comprender por qué un grupo importante de sistemas educativos, a pesar de sus diferencias sociales y culturales (desde Canadá a Nueva Zelanda, o desde Inglaterra a Singapur), han alcanzado altos estándares de calidad en los aprendizajes de sus alumnos.

El estudio fue publicado en noviembre pasado y, aunque en éste no se incluye a México como uno de los países o de las comunidades evaluadas, su análisis toma datos del Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés) de la OCDE, y el panorama es desalentador.

En este estudio hay cinco niveles: "pobre", "aceptable", "bueno", "muy bueno" y "excelente"; México está situado en la zona alta del quinto nivel calificado como "pobre", apenas por encima de Algeria, Botsuana o El Salvador.

Ese resultado se suma a la evaluación publicada este martes por la OCDE: de 65 países o economías evaluadas, México obtuvo el lugar 48, apenas por debajo de Eslovenia, Croacia, Turquía o Serbia.

Cómo llegar a ser excelentes

La consultora estadounidense McKinsey & Company ha publicado dos informes sobre la educación mundial: ¿Qué tienen en común los mejores sistemas educativos del mundo? y ¿Cómo continúan mejorando los mejores? Éste último centra ocho propuestas, de las cuales México podría tomar nota.

Entre los puntos importantes se destaca la estabilidad del sistema y la reducción en las diferencias entre aulas y escuelas, enfocándose en iniciativas muy centralizadas, como la de convertir a las escuelas en organizaciones de aprendizaje.

"Los sistemas que mejoran generalmente dedican más actividades a mejorar cómo enseñar que a cambiar el contenido de lo que se enseña", menciona el reporte.

Esto se complementa con una formación para fortalecer las capacidades de enseñar de los profesores y de gestionar de los directores; evaluar a los alumnos, mejorar la información del sistema, facilitar las mejoras por medio de la introducción de políticas y leyes en educación; revisión del currículum y los estándares y asegurar la estructura de remuneración y reconocimiento adecuado para los profesores y directores.

De acuerdo al informe, el factor más importante no es el sistema o el gasto por alumno, sino la calidad de los maestros. McKinsey destaca que los países con mejores maestros no son los que más le pagan, sino donde mayor aprecio y valor social tienen.

De acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación 2011, el gobierno mexicano destinará poco más de 230,360 millones de pesos a la Secretaría de Educación Pública. Datos publicados en septiembre de 2010 por la encuestadora Demotecnia, los maestros obtuvieron la mayoría de las opiniones a favor con un balance positivo entre los actores sociales, al igual que los consejeros del Instituto Federal Electoral, los del Banco de México y los empresarios en general.

Por último, los países que avanzan hacen tres cosas: cambian su estructura, estableciendo nuevos tipos de colegios y modificando los años escolares; cambian sus recursos, añadiendo más personal o incrementando el gasto por alumno; y cambian sus procesos, modificando el currículum y la forma en que los profesores enseñan, consignó el informe McKinsey.

Ahora ve
No te pierdas