Dos nuevos grupos incursionan en el narcotráfico de Jalisco

Dos nuevos grupos de narcotraficantes pelean por la plaza de Jalisco, reclutan jóvenes y actúan con alto grado de violencia
montaje de nachito y su operativo
nacho coronel y operativo  montaje de nachito y su operativo  (Foto: )
  • A+A-
Por: /
| Otra fuente: CNNMEXICO
GUADALAJARA (CNNMexico) -

Alberto Pérez Vázquez tiene 21 años, nació en Guadalajara y hasta hace algunos meses ayudaba a su abuela a atender una cenaduría -puesto informal del comida- en esta misma ciudad.

A finales del año pasado, se enteró a través de unos conocidos de que podía ganar 3,000 pesos a la semana si colaboraba para un grupo delincuencial, sin dudarlo aceptó la oferta.

Entrevistado por medios locales tras su detención a mediados de enero pasado, junto con otros nueve integrantes del grupo criminal La Resistencia, Pérez Vázquez, El Gordo, confesó su participación en el atentado en contra del director de la policía de Chapala, Reynol Contreras.

"No quería jalar", dice como única respuesta al porqué del intento de asesinato en contra del jefe policiaco.

"Yo soy halcón —vigilante—, me dan una motito y ando vigilando las patrullas, que todo esté tranquilo", contesta cuando un reportero le pregunta su actividad dentro del grupo.

A sus 21 años, Pérez Vázquez ya había participado con banda de robautos y pretendía hacer una carrera como sicario dentro de La Resistencia, "yo todavía no tenía mucha participación, apenas me estaba ganando la confianza".

¿Por qué arriesgarse tanto? Uno tiene familia, tiene hijos, contesta. 

¿Sabes que puedes pasar varios años en la cárcel?, ¿qué va a decir tu abuelita, tu familia, tus hijos? Pues se van a agüitar -entristecer-, masculla la respuesta.

Nacen dos nuevos grupos

El Gordo, es uno de las decenas de jóvenes que comenzaron a reclutar el año pasado, dos nuevos grupos delincuenciales en Jalisco: La Resistencia, conformado por individuos que han estado ligados a la Familia Michoacana y al cártel del Golfo, fundamentalmente dedicados a la extorsión de narcomenudistas, y el cártel Jalisco Nueva Generación, que lo conforman gente afín a Joaquin Guzmán Loera, El Chapo.

Aunque no hay fecha exacta, ambos grupos surgieron a mediados del año pasado, tras la descomposición o debilitamiento de los cárteles a los que originalmente pertenecían, dice a CNNMéxico, Eduardo Guerrero, experto en temas de Seguridad Pública. 

"Tenemos ahora un enfrentamiento entre estas dos coalisiones, que están generando una tremenda oleada de ejecuciones principalmente en los municipios de la zona conurbada de Guadalajara",  precisa.

La Procuraduría General de Justicia de Jalisco, reportó 1,100 crímenes violentos en la entidad en 2010; en lo que va de enero de este año, suman 50, 11, en las primeras horas del 2011.

En el año 2007, Jalisco tenía en promedio 10 ejecuciones por mes, para el 2010 la cifra había aumentando a unos 70 por mes, según Guerrero.

"Es preocupante que existan rompimientos en los cárteles, porque lo que típicamente sucede es que hay un desplazamiento de células armadas que inician un trabajo de reclutamiento muy intensivo a nivel local, sobre todo de pandillas juveniles violentas, aunque también incorporan a muchachos que no tienen empleo", indica Guerrero.

Agrega que cuando hay reclutamiento de jóvenes para que en un futuro funjan como sicarios, los grupos de delincuentes hacen ofertas atractivas de salario que oscilan entre los 6,000 y 12,000 pesos al mes (600 a 1,000 dólares).

"Muchos de estos jóvenes forman parte de la deserción escolar, no ven oportunidades de empleo y se convierten en un blanco fácil para ser reclutados en las filas del crimen organizado".

Son estos jóvenes a los que se les encomiendan labores de vigilancia y alerta ante la presencia policiaca (halcones), o en atentados o disturbios utilizando granadas o incendiando autos para bloquear calles como el hecho ocurrido a mediados de enero en la carretera a Chapala, según el investigador.

De los 10 integrantes de La Resistencia detenidos el 15 de enero en Jalisco, 9 tienen entre 18 y 24 años.

Con base en las declaraciones de El Gordo, se sabe que para llegar a ser sicario es necesario "ganarse la confianza".

La Resistencia es controlada en Jalisco por un individuo al que solamente se conoce por su apodo: El Melón y quien estuvo a punto de ser detenido hace dos semanas en la colonia el Sauz de la capital de Jalisco, según la policía local.

El grupo Jalisco Nueva Generación por su parte, está comandado por familaires del extinto Ignacio Coronel Villareal, Nacho; y por Javier López Velasco.

Los ninis en la delincuencia.

En 2009, José Narro, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la escuela pública más grande del país, hizo oficial que casi 8 millones de jóvenes mexicanos ni estudian ni trabaja y los bautizó como los ninis.

Sin embargo, el fenómeno no es tan reciente para los juvenólogos como la investigadora Rossana Reguillo, quien asegura que desde hace al menos dos décadas ya había señales de alerta respecto a la falta de oportunidades para los jóvenes mexicanos.

"Es un asunto verdaderamente grave, estamos hablando de miles de jóvenes que están dispuestos a ingresar a las filas del narcotráfico, jóvenes precarizados, sin oportunidades", afirma.

En entrevista con CNNMéxico, refiere que desde la década de los 80 comenzó a observarse en el país, el abandono de las políticas sociales que se reflejó en la aparición de bandas o pandillas en los barrios y colonias, "lo que tenemos ahora es una transmutación de esos grupos a bandas del narcotráfico".

La aparición de células o mandos medios como La Resistencia o Jalisco Nueva Generación, han confirmado el fenómeno previamente visto en los estados del norte y Michoacán, donde surgieron mandos medios con alta capacidad de autoreclutamiento o adoctrinamiento entre la juventud mexicana, según la investigadora.

"Las células también tiene una aceleración muy fuerte de violencia y de seducción, ofrecen no sólo dinero fácil, también sentido de pertenencia, territorialidad, de convertirse en el machín".

Reguillo destaca que estos grupos utilizan la violencia expresiva en detrimento de la utilitaria, "el ritual de dejar cabezas, vísceras, cuerpos, mensajes, tiene como objetivo ratificar el enorme poder político, económico y especialmente simbólico del narco".

La también profesora del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (Iteso), refiere que el fenómenos de los jóvenes engrosando las filas del narcotráfico, comenzará a debilitarse hasta que el gobierno se dé cuenta que no es con balas como se combate esta situación, sino con oportunidades reales de educación, empleo y restituyendo la credibilidad en las instituciones.

Ahora ve