El tráfico de armas de EU a México, un reto para la relación bilateral

Mientras Obama cree que detener ese delito es una "tarea desafiante", Calderón considera que hacerlo es "vital" para la lucha anticrimen
calderón obama
calderón obama  calderón obama
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

La reunión de este jueves entre los presidentes de México, Felipe Calderón, y de Estados Unidos, Barack Obama, dejó claro que uno de los pendientes de la relación bilateral es detener el tráfico de armas del territorio estadounidense al mexicano, del que los grupos del crimen organizado se abastecen de armamento.

En la conferencia de prensa que ambos mandatarios ofrecieron después de su encuentro, Obama admitió que frenar el flujo de armas y dinero en efectivo sin afectar al comercio legal es una “tarea desafiante”.

Obama, sin embargo, afirmó que cree posible adoptar medidas para detener el tráfico de armamento y recursos, y al mismo tiempo respetar los derechos para los ciudadanos estadounidenses consagrados en la Segunda Enmienda de la Constitución. Esa norma permite a los estadounidenses adquirir armas para su defensa personal, aunque sus críticos consideran que los traficantes recurren a ella para conseguir armas.

Más tarde, en otro acto realizado en el Centro Woodrow Wilson, Calderón señaló que es “vital” para la lucha contra el crimen organizado poner un alto al tráfico de armas, reportó la agencia EFE.

“Es un peligro claro y presente para todos nuestros ciudadanos... y la solución, igualmente, debe venir de ambos lados de la frontera. Se debe hacer más y pronto”, dijo el mandatario mexicano, según EFE.

El tema cobró fuerza en el debate entre ambos gobiernos luego de que las autoridades estadounidenses confirmaran que una de las armas usadas en un reciente ataque contra agentes de Estados Unidos en territorio mexicano provenía de una armería de Texas. La agresión ocurrió el 15 de febrero y causó la muerte de uno de los funcionarios y heridas al otro.

México considera que las acciones de Estados Unidos para combatir el tráfico de armas y de dinero hacia su territorio son insuficientes, por lo que obstaculizan la lucha mexicana contra la delincuencia.

Funcionarios estadounidenses como la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, se han declarado decepcionados por esos comentarios de México, pero sostienen que la cooperación bilateral contra el crimen se mantendrá.

El propio Obama dijo este jueves que México tiene un “socio pleno” en el combate a los grupos delictivos.

Al asumir el poder, en diciembre de 2006, Calderón inició una ofensiva contra el crimen organizado, en particular contra el narcotráfico, un fenómeno que ambos países asumen como un problema común.

Durante el acto en el Centro Woodrow Wilson, el mexicano afirmó que esa batalla contra la delincuencia debe mantenerse en los próximos años, sin importar qué partido gobierne.

“Ni percepción es que tenemos que mantener esta estrategia”, dijo, de acuerdo con la agencia Notimex.

Este jueves, Calderón también se reunió con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, con quien habló de economía, empleos y seguridad regional, según un comunicado de la Presidencia mexicana.

 

Ahora ve
En la última década, el trabajo desde casa aumentó 115% en todo el mundo
No te pierdas
ç
×