No hay trata de personas en las cárceles de Chihuahua: Fiscalía

La presencia de cuatro mujeres menores en el penal de Juárez no refleja la presencia trata de personas en el estado, según la fiscalía
riña penal ciudad juarez
riña penal ciudad juarez  riña penal ciudad juarez  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Juan Mayorga | Otra fuente: CNNMéxico

La presencia de cuatro mujeres menores de edad en el penal municipal de Ciudad Juárez, ocurrida durante una fiesta previa a la riña del lunes en que murieron 17 personas, no forma parte de un problema de trata de personas en las cárceles o en el estado, aseguró a CNNMéxico el vocero de la Fiscalía General de Chihuahua, Carlos González.

La fiscalía investiga los delitos de trata de personas, lenocinio y corrupción de menores, además de la averiguación por homicidios y posesión de armas contra presos, directivos y custodios del penal de Juárez, explicó el funcionario en entrevista telefónica.

“Estamos buscando evidencias que nos indiquen trata de personas. No tenemos acreditado ese delito ni personas sospechosas de ese delito”, dijo.

Un enfrentamiento ocurrido la noche del lunes entre Los Aztecas y Los Mexicles, grupos rivales al servicio de los cárteles de Juárez y Sinaloa, respectivamente, dejó 17 reos muertos y 72 heridos en el Centro de Readaptación Social (Cereso) municipal de Juárez.

La riña se originó durante una fiesta en la que participaron 40 reos y al menos cuatro mujeres de edad que entraron ilegalmente, según la fiscalía. Al menos una de las mujeres murió en el altercado, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

La fiscalía asegura que el acceso de mujeres durante la fiesta en la cárcel de Juárez no está relacionado con el operativo del domingo pasado en el centro de la ciudad fronteriza el que, al menos 20 menores fueron rescatados y más de 1,000 personas relacionadas con la trata de personas fueron detenidas.

El vocero desmintió que en ese operativo hubiera detenciones y dijo que se trató de un registro del personal de los centros nocturnos del municipio. "Se registró a 400 personas y se identificó a cuatro menores que estaban registradas como desaparecidos", según González.

La fiscalía también desvinculó los enfrentamientos del penal con el hallazgo a fines de mayo de un bar en la prisión de Chihuahua, la capital del estado. Las autoridades desmantelaron en ese operativo el establecimiento, que contaba con mesas de billar, bebidas alcohólicas y drogas, y decomisaron armas de fuego y teléfonos móviles.

Las autoridades carcelarias realizan permanentemente operativos en los que se localizan armas punzocortantes o drogas en mínimas cantidades, explicó González. “No podemos hablar de que sea algo generalizado o que sea grave”, dijo.

Autoridades municipales y estatales investigan el motín. La fiscalía de Chihuahua, que asegura que dispone de "vídeos contundentes", ha tomado más de 300 declaraciones y han realizado pruebas para determinar quién usó las armas.

Al menos 100 de las 429 cárceles de México están controladas por la delincuencia debido a la corrupción de las autoridades, según un informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) publicado a mediados de 2010.

El fenómeno ocurre tanto en cárceles estatales como municipales, donde como consecuencia se han originado sangrientos motines, como el del penal de Mazatlán ocurrido en junio de 2010 que dejó 29 muertos.

El estado de Chihuahua, ubicado en el norte de México y fronterizo con Estados Unidos, es uno de los más afectados por la ola de violencia en el país como consecuencia de los enfrentamientos entre el Gobierno Federal y el crimen organizado.

Chihuahua ha registrado más de 11,000 de las casi 34,600 muertes ocurridas en México desde inicios de 2006, cuando el Gobierno Federal inició la estrategia de combate frontal al crimen organizado.

Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, Texas, es considerada la ciudad más violenta del país. En 2010 registró más de 3,000 muertes relacionadas con el crimen organizado.

Ahora ve