La inequidad de género afecta la ocupación laboral de las mujeres: OCDE

La OCDE informó que uno de cada cuatro jóvenes de 15 a 29 años no estudia ni trabaja. En el caso de las mujeres, la proporción es del 38%
  • A+A-
Por:
| Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Casi uno de cada cuatro jóvenes mexicanos no estudian ni trabajan, según cifras difundidas este martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), lo que significa que un total de 7 millones 226 mil 680 jóvenes no realizan ningún tipo de actividad productiva.

Esto coloca a México como el tercer país con mayor proporción de jóvenes desocupados de entre 15 y 29 años dentro de los países miembros de la OCDE, únicamente detrás de Turquía y Brasil.

Un dato que llamó la atención de los expertos y académicos durante la elaboración del estudio Education at a Glance 2011 que se publica cada año para dar a conocer el panorama educativo de los países miembros de la OCDE, fue que casi el 40% de las mujeres mexicanas en este rango de edad no trabajan ni estudian, al colocar a México en la posición número uno de los países con la mayor tasa de desocupación femenina.

“México no está entre los primeros lugares si vemos a los hombres de esa misma edad, eso es lo interesante. Precisamente para los hombres de entre 15 y 29 años, la proporción se encuentra por debajo de la OCDE y está en un 10.7% de los hombres de esa edad, comparado con un 12.9% del promedio de la OCDE”, explicó Pedro García de León, analista de la organización en teleconferencia desde París.

“Lo que contrasta es que el promedio de hombres de esa edad que se encuentran en esa circunstancia está incluso por debajo de Brasil (el segundo país con mayor desocupación). Lo que sorprende en México es precisamente la diferencia de género”.

Para la OCDE, los niveles de inactividad dependen de las diferencias de género, pues al realizar una comparación entre la proporción de jóvenes mujeres y hombres “que no reciben educación y que están desempleados o no forman parte de la fuerza laboral”, la cantidad de mujeres en esta condición fue 3.6 veces más alta que los hombres.

“Este contraste aumenta con la edad, mientras que la proporción de mujeres inactivas entre 15 y 19 años es 2.3 veces mayor que la de los hombres, entre 20 y 24 años la proporción aumenta a 3.9 veces y 5.1 veces para la población entre los 25 y 29 años”, detalla la organización en un documento sobre México preparado con base en los resultados de Education at a Glance 2011.

Otro indicador que podría ser parte de la explicación de esta marcada diferencia entre los dos géneros es aquella en la que se midió qué tanto un aumento en los niveles de educación aumenta actitudes que promueven la equidad de género.

En el caso de los mexicanos, se encontró que independientemente de los niveles educativos, México se encuentra entre los países que menos promueven la igualdad entre hombres y mujeres.

El último censo del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) publicado en 2010 detalla que en México hay 29.68 millones de jóvenes entre 15 y 29 años.

En cuanto a la población de 15 a 19 años, el informe anual de la OCDE calculó que existen un millón 931 mil 241 jóvenes desocupados, lo que representa el 18.4% de la población mexicana de esa edad.

“Según cifras oficiales, un 70% de ese millón 931 mil estarían siguiendo una formación profesional, es decir una capacitación para el trabajo, pero no dentro de los programas formales de educación”, indicó García de León.

En el rango de 20 a 24 años de edad, la cantidad de jóvenes desocupados suma un total de 2 millones 672 mil 615, lo que representa un 27% del total de la población de esta edad. En el caso de los jóvenes de 25 a 29 años, casi el 30% no estudia ni trabaja.

En México, varios actores políticos y académicos han mostrado su preocupación por la alta cantidad de jóvenes que no estudian pero que tampoco trabajan. Algunos han aseverado, incluso, que son ellos los que están engrosando las filas del crimen organizado.

Sin embargo, García de León señaló que hasta ahora la OCDE no ha encontrado una relación directa, ya que en otros países como Turquía o Brasil, con mayores niveles de desocupación, no se ha detectado que éstos jóvenes se hayan unido a organizaciones delincuenciales.

Estudiantes mexicanos mejoran en lectura y matemáticas

No todos los resultados que se difundieron este martes a través del reporte anual de la OCDE fueron negativos para México. La OCDE ha registrado una mejora continua en los puntajes que los alumnos de 15 años han obtenido en las pruebas que miden las habilidades de lectura y de matemáticas.

Entre 2003 y 2006, los estudiantes mexicanos mejoraron los puntajes en lectura al pasar de 400 a 410 puntos, y entre 2006 y 2009, el puntaje promedio pasó de 410 a 425.

“Estos resultados están relacionados con una de las más altas proporciones de tiempo de enseñanza dedicado a la lectura, la escritura, y la literatura, el 30% en comparación con la media de la OCDE del 23%, el segundo porcentaje más alto entre los países de la OCDE después de los Países Bajos”, detalla la organización.

En matemáticas también han mejorado los resultados, ya que han pasado de 385 puntos promedio en 2003, a 406 en el 2006, y a 419 puntos en el 2009.

La calidad educativa sobre el nivel socioeconómico

En el Education at a Glance de este año, la OCDE descubrió elementos que podrían acabar con el mito de que estudiar en una escuela privada es mejor para la educación de un niño.

Según un análisis realizado por la organización internacional, si bien el estatus socioeconómico influye de manera importante en los niveles educativos de un niño o un joven, no determina tanto los resultados como en el resto de los países de la OCDE. Es decir, una buena escuela pública con una calidad educativa alta, puede beneficiar a un estudiante y traerle buenos resultados.

“En promedio entre los países de la OCDE así como en México, la diferencia de desempeño entre escuelas públicas y privadas favorece a las escuelas privadas. Sin embargo, después de considerar el entorno socioeconómico tanto de las escuelas como de los estudiantes, la diferencia se invierte y es estadísticamente significativa a favor de las escuelas públicas”, indica el documento sobre México.

Ahora ve