Funcionarios, cómplices en fuga de 30 reos en Apodaca, dice el gobernador

Autoridades del penal y 18 celadores están detenidos por presunta complicidad con la fuga en Nuevo León, informó Rodrigo Medina
familiares de presos del motin de apodaca
motin-apodaca  familiares de presos del motin de apodaca  (Foto: )
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Un total de 30 reos se fugaron presuntamente con la ayuda de autoridades durante la riña ocurrida la madrugada del domingo en el penal de Apodaca, en Nuevo León, según las primeras investigaciones, informó este lunes el gobernador Rodrigo Medina.

“No cabe ninguna duda de que sin la ayuda de funcionarios del penal hubiera sido muy difícil que pudieran haber llevado (a cabo) esta fuga”, dijo en conferencia.

Los 30 prófugos son integrantes del grupo criminal de Los Zetas, mientras que los fallecidos formaban parte del cártel del Golfo, añadió Medina de la Cruz.

El gobierno estatal lanzó una alerta nacional e internacional para lograr la recaptura de los reos, y ofreció 10 millones de pesos por datos que ayuden a dar con su paradero.

El mandatario detalló que 25 de los prófugos estaban presos por delitos federales, por lo que la Procuraduría General de la República (PGR) tendrá que intervenir en el caso, por lo que ya se puso en contacto con la procuradora general, Marisela Morales.

Los directivos del penal y 18 celadores que estaban en funciones al momento de la fuga fueron detenidos y están siendo investigados, aclaró el gobernador. “Creemos que había un plan previo”, dijo.

La fuga ocurrió luego de que integrantes de Los Zetas y del cártel del Pacífico, recluidos en zonas diferentes del penal, lograron atravesar zonas de seguridad y comenzaron una riña con armas punzocortantes.

Los ahora prófugos aprovecharon el tumulto para escapar a través de la torre seis del Centro de Readaptación Social (Cereso), detalló Medina de la Cruz, quien dijo que las próximas horas darán a conocer más detalles.

Todas las muertes ocurrieron exclusivamente por armas punzocortantes, y no hubo detonaciones, como se había mencionado el domingo. Por ahora, no hay reportes de heridos, reportó el mandatario.

Al momento de la riña y la fuga el penal de Apodaca tenía una sobrepoblación de 80%, según Medina de la Cruz, quien reconoció que es urgente refundar el sistema penitenciaron a nivel estatal y federal.

También lamentó que a pesar de la inversión para mejorar los penales la corrupción permita que ocurran estos incidentes.

“Se ha invertido en cámaras, en tecnología, en instalaciones dentro de los penales pero lo más importante es que nos aseguremos de que todas las personas que trabajen al interior estén al lado de la ley, que no se corrompan”, sostuvo.

Al momento de los actos violentos en el penal de Apodaca estaban en su interior 43 mujeres y 25 menores de edad, quienes resultaron ilesos, reveló la presidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) del estado, Minerva Martínez Garza.

Las mujeres y los menores de edad permanecieron en el área de visitas desde el sábado, bajo la figura de visita conyugal, y cuya salida se les negó hasta la madrugada del domingo en que se iniciaron los disturbios penitenciarios, reportó Notimex.

Martínez Garza dijo que ante esto, personalmente hizo las gestiones para que las mujeres y los menores de edad pudieran evacuar el edificio, logrando que se les permitiera salir en el transcurso de la tarde del mismo domingo.

La funcionaria informó que solo un grupo de 39 mujeres decidió permanecer en el penal para cerciorarse de que sus parejas estaban a salvo.

Dos líderes zetas, entre los fugados

Entre los reos que lograron fugarse de la prisión de Apodaca, Nuevo León, se encuentran al menos dos líderes de Los Zetas, según registros del ejército mexicano.  

Los capos que se lograron fugar son Óscar Manuel Bernal Soriano, alias El Spider, líder de este grupo criminal en la plaza de Monterrey, y Rogelio Chacha Quintanilla, El Yeyo, capo de la plaza del municipio metropolitano de Guadalupe.

Bernal Soriano había sido detenido el 22 de octubre del 2010, según un comunicado emitido por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

La Sedena lo involucró en el secuestro de dos oficiales y tres efectivos de tropa en la central camionera de Monterrey, y en el enfrentamiento donde resultó muerto el general brigadier, Juan Arturo Esparza García, quien era secretario de Seguridad Pública del municipio de García, Nuevo León.

Chacha Quintero, de 27 años, alias El Yeyo, fue capturado el 13 de diciembre del 2010 después de una operación de inteligencia realizada por efectivos militares en una colonia popular de Guadalupe, municipio que forma parte de la zona metropolitana de Monterrey.

El gobierno pagará los funerales

El gobierno de Nuevo León se hará cargo de los gastos de los funerales de los 44 reos fallecidos; hasta ahora el DIF estatal (Sistema Nacional de Desarrollo Integral de la Familia) ha pagado 17 servicios funerarios, 12 en Nuevo León y otros cinco fuera del estado, según Medina de la Cruz.

El gobernador dio los nombres de 42 de los 44 muertos y dijo que los dos faltantes se darán a conocer en las últimas horas.

Las autoridades establecerán un sistema de comunicación temporal entre los reos sobrevivientes y sus familiares mientras se restablecen las visitas al penal, adelantó Medina de la Cruz.

Los familiares de los reos acudieron desde el domingo temprano a las afueras del penal para pedir información.

En mayo del 2011 ocurrió otro incidente en el Cereso de Apodaca; en esa ocasión se registró un incendio en la sala de psiquiatría en el que murieron 14 internos y otros 35 sufrieron lesiones.

Juan Alberto Cedillo colaboró con este reporte

Ahora ve
No te pierdas