"No caeré en la tentación de ponerme bigote para gobernar": Vázquez Mota

La candidata del PAN acepta su condición femenina como una ventaja competitiva en la contienda por la presidencia de México
josefina vazques mota
josefina vazquez mota  josefina vazques mota  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Rafael Romo
(CNN) -

Todo el mundo quiere tomarse fotos con ella, como si fuera una estrella de cine. En la calle, la gente se acerca para darle la mano. En eventos públicos y de campaña, las madres ponen a sus hijos en sus brazos. Y los políticos no pierden la oportunidad de posar en fotos junto a ella, entre más cerca mejor.

Josefina Vázquez Mota, de 51 años de edad, casada y con tres hijas, quiere ocupar la silla presidencial en México. El hecho de ser mujer le da una ventaja competitiva, según ha dicho en algunas ocasiones.

“Estoy aquí por ser mujer, pero sobre todo estoy aquí porque tengo una trayectoria política, una trayectoria de sociedad civil y porque he conducido dos de los ministerios más importantes de México”, asegura Vázquez Mota en una entrevista reciente con CNN.

La economista, mujer de negocios y política militante en Acción Nacional, partido de derecha, está casada con el que fuera su primer novio de la secundaria. Conoció a Sergio Ocampo cuando ella tenía sólo 14 años. La pareja ha combinado sus exitosas carreras con la vida familiar. Tienen tres hijas, de 18, 21 y 25 años, que crecieron en la Ciudad de México.

En el año 2000, el entonces presidente Vicente Fox nombró a Vázquez Mota secretaria de Desarrollo Social. También fungió como secretaria de Educación en el gabinete del actual presidente Felipe Calderón, de 2006 a 2009. Ha sido miembro del Congreso mexicano dos veces.

En 1999, la ahora precandidata del PAN a la presidencia escribió un libro que tenía un título arriesgado: Dios Mío, Hazme Viuda Por Favor. Era arriesgado cuando se publicó hace una década y lo sigue siendo hoy, especialmente para una mujer en la política que se define como conservadora.

Vázquez Mota asegura que no es un libro en contra de los hombres, sino una obra para inspirar a las mujeres a desarrollar plenamente su potencial. La exsecretaria de Educación dice que se le ocurrió el título después de ver que una amiga de su madre acabada de enviudar y reflexionaba sobre su nueva libertad y las metas de superación personal que había hecho a un lado.

“Más bien es un libro de invitación a las mujeres a perder el miedo, a ser audaces y enfrentar los desafíos”, afirma Vázquez Mota.

El 5 de febrero pasado derrotó a Ernesto Cordero (exsecretario de Hacienda y el aparente favorito) para ganar la candidatura de su partido.

Pero ser aspirante a la presidencia no ha sido fácil. Le han hecho preguntas ofensivas, incluyendo si es posible que una mujer pueda ser comandante en jefe de las Fuerzas Armadas durante los dolores premenstruales.

Vázquez Mota asegura que siente gran admiración por otras mujeres que han alcanzado la presidencia en América Latina, incluyendo Laura Chinchilla de Costa Rica y Michelle Bachelet de Chile.

De Bachelet recuerda un consejo particular: "Si eres la candidata de tu partido a la presidencia te harán preguntas que a un hombre jamás le harían. Nunca caigas en la tentación de ponerte bigote para gobernar, gobierna como una mujer”, dice Vázquez Mota parafraseando a la primera presidenta que tuvo Chile.

Griselda Álvarez Ponce fue la primera gobernadora mexicana. En 1979 alcanzó el puesto en el estado de Colima. Su padre y su abuelo también habían sido gobernadores. México ha tenido otras cuatro aspirantes a la presidencia, pero Josefina Vázquez Mota es la primera con posibilidades de ganar bajo la bandera de uno de los tres principales partidos del país.

Vázquez Mota es la abanderada del Partido Acción Nacional (PAN), en el cual milita el actual presidente Felipe Calderón, cuyo combate contra el narcotráfico y estrategia contra el crimen organizado han dividido al país. Sin embargo, la precandidata dice que el presidente hizo lo correcto al lanzar la estrategia que ha dejado casi 50,000 muertos, según cifras oficiales, durante el sexenio que empezó en diciembre de 2006.

“Yo creo que el presidente Calderón no solamente ha hecho lo correcto (…) también ha enfrentado con gran determinación y valor al crimen organizado. Cualquier otro camino que hubiese seguido el presidente como ignorarlo o tratar de administrarlo, hubiera sido una complicidad mayor”, dice Vázquez Mota. “Yo no daré tregua al crimen organizado”, fustiga.

Como candidata del partido conservador de México, desconcierta a algunos simpatizantes por sus posturas en cuestiones controversiales. Vázquez Mota se declara abiertamente en contra del aborto, pero no favorece leyes que criminalicen a las mujeres que recurren a esta práctica. Se dice contraria al matrimonio entre homosexuales, pero respeta la decisión de cada persona en lo referente a su preferencia sexual.

“No es una incongruencia y particularmente en una agenda de sexualidad creo que debe haber un gran respeto por la decisión de las personas. Creo que debe haber un gran respeto por lo que cada quien resuelva en este sentido que me parece personalísimo”, afirma la precandidata.

A pesar de su popularidad (ha repuntado en algunas encuestas), Vázquez Mota enfrenta una batalla cuesta arriba. Enrique Peña Nieto, exgobernador del Estado de México y abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), le lleva una ventaja considerable en las encuestas, a pesar de que en los últimos días ha tenido un avance relativo.

Vázquez Mota le resta importancia a las encuestas e insiste en que tiene una posibilidad real de triunfar en las elecciones de julio. También considera que en un país que ha sido conocido por su machismo la gente ya está lista para ser gobernada por una mujer.

Ahora ve