Juarenses exigen al próximo Gobierno federal apoyo social y seguridad

Habitantes de la localidad creen que el nuevo presidente, sin importar su partido, debe mejorar la policía e impulsar empleo y educación
Ciudad Juárez
Ciudad Juárez  Ciudad Juárez  (Foto: )
  • A+A-
Por: Mauricio Torres
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD JUÁREZ (CNNMéxico) -

Las actividades de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, comenzaron a reactivarse desde hace unos meses, aunque la delincuencia sigue afectando los negocios, frenando la generación de empleos y dificultando que la gente tenga una vida cotidiana tranquila, de acuerdo con habitantes de la localidad.

Afirman que por esa razón, sin importar quién gane las elecciones presidenciales del 1 de julio, el nuevo Gobierno federal deberá tener entre sus prioridades coordinarse con las autoridades estatales y municipales para combatir a la delincuencia, así como para generar programas en materia de educación y salud.

“Las estadísticas muestran que ha habido una disminución en el delito de alto impacto (asesinatos o secuestros), pero el delito común (robos, por ejemplo) hay mucho en la ciudad”, dijo Leticia Chavarría, activista del Comité Médico Ciudadano juarense.

“La gente ya sale más, ya no vemos balaceras, pero seguimos encerrados en nuestras colonias, con barrotes en las ventanas”, agregó.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Chihuahua tuvo en 2010 el porcentaje más alto de homicidios respecto del total de muertes violentas de una entidad, 71%, cuando la media para todo el país fue de 35.5%. La mayoría de esos crímenes se cometieron en Ciudad Juárez.

La localidad, que el gobierno de Estados Unidos describió esta semana como la más peligrosa “del mundo entero”, registró en 2010 más de 3,100 asesinatos derivados de la delincuencia. En febrero, el presidente Felipe Calderón afirmó que esa cifra bajó en 45% en 2011 gracias a los programas federales anticrimen.

El mandatario, militante del Partido Acción Nacional (PAN), reforzó las medidas de seguridad en Ciudad Juárez en 2008, cuando envió militares a patrullar la localidad. Dos años después, el Ejército cedió esa tarea a la Policía Federal, que a finales de 2011 la delegó a los agentes estatales y municipales.

“Ahora las maquiladoras ya están contratando, ya se ve gente en la calle. Antes ibas a las cantinas de noche y todo vacío, apenas se metía el sol y la gente se iba a su casa. Andábamos todos paniqueados (con temor)”, dijo José Ávila, conductor de un taxi en el aeropuerto local.

Los activistas juarenses, sin embargo, consideran que el problema de la inseguridad no está resuelto, en buena medida porque falta reformar y capacitar a los policías locales.

“En Ciudad Juárez hay dos problemas críticos que debemos de superar y los dos tocan al capital humano. Uno es preparar al personal que reciba el Centro de Emergencia y Respuesta Inmediata (CERI). Otro es la formación de policías”, dijo Arturo Valenzuela, de la organización Mesa de Seguridad.

El CERI es la dependencia que atiende las llamadas de denuncia al número 066. Aunque la policía municipal y estatal están a cargo de la seguridad pública de Ciudad Juárez, el CERI aún es operado por agentes federales.

Este domingo, el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, prometió que si gana las elecciones del 1 de julio creará academias regionales de policía como una medida contra la inseguridad, aunque no dio más detalles. Es el primer abanderado a la presidencia que visita la localidad fronteriza.

“Un ejército de maestros” 

El municipio de Juárez, cuya cabecera es Ciudad Juárez, es el sexto más poblado de México con un millón 332,131 habitantes, según el Censo de 2010 del INEGI. La cifra equivale a más de un tercio de la población total de Chihuahua.

La entidad también tiene una tasa de desempleo superior a la media nacional, que en 2011 cerró en 4.85%, mientras la suya fue de 6.08%. El indicador comenzó a subir en 2008 y alcanzó un pico en 2009, para luego empezar a bajar. 

Para los activistas, la generación de fuentes de trabajo y otros temas sociales deberán ser otras prioridades del nuevo Gobierno federal, que asumirá funciones el 1 de diciembre.

“La cuestión de la violencia encontró terreno fértil aquí en la ciudad. No termina de concretarse el apoyo suficiente en educación, en salud, en empleo. Lo que se necesita son programas de largo plazo”, dijo Chavarría.

“El nuevo gobierno deberá impulsar la educación agresivamente. Aquí no necesitamos exceso de elementos armados, necesitamos un ejército de maestros de alta calidad. Creo que esa es una de las mejores maneras de prevenir el delito”, comentó Valenzuela.

Los dos activistas señalaron que otro aspecto que deberán considerar las nuevas autoridades es el diálogo con los ciudadanos, aunque difirieron sobre los logros en esa materia alcanzados por el gobierno de Felipe Calderón.

Mientras Valenzuela destacó el acercamiento con la sociedad civil, Chavarría dijo que “gran parte de la sociedad no está representada” en las mesas de trabajo con funcionarios federales.

Los dos mencionaron que, hasta este sábado, ningún candidato presidencial ha contactado a las organizaciones que representan para conocer sus puntos de vista.

Ahora ve