Calderón busca recomponer los lazos con Cuba durante su visita a la isla

El encuentro es el primero entre un mandatario mexicano y su homólogo cubano en una década y el objetivo es acercar a ambas naciones
Felipe Calderón
Felipe Calderón  Felipe Calderón  (Foto: )
  • A+A-
(Reuters) -

El presidente Felipe Calderón realizará el miércoles una visita de un día a Cuba, la primera de un mandatario mexicano a la isla en una década y una oportunidad para recomponer las accidentadas relaciones con el gobierno cubano e iniciar nuevos vínculos comerciales y petroleros. 

Analistas consultados consideraron que el viaje de Calderón a la isla traerá "ganancias" mutuas, pues permitirá limar las asperezas surgidas con el anterior gobierno mexicano y abrirá oportunidades de negocios para ampliar el intercambio bilateral de unos 400 millones de dólares anuales. 

Funcionarios mexicanos descartaron la posibilidad de que haya acuerdos trascendentales en materia petrolera durante la visita, como reportaron algunos medios mexicanos, aunque adelantaron que sí habría un acuerdo de "cooperación técnica". 

Un programa divulgado por la oficina de prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba incluye la llegada de Calderón al mediodía del miércoles y la ceremonia oficial de recibimiento que ofrecerá su homólogo cubano, Raúl Castro, quien adelanta más de 300 reformas económicas dirigidas a salvar el socialismo que rige desde hace medio siglo. 

"México favorece las aperturas graduales que tienen lugar en la isla (...) Calderón procura recuperar la presencia mexicana en Cuba, coordinar respuestas a problemas comunes como la inmigración y el enfrentamiento al delito", dijo Arturo López Levy, experto en temas cubanos en la estadounidense Universidad de Denver. 

La visita concluirá en la mañana del jueves, según el plan oficial. Desde Cuba partirá a Haití y luego viajará a la ciudad colombiana de Cartagena para participar en la Cumbre de las Américas que se celebrará el 14 y 15 de abril. 

Cuba fue excluida de esa cita hemisférica porque el país anfitrión no encontró "consenso" para que asistiera tras las negativas de Washington, el histórico enemigo de La Habana que cuestiona el historial de derechos humanos de la isla. 

"No es impensable que Calderón porte un mensaje de Washington a Cuba o viceversa. Una segunda administración (de Barack) Obama dispondrá de mayor flexibilidad para flexibilizar la política norteamericana hacia Cuba", dijo López Levy, aludiendo a un posible rol mediador de México en el viejo conflicto entre los enemigos históricos. 

Visita es “pura ganancia” 

Al evaluar los posibles intereses de México con esta visita, López Levy agregó que la actual diplomacia mexicana sigue en su vínculo con la isla varios "ejes", incluyendo aspectos de política interna y regional, así como elementos históricos, estratégicos, de seguridad y hasta electorales. 

"Al calor de la campaña electoral mexicana de 2012, la visita de Calderón a La Habana es pura ganancia. No hay disputas entre los principales candidatos (de los partidos) PRI, el PAN o el PRD sobre la conveniencia de elevar el perfil de las relaciones con Cuba", dijo. 

Pese a que el país azteca fue el único de América Latina que no rompió con Cuba tras la revolución liderada por Fidel Castro en 1959, Calderón heredó una tensa relación con La Habana al llegar a la presidencia en 2006. 

Su predecesor Vicente Fox, quien viajó a la isla en el 2002 y luego protagonizó un fuerte roce diplomático con La Habana, fue un feroz crítico del gobierno de la isla por su desempeño en materia de derechos humanos. 

Las hostilidades crecieron cuando Fox conminó al entonces presidente cubano Fidel Castro a abandonar una cumbre en Monterrey ante la llegada del mandatario estadounidense George W. Bush. 

Con el actual gobierno, funcionarios de ambos países comenzaron a acercarse, pero los progresos se frenaron por incidentes como la decisión de Cuba en el 2009 de cerrar temporalmente los vuelos aéreos desde y hacia México a raíz del mortífero brote de la pandemia de gripe H1N1. Eso llevó a Calderón a postergar una visita que tenía prevista a La Habana.  

Acuerdos sobre deuda 

Cuba exporta a México ron, tabaco, cigarros y medicamentos, mientras que la isla importa insumos para su industria alimentaria, tecnología y productos agrícolas. 

Un experto local que pidió no ser identificado dijo que cualquier posible negocio pasa primero por la solución de la deuda cubana de más de 400 millones de dólares, un tema crítico en la agenda bilateral. 

"Si no llegan a un acuerdo con la deuda, es posible que todos los demás acuerdos vayan al piso. Hay una discreción impresionante por parte de los dos países sobre esta visita", dijo la fuente cercana al tema. 

López Levy es un poco más optimista y ve probable la extensión de "créditos frescos en función del otorgamiento de oportunidades a grupos empresariales mexicanos interesados en aprovechar las aperturas que tienen lugar en la isla". 

"Permitir la participación de Pemex (Petróleos Mexicanos) en la explotación conjunta de los recursos petroleros cubanos es una vía apropiada, no la única, para esos propósitos", agregó.

Ahora ve