El dirigente del PRI dice que no han roto con el partido Nueva Alianza

Pedro Joaquín Coldwell dijo que buscarán alianzas "fácticas" para que, si Peña Nieto llega a la presidencia, cuente con apoyo en el Congreso
pedro joaquin coldwell
pedro joaquin coldwell  pedro joaquin coldwell  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: 1

Nota del editor: Tú preguntas, los presidenciables responden. Sé parte de los Foros CNN, un espacio de participación activa.

CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico)— La relación entre el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y Nueva Alianza (Panal) no se ha roto y podría haber una “alianza de facto” en torno a la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto, señaló el dirigente priista, Pedro Joaquín Coldwell.

"Pueden darse alianzas de corte fáctico, no las descartamos. Estamos abiertos a construir, sobre todo, mayorías legislativas, pensamos que el presidente Peña Nieto (sic), para hacer los grandes cambios que el país necesita, debe estar apuntalado por mayorías legislativas y por eso estamos abiertos al diálogo frente a otras fuerzas políticas donde existan coincidencias en estos afanes de transformar nuestro país", dijo Coldwell, en entrevista con CNNMéxico.

El dirigente del PRI, partido que según varias encuestas lleva la delantera para las elecciones presidenciales del 1 de julio, dijo que están abiertos a todas las fuerzas políticas que quieran sumarse al proyecto "renovador" de Peña Nieto.

"Nosotros no hemos roto con Nueva Alianza. Hablamos tanto los dirigentes del Panal como los dirigentes del PRI, hablamos de una separación amistosa (...) mantenemos muy buenas relaciones", aseguró.

"Haremos las alianzas fácticas que sean necesarias y que sean compatibles con nuestro proyecto de renovación del país que sean necesarias".

PRI y Panal, junto con el Partido Verde Ecologista de México habían anunciado en 2011 una alianza en torno la candidatura de Peña Nieto, la cual no se formalizó ante las autoridades electorales. El Panal –creado por la lideresa del sindicato magisterial, Elba Esther Gordillo– que quedó fuera de esa coalición, argumentó que salía ganando.

En aquel momento, el PRI explicó que "no se alcanzaron las condiciones políticas necesarias en los equilibrios internos de los partidos" y que la decisión se tomó para "preservar la unidad y los derechos políticos de los militantes" de las tres fuerzas políticas.

Así, Nueva Alianza emprendió el reto de designar un candidato, camino que culminó con Gabriel Quadri, un ambientalista de perfil ciudadano.

En las elecciones del 2006, el candidato presidencial del partido magisterial, Roberto Campa, se hizo a un lado en la recta final de la contienda y su partido pidió a sus simpatizantes votar por Felipe Calderón, quien ganó la elección con un margen del 0.56% sobre Andrés Manuel López Obrador.

Pedro Joaquín Coldwell dijo que la estrategia de acercarse al Panal es con el ánimo de construir “mayorías legislativas”, para que Peña Nieto cuente con el apoyo necesario del congreso para aprobar las reformas que está proponiendo, si llega a la presidencia.

Muchas de las reformas necesitan mayorías simples (la mitad del pleno más uno), pero las constitucionales requieren del apoyo de dos tercios del pleno de la Cámara de Diputados.

Actualmente, el PRI es la primera fuerza política en la cámara baja, pero ha formado alianzas legislativas con el PVEM y Nueva Alianza, aunque no cuentan con dos tercios del pleno. Una "alianza de facto" para el próximo periodo, fortalecería a esta fuerza política ante la oposición conformada por el PAN y el PRD, las otras dos grandes fracciones parlamentarias.

Ahora ve