Desacuerdos e insultos hacen fracasar debate entre el PRI y el PAN

Entre insultos de simpatizantes y desacuerdos de organizadores, los partidos suspendieron el diálogo sobre los compromisos de Peña Nieto
mesa de la verdad pri, pan
mesa de la verdad pri, pan  mesa de la verdad pri, pan  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Mauricio Torres
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico
TLALNEPANTLA (CNNMéxico) -

La falta de acuerdos sobre el lugar y las condiciones para el encuentro hicieron que fracasara el intento de debate entre los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI), acerca de los logros del priista Enrique Peña Nieto como gobernador del Estado de México. 

El grupo del PRI, encabezado por su vocero Eduardo Sánchez, abandonó la mesa de diálogo —llamada “mesa de la verdad”— argumentando que recibió insultos y agresiones de simpatizantes del PAN, que acusa a Peña Nieto de haber incumplido sus promesas cuando ocupó el gobierno mexiquense.

“Lamentable, no pudo desarrollarse el debate. Muchas pasiones, muchos intereses, muchos enconos y muchas versiones. Intentamos lo que se pudo”, escribió en Twitter el periodista Javier Solórzano, que se ofreció a moderar el acto.

Los obstáculos en torno al encuentro surgieron desde la mañana de este martes, horas después de que ambas fuerzas políticas acordaran efectuarlo. 

La dirigencia del PAN propuso que el debate se realizara en un distribuidor vial del municipio mexiquense de Tlalnepantla, que los panistas identifican como el compromiso 127 de Peña Nieto en el gobierno estatal. Según el PAN, Peña Nieto incumplió esa obra durante su mandato, entre 2005 y 2011. 

El PRI, sin embargo, señaló que ese no fue el compromiso 127 de su actual candidato a la presidencia, sino la ampliación de un puente vehicular, la cual, de acuerdo con los priistas, fue terminada en 2009. 

Ambas obras están separadas por un tramo de menos de 500 metros. 

Hacia las 16:20 (hora local), mientras la delegación del PRI llegaba al puente, la del PAN lo hacía al distribuidor vial. 

Tras 20 minutos, el vocero priista anunció que él, el diputado Jorge Carlos Ramírez Marín y Gerardo Ruiz, secretario de Comunicaciones en el gobierno de Peña Nieto, irían con los panistas para determinar si era posible realizar el encuentro. 

Rodeados de reporteros, caminaron pocas calles hasta donde esperaban los panistas. Ahí los recibieron Gustavo Madero, dirigente del PAN, y Roberto Gil Zuarth, jefe de campaña de la candidata presidencial Josefina Vázquez Mota. 

Comenzó entonces la discusión acerca de cuál fue el compromiso 127 de Peña Nieto.

Ricardo Anaya, representante del PAN y candidato a diputado federal, calificó al exgobernador de “mentiroso”, en tanto Ramírez Marín exigía “pruebas contundentes” de las acusaciones en contra del exgobernador.

El acto ocurrió entre los ruidos de las bocinas de los vehículos que circulaban por la zona, y sobre el concreto, las varillas y la tierra de una obra inconclusa.

Según el PRI, la culminación de ese distribuidor no fue un compromiso de Peña Nieto, sino que corresponde al actual gobierno mexiquense y al del Distrito Federal, una entidad vecina. 

“¡Peña mentiroso!” y “¡Pinocho, Pinocho!”, gritaron algunos simpatizantes del PAN, a pesar de que Solórzano pidió silencio. 

Las protestas aumentaron cuando Ruiz defendió las obras de Peña Nieto en la localidad, lo que generó la molestia de Sánchez y su retirada de la mesa. 

“Si ustedes no pueden controlar a sus simpatizantes, no nos inviten”, dijo el portavoz priista luego de unos 25 minutos. 

En medio de cámaras y algunas pancartas con el lema “Peña no cumple”, los negociadores del PRI caminaron de regreso a donde los esperaban el dirigente del partido, Pedro Joaquín Coldwell, y Luis Videgaray, jefe de campaña de Peña Nieto, así como simpatizantes priistas. 

“A nuestras ideas respondieron con insultos”, dijo Sánchez. “No escucharon razones, pero tampoco las dan”.

Mientras el PRI, encabezado por Coldwell, aseguraba que Peña Nieto sabe cumplir sus promesas y ganará las presidenciales del 1 de julio, a menos de medio kilómetro de distancia, el PAN continuaba su exposición de las supuestas promesas incumplidas del candidato priista, puntero en las encuestas.

El intercambio de ataques entre ambos partidos ha aumentado en las últimas semanas. En los comicios de este año, el PAN busca volver a ganar la presidencia que ocupa desde el 2000, en tanto el PRI intenta recuperar el poder que tuvo durante 71 años.

Ahora ve