Mexicanos eligen entre la continuidad del PAN y la alternancia del poder

79.5 millones de personas podrán votar este domingo, tras unas campañas en las que las redes sociales y los jóvenes cambiaron la agenda
Fuera de las campañas, el estratégico voto indígena
/
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Este domingo 1 de julio, 79.5 millones de mexicanos podrán salir a votar para escoger a su próximo presidente.

Los electores mexicanos deberán decidir entre mantener por un tercer periodo –seis años más– al Partido Acción Nacional (PAN) que gobierna desde el 2000; permitir el retorno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que gobernó durante 71 años continuos o darle entrada por primera vez a la izquierda a través de la coalición de tres partidos encabezada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

De 2006 a 2012, el número de ciudadanos mayores de 18 años registró un incremento de 11%, lo que significa que hay 8.2 millones de jóvenes que emitirán su voto por primera vez.

En esta elección los jóvenes será un elemento clave, no solo porque la población de entre 18 y 34 años representa el 40% del padrón, sino porque la campaña electoral estuvo marcada por la agenda del movimiento #YoSoy132 –integrado por estudiantes universitarios–  y por la actividad y discusión que este sector generó sobre temas electorales en las redes sociales.

Twitter, Facebook y YouTube jugaron un papel importante en la difusión de los mensajes tanto de los candidatos como de los grupos sociales y funcionaron como un contrapeso a los canales tradicionales de comunicación. 

Este mismo día, los mexicanos también tendrán que votar para determinar la configuración del Congreso que acompañará al mandatario electo: 128 senadores y 500 diputados federales.

Además, en siete estados se celebrarán comicios para elegir a gobernadores y en 16 entidades se renovarán 579 puestos de diputación local, 876 ayuntamientos y 36 presidencias municipales (entre las que se incluyen las 16 delegaciones del Distrito Federal).

Enrique Peña Nieto, el "nuevo PRI"

La casa encuestadora Consulta Mitofsky, una de las más reconocidas en el país, reportó que hasta el 24 de junio, Enrique Peña Nieto, candidato de la coalición “Compromiso por México”, tenía el 44.5% de las preferencias electorales. Toda la campaña el candidato, reconocido por su telegenia, se mantuvo como el puntero en todas las encuestas registradas.

Antes ser candidato presidencial, Peña Nieto fue gobernador del Estado de México, la entidad más poblada del país (2005-2011), tiempo durante el cual pasó de ser prácticamente desconocido a ser uno de los políticos con mayor presencia en la televisión, el principal medio de comunicación de la mayor parte de los mexicanos.

La campaña del Peña Nieto ha sido cuestionada por sus presuntos vínculos con Televisa, la principal televisora privada del país, que ha sido señalada por su supuesto apoyo al candidato del PRI. Televisa ha negado que exista un acuerdo para apoyar al exgobernador del Estado de México.

Otro de los elementos destacados durante su campaña fue que mantuvo una práctica realizada durante su gubernatura: firmar compromisos y cumplirlos con el aval de un notario. Entre esas promesas, la más notoria fue no permitir el retorno al gobierno del “viejo PRI”, que los mexicanos decidieron sacar del gobierno hace 12 años al votar por el panista Vicente Fox.

Peña Nieto ha dicho en reiteradas ocasiones que el PRI que enfrentó numerosas acusaciones de corrupción durante el mandato presidencial que mantuvo casi siete décadas, no es el mismo que gobernará con él.

No obstante, él mismo ha tenido que enfrentar de manera cercana situaciones de presunta corrupción. 

Un mes después de iniciadas las campañas, se informó de un posible caso de corrupción: tres exgobernadores priistas de Tamaulipas, Tomás Yarrington, Eugenio Hernández y Manuel Cavazos, se encuentran bajo investigación, tanto por las autoridades mexicanas como las estadounidenses, por sus presuntos vínculos con el crimen organizado, según informó la Secretaría de Gobernación.

En mayo, cuando autoridades de Texas presentaron un recurso legal para decomisar un condominio que supuestamente posee el exgobernador Yarrington en Estados Unidos, que presuntamente fue adquirido con dinero del narcotráfico, Peña y su equipo de campaña se deslindaron públicamente del exmandatario.

La campaña del priista también se vio marcada por la protesta estudiantil que ocurrió cuando visitó la Universidad Iberoamericana y que dio origen al movimiento #YoSoy132.

Además, en diferentes partes del país, ciudadanos en contra del regreso del PRI al poder organizaron marchas "anti Peña", para manifestar su rechazo.

Andrés Manuel López Obrador, la promesa del cambio

Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la coalición “Movimiento Progresista”, integrada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano, alcanzó el 29.4% de las preferencias, al 24 de julio, según Consulta Mitofsky.

López Obrador también fue candidato presidencial hace seis años, cuando contendió y perdió con el 0.56% frente al panista Felipe Calderón. Desde entonces, el candidato de la izquierda ha señalado reiteradamente que en 2006 hubo un fraude electoral y luego de varias manifestaciones masiva de protesta y demanda de un nuevo cómputo de los votos, se autonombró “Presidente legítimo de México”, cargo con el que recorrió el país hasta antes de ser postulado nuevamente.

Durante la campaña de este año, López Obrador se vio envuelto en un escándalo, por colaboradores que presuntamente buscaban recolectar fondos privados para financiar su campaña.

De acuerdo con una grabación difundida en algunos medios de comunicación, Luis Costa Bonino, asesor del candidato de origen tabasqueño, pidió a empresarios contribuir a juntar una suma de 6 millones de dólares para la contienda electoral.

Este fue en realidad el único escándalo en el que se vio involucrado López Obrador y, tras la difusión de la grabación, dijo que nunca le pidió a ninguno de sus colaboradores recolectar fondos privados.

En México, la ley limita el financiamiento privado de campañas electorales. Los donativos de particulares tienen topes establecidos por la ley electoral.

Josefina Vázquez Mota, la candidata "diferente"

Al final de la campaña, Consulta Mitofsky, como muchas otras casas encuestadoras colocó a la candidata panista Josefina Vázquez Mota en el tercer lugar de las preferencias electorales (24%).

La primera mujer aspirante del PAN a la presidencia tuvo una campaña con varios tropiezos, que incluyeron un “giro de timón” al mes de haber arrancado, que abarcó un cambio en su equipo y en su imagen.

Además, surgieron rumores respecto a posibles problemas de salud, luego de un mareo que sufrió mientras participaba en un foro sobre seguridad pública.

También enfrentó momentos difíciles durante sus actos masivos, por ejemplo, su toma de protesta como candidata del PAN, que hizo en un estadio semivacío en la Ciudad de México.

Vázquez Mota nunca se desligó del presidente Calderón, aun cuando uno de sus lemas fue ser "diferente". 

Entre sus promesas de campaña estuvo dar continuidad a la estrategia de la lucha contra el crimen organizado del presidente Calderón -que según cifras oficiales, ha causado la muerte de por lo menos 47,515 personas-, e incluso señaló durante uno de sus cierres de campaña que invitaría al exmandatario a encabezar la Procuraduría General de la República (PGR) en caso de resultar ganadora de la contienda.

Si bien la candidatura de Vázquez Mota fue apoyada por la mayoría de los panistas, el expresidente Vicente Fox, con quien ella trabajó como secretaria de Desarrollo Social, dijo que “solo un milagro” haría que la candidata fuera la próxima presidenta y llamó a apoyar "al puntero en las preferencias", posición que nunca ocupó la panista durante los 90 días de campaña.

Gabriel Quadri, el candidato a la sombra 

Gabriel Quadri, el candidato del partido Nueva Alianza (Panal), alcanzó el 2% de las preferencias electorales según la última encuesta de Constulta Mitofsky.

Quadri, académico y consultor del sector ambiental, se ha promovido como un candidato ciudadano, pero ha sido cuestionado por contender por el partido fundado por Elba Esther Gordillo, la lideresa vitalicia del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), una de las mujeres más poderosas del país por encabezar a cerca de 2 millones de docentes.

Antes de que iniciaran las campañas, el Panal y el PRI habían anunciado que contenderían por la presidencia en alianza. Sin embargo, en enero del 2012, el presidente del PRI, Pedro Joaquín Coldwell anunció que competirían de manera separada.

El Panal jugó un papel importante en las elecciones del 2006 y en junio del 2011, Gordillo reconoció que negoció su apoyo con Calderón para que llegara a la presidencia.

El peso político de este partido no es menor, pues algunos especialistas han señalado que los votos que logre podrían significar que, si alguno de los tres candidatos de los partidos más grandes contara con ellos, podría ganar la contienda.

La irrupción de los jóvenes en las campañas

El actor diferencial en las campañas electorales de este año fue el movimiento #YoSoy132, conformado por jóvenes de universidades privadas y públicas que se manifestaron por la democratización de los medios y contiendas más transparentes.

El movimiento que surgió como resultado de las protestas estudiantiles durante la visita de Enrique Peña Nieto, candidato del PRI y PVEM, a la Universidad Iberoamericana, ha organizado protestas en todo el país y llevó a cabo el primer debate entre candidatos presidenciales convocados por integrantes de la sociedad civil.

Al encuentro celebrado el pasado 19 de junio, acudieron únicamente López Obrador, Vázquez Mota y Quadri, ya que Peña Nieto rechazó participar.

Los jóvenes de este movimiento han hecho uso, sobre todo, de las redes sociales como Twitter, Facebook y YouTube para organizar sus marchas y asambleas y se han definido como apartidistas, pese a que se han manifestado abiertamente en contra de la alianza entre Peña Nieto y las dos principales televisoras del país, Televisa y TV Azteca.

Además de las protestas en las calles, los estudiantes de este movimiento difundieron varios videos producidos por ellos mismos para posicionar los temas de su interés en el debate político. Fue a través de videos en YouTube que dieron a conocer sus posturas y también convocaron a los ciudadanos a inscribirse como observadores electorales e informarse sobre las propuestas de cada uno de los candidatos.

Si bien desde el 2009 la importancia de las redes sociales comenzaba a hacerse evidente –en ese entonces para la promoción del voto en blanco– fue hasta el 2012 que tanto los candidatos presidenciales como los movimientos estudiantiles y otras organizaciones sociales hicieron un uso mucho más activo de Twitter y Facebook para ganar seguidores.

De acuerdo con cifras oficiales, en el 2011, México tenía 30.6 millones de usuarios de internet. De ellos, el 70% tiene una cuenta en Facebook y poco más de 4 millones de personas tienen una cuenta en Twitter.

La violencia: ausente pese al contexto nacional

Si bien durante las campañas no se dejaron de presentar incidentes relacionados con la inseguridad y la violencia, ni los presidenciales ni los candidatos a las gubernaturas en siete estados vivieron episodios que amenazaran su integridad física.

Con el fin de garantizar la seguridad de los aspirantes, el Instituto Federal Electoral (IFE) y la Secretaría de Gobernación, diseñaron esquemas en los que se contemplaba ofrecer seguridad extra a quien lo solicitara.

Durante la duración de las campañas, los candidatos presidenciales contaron —en mayor o menor cantidad— con un grupo de escoltas y tomaron otras medidas para resguardar su seguridad en los traslados por tierra o aire, así como en sus eventos.

Dependiendo de los candidatos, los elementos de seguridad empleados para resguardarlos varió: desde 12 para Vázquez Mota, 20 para Peña Nieto y 11 para Quadri.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

López Obrador rechazó la protección que ofrecía el gobierno federal y designó a su escolta personal, el general Audomaro Martínez, como el responsable de la seguridad en sus giras.

Respecto al reclutamiento y capacitación de más de 2 millones de funcionarios de casilla, el IFE informó en mayo que había logrado reclutar prácticamente a la totalidad de las personas necesarias para la instalación de las 143,000 casillas. 

Ahora ve
Te contamos la historia del cereal que desayunas todos los días
No te pierdas
×