Peña Nieto festeja en la sede de su partido, con su familia y militancia

Acompañado de familiares e invitados especiales y con música de banda, el candidato del PRI celebró la ventaja en las elecciones
| Otra fuente: 1

Después de doce años, la fiesta volvió al Partido Revolucionario Institucional (PRI) de la mano de Enrique Peña Nieto.

Música de banda, banderas, confetis tricolor, tambores y las porras de cientos de simpatizantes, iluminaron la sede nacional del partido, donde el candidato permaneció tras el cierre de la jornada electoral.

Cuando pasadas las once de la noche (hora local) el presidente del Instituto Federal Electoral, Leonardo Valdés Zurita, informó que con base en el conteo rápido, Peña Nieto aventajaba con más del 37% de las preferencias, el auditorio Plutarco Elías Calles, estaba lleno a su máxima capacidad que supera las 1,000 sillas.

Invitados especiales y familiares del candidato, así como periodistas, siguieron a través de pantallas gigantes el discurso de Valdés y después el del candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

Minutos después, ingresó al recinto Peña Nieto acompañado de su esposa, la actriz mexicana, Angélica Rivera y de sus seis hijos, en medio de aplausos, abrazos y gritos de “presidente”.

Entre el público, sentada, casi pasó desapercibida la madre del político mexiquense, María del Perpetuo Socorro Ofelia Nieto Sánchez, quien entró y salió por una de las puertas laterales sin acercarse a su hijo o posar para las cámaras.

El discurso concluyó y una lluvia de papeles tricolor cayó sobre los asistentes, al tiempo que sonaban los primeros acordes de la canción popular mexicana Cielito Lindo.

Peña Nieto permaneció unos minutos más en el escenario acompañado por su esposa, el dirigente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, y el coordinador de la campaña priista, Luis Videgaray, antes de caminar a un segundo escenario montado en el estacionamiento del edificio, donde lo esperaba la base de la militancia.

“Hoy ganó el proyecto de un cambio con rumbo para México, que habrá de darle mayor estabilidad, rumbo y sobre todo la grandeza que queremos tener para todos los mexicanos”, dijo ante los simpatizantes que lo ovacionaban.

Peña Nieto abandonó el recinto, no sin antes saludar a algunos de los asistentes al festejo.

Se escucha el grito de "Atlacomulco"

La mañana de este domingo, a la par de que los funcionarios de casilla instalaban la C1, sección 0420 en el centro de Atlacomulco donde Peña Nieto votaría, personal de seguridad del candidato instalaba en los alrededores vallas metálicas blancas, una constante en los eventos o sitios a los que asiste el político mexiquense.

Cerca del mediodía, decenas de lugareños permanecían atrás de las vallas con la esperanza de ver o saludar al candiato.

Cuando llegó rodeado de escoltas y acompañado de su esposa y sus seis hijos, los curiosos gritaban "Atlacomulco".

En una esquina de la casilla, un par de jóvenes simpatizantes del movimiento #Yosoy132 mostraban una manta en la que invitaban al voto informado.

Peña Nieto avanzó enmedio del tumulto hasta la casilla donde fue recibidio por los funcionarios para después depositar su voto y posar frente a decenas de cámaras apostadas desde muy temprano en una tarima.

"Gracias paisanos", dijo después en un breve discurso que ofreció para desear que la jornada se convirtiera en una fiesta democrática y agradecer el recibimiento en su pueblo.

El abanderado del tricolor vuelve ocasionalmente al poblado de casi 80,000 habitantes donde nació. Lo hizo en la recta final de su campaña y este domingo cuando acudió a votar.

"Lo recordamos mucho porque es paisano, aunque en realidad viene muy poco por acá, ojalá que si llega a la grande (presidencia) no se olvide de su pueblo", dijo a CNNMéxico Erasmo González, un hombre de 70 años que ha pasado toda su vida en este poblado.

Peña Nieto, dedicó tiempo a saludar a sus paisanos, antes de trasladarse al Distrito Federal, donde esperaría los resultados preliminares de la elección.

El candidato del PRI inció su campaña electoral en Guadalajara, capital de Jalisco, estado gobernado actualmente por el partido de derecha Acción Nacional, y que también tuvo elecciones para gobernador este domingo. En estos comicios también aventaja el candidato del PRI, Aristóteles Sandoval.

Durante 90 días de campaña el candidato priista recorrió el país y en cada entidad visitada firmó ante notario público compromisos de campaña relacionadas principalmente a obras públicas de las localidades, sumando más de 250.

Mientras los críticos del aspirante afirman que éste representa al “viejo PRI”, que gobernó México durante 71 años con prácticas que tachan de autoritarias, sus partidarios sostienen que representa la mejor opción para que el priismo recupere el poder y aporte la experiencia que el país requiere en la presidencia.

Peña Nieto ha respondido que respetará las instituciones y que su gabinete contará con un perfil de colaboradores con capacidad probada, prestigio profesional y personal y señalados por su honorabilidad.

Ahora ve
No te pierdas