Cierre de albergue obliga a migrantes a dormir junto a las vías del tren

Pese al cierre de la Casa del Migrante en Lechería, los migrantes siguen llegando en busca de hospedaje y alimentos
| Otra fuente: CNNMéxico
TULTITLÁN, Edomex (CNNMéxico) -

Sobre la calle Cerrada de la Cruz, Justino Espinoza ha sacado una silla blanca de plástico para tomar el sol. Este hombre de 64 años dice que es la primera vez en seis años que puede sentarse en paz, sin cruzarse con algún migrante centroamericano que le pida una moneda o algo de comida.

Después de que vecinos y migrantes centroamericanos de paso por la colonia Lechería, al norte de la Ciudad de México, se enfrentaran a gritos, pedradas, golpes, patadas y hasta hachazos el 7 de julio, la Diócesis  de Cuautitlán decidió cerrar temporalmente la Casa del Migrante "San Juan Diego Cuauhtlatoatzin".

De acuerdo con el presbítero Christian Alexander Rojas, administrador de la Casa del Migrante, el conflicto lo originó una camioneta mal estacionada de un grupo de voluntarios que llegaron a repartir comida a los migrantes que estaban fuera del albergue.

Cuenta que uno de los vecinos pidió a los voluntarios mover la camioneta que obstruía la entrada de su casa. Los migrantes que estaban recibiendo la comida comenzaron a reclamarle al vecino, lo que provocó un enfrentamiento.

"Empieza el altercado, se empiezan a hacer de palabras y curiosamente una de las personas que manejaba las camionetas, porque ya las cosas se estaban saliendo de control, sacó un hacha y golpeó a un vecino", contó en conferencia de prensa.

"Es comprensible que los vecinos no se queden de brazos cruzados, entonces ellos también empezaron a agredir, a aventarse piedras, empezaron a aventarse palos, empezaron a tirar a una mujer, la patearon y entonces se jalaron de una lado donde están las vías todos los migrantes, entonces eran migrantes contra la gente (los vecinos)", agregó.

El lío no paró hasta que elementos de la policía municipal hicieron unos disparos al aire, lo que dispersó a todos.

Justino, habitante de la colonia Lechería desde hace 40 años, asegura que lo que pasó ese día fue la gota que derramó el vaso, pues no era la primera vez que los vecinos se manifestaban en contra del albergue que fue inaugurado en el 2009.

"Los migrantes ya estaban muy bravos, se hacían del baño donde quiera y si no les dabas una moneda de alta denominación, te veían feo, se enojaban", cuenta.

Lechería ha sido un paso natural de los migrantes que buscan llegar al norte del país para cruzar a Estados Unidos. A las orillas del barrio están las vías por donde llegan los viajeros indocumentados, encima del techo de un tren de carga que parte de Arriaga, Chiapas, cerca de la frontera con Guatemala.

En dos casas de la Cerrada de la Cruz, están colgadas mantas negras con letras blancas que dicen: "Los vecinos de la colonia Lechería exigen el cierre de la Casa del Migrante".

Fuera de lo que era el albergue, hay cartulinas color naranja, verde y amarillo que tienen la leyenda: "Casa del Migrante 'Cerrada'. Amigo migrante sigue tu camino. Gracias".

Rosalba Álvarez, vecina de la calle Cerrada de la Cruz desde hace 35 años, asegura que ella nunca tuvo ningún problema con los migrantes centroamericanos.

"Lo único que pasaba era que por las noches veía cómo se acomodaban en la banqueta para dormir, pero aún en días en los que llegué a casa de madrugada, no los vi drogándose o emborrachándose como dicen otros vecinos", dice mientras barre la acera de su casa pintada de color rosa mexicano.

Admite que ella es de las pocas que lamentan el cierre de la Casa del Migrante.

"Por uno que haga algo malo, todos los demás la pagan y a mí no me consta que todos sean así, como dicen de borrachos, drogadictos, sucios y agresivos", señala.

Frente a lo que era el albergue, dos elementos de la policía municipal de Tultitlán vigilan de manera permanente el inmueble. Personal de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México hace rondas para levantar testimonios de los centroamericanos que siguen llegando sin saber que la Casa del Migrante está clausurada.

Migrantes buscan refugio al lado de las vías

Manuel, Joaquín y Jorge, originarios de El Salvador, Honduras y Guatemala, llegaron este miércoles en la madrugada pensando que tendrían cama, baño y alimentos durante un par de días. Al ver que las puertas de la Casa del Migrante estaban cerradas, decidieron pernoctar a la sombra de un árbol al lado de las vías del tren.

"Como el tren ya no va después de Coatzacoalcos, nos vinimos en camión y nos llevamos la sorpresa de que está cerrado y de que teníamos que dormir sobre el suelo lleno de piedras antes de seguir nuestro camino", dice Manuel, de 24 años, quien intenta cruzar la frontera por segunda vez. La primera, solo llegó a Ciudad Juárez, Chihuahua. Ahí, lo detuvieron y lo regresaron a El Salvador.

Joaquín, también de 24 años, sentado en una de las raíces del árbol que salen de la tierra, dice que quieren llegar a Huehuetoca, en el Estado de México, donde escuchó que hay un comedor para migrantes. A su lado, hay una bolsa de plástico llena de jugos en tetrapack, cereales en cajas pequeñas y un yogurt. Es todo lo que le queda para el viaje.

Mientras se acomoda para tomar la siesta, Jorge, de Guatemala, explica que esperan a que baje el sol para caminar juntos hasta Huehuetoca, que queda a unos 30 kilómetros de distancia.

Este martes, el padre Alejandro Solalinde y Leticia Gutiérrez, directora ejecutiva de la organización Dimensión Pastoral de la Movilidad Humana –que tiene unos 50 albergues en todo el país–, alertaron sobre los riesgos que los migrantes enfrentarán por el cierre de la Casa del Migrante en Lechería.

"Los migrantes están llegando de Arriaga e Ixtepec hacia Veracruz, pero como se dan cuenta de que no van a poder utilizar, al menos por el momento, el tren ordinario, ellos están utilizando cualquier medio de transporte para subir, lo que los deja en una situación de vulnerabilidad, de invisibilidad, de posibilidad de ser víctimas del secuestro y de las extorciones", detalló Gutiérrez.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si bien Alexander Rojas informó que se han iniciado pláticas con la Secretaría de Gobernación y las autoridades municipales de Tultitlán y el gobierno del Estado de México, para una posible reubicación del albergue, dijo que aún no se ha determinado dónde y cuándo se reabrirá la Casa del Migrante.

CNNMéxico contactó al Instituto Nacional de Migración, pero no obtuvo respuesta inmediata sobre el tipo de negociación que se lleva a cabo con la Iglesia, ni si tienen previsto algún tipo de operativo tras el cierre del albergue.

Ahora ve
Opositor Antonio Ledezma escapa de arresto domiciliario y sale de Venezuela
No te pierdas
×