Vecinos obligan a desmontar refugio para migrantes en el Estado de México

Un refugio temporal instalado para atender a migrantes que pasan por el norte de la Ciudad de México será removido el 5 de agosto
Los migrantes se han convertido en botín: Solalinde
| Otra fuente: CNNMéxico

A menos de un mes de que autoridades municipales, estatales y federales habilitaron en la colonia Lechería, en el norte de la Ciudad de México, un refugio temporal para atender a los migrantes indocumentados procedentes de Centro y Sudamérica que se dirigen a Estados Unidos, éste será deshabilitado.

El espacio adecuado para recibir a los migrantes se inauguró tras la clausura de la Casa del Migrante San Juan Diego, en Tultitlán, Estado de México, el 7 de julio, tras algunos enfrentamientos entre vecinos y migrantes, informó la Diócesis de Cuautitlán, que administraba el sitio por estar ubicado en una de sus propiedades.

Ello significó que los migrantes se quedaran sin un lugar para pernoctar, bañarse y alimentarse antes de continuar su camino en el techo de los trenes de carga rumbo al norte del país.

Con el fin de atender a entre 200 y 400 migrantes que tenían que dormir junto a las vías del tren, el gobierno municipal de Tultitlán, las autoridades del Estado de México y el gobierno federal decidieron colaborar para la instalación de una carpa de unos 600 metros cuadrados para dar alimento y refugio a los viajantes hasta que se reubicara el albergue.

Sin embargo, unos 15 días después de que comenzara a operar, vecinos de 14 colonias aledañas manifestaron su inconformidad y pidieron la remoción de la carpa, informaron voceros de la presidencia municipal de Tultitlán.

“Atendiendo las peticiones de los vecinos, el gobierno municipal decidió que removerá este refugio temporal el domingo 5 de agosto”, anunció personal de la vocería.

Detallaron que el gobierno municipal daba de manera gratuita servicios de limpieza, agua potable, seguridad y alumbrado público a la carpa ubicada al lado de la estación del tren suburbano de Tultitlán, un municipio al norte de la Ciudad de México.

Las autoridades estatales donaron la estructura de la carpa, baños y regaderas. El gobierno federal donó 25 colchonetas, a través del Instituto Nacional de Migración (INM).

Ahora todo esto será removido con el fin de evitar nuevos enfrentamientos con los habitantes de la zona.

Desde hace unos años, la presencia de los migrantes centro y sudamericanos, que llegan a los alrededores de Lechería ha provocado quejas de los vecinos por falta de higiene en el lugar y cierto grado de acoso a las mujeres que viven en la zona.

Un enfrentamiento entre colonos y migrantes fue lo que llevó a las autoridades eclesiásticas – que operaban y administraban la Casa del Migrante San Juan Diego – a cerrar las puertas del recinto inaugurado en 2009.

Andrea de la Barrera, del colectivo Ustedes Somos Nosotros, que atiende a los migrantes en la carpa, explicó que si bien han sido pocos los vecinos que se han presentado personalmente a manifestar su rechazo contra el refugio temporal, las organizaciones sociales y las autoridades de la Iglesia católica desean evitar cualquier tipo de roce que pueda afectar a los migrantes.

En entrevista con CNNMéxico, contó que en esta carpa se atienden diario hasta 400 personas.

“En las tardes es cuando se ve más gente porque muchas veces los migrantes se van en la mañana a buscar dónde tomar el tren porque está pasando muy rápido en la zona de Lechería y Tultitlán”, detalló.

Organizaciones civiles dedicadas a la defensa de los derechos humanos han manifestado su preocupación por el cierre de la Casa del Migrante San Juan Diego, al argumentar que los migrantes quedan expuestos a los grupos de delincuencia organizada dedicados al secuestro.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Esta red de alrededor de 50 albergues que trabajan con la Dimensión Pastoral para la Movilidad Humana para atender a migrantes irregulares en su paso hacia Estados Unidos lleva a cabo muchas acciones que corresponden a las autoridades que representan el único rincón de resguardo de una población que vive en la periferia de todo", señaló Alberto Herrera, director ejecutivo de Amnistía Internacional en México, el 10 de julio.

Personal de la Diócesis de Cuautitlán, que se encargaba de la Casa del Migrante, ha informado que las negociaciones para la reubicación del albergue continúan, pero aún no se ha llegado a un acuerdo con las autoridades locales al respecto.

Ahora ve
El fin del acuerdo nuclear con Irán es una posibilidad real, sostiene Trump
No te pierdas
×