Religiosos piden que Solalinde siga a cargo de albergue para migrantes

Personas que administran el centro Hermanos en el Camino enviaron una carta a un Nuncio Apostólico para que Solalinde continúe con su labor
alejandro_solalinde  alejandro_solalinde
Ángeles Mariscal
Autor: Ángeles Mariscal | Otra fuente: CNNMéxico
CHIAPAS (CNNMéxico) -

Laicos y religiosos que atienden y administran el albergue de migrantes Hermanos en el Camino, ubicado en Ixtepec, Oaxaca, pidieron al Nuncio Apostólico Christophe Pierre que interceda para que el sacerdote Alejandro Solalinde Guerra permanezca a cargo de este centro.

Esta petición tiene lugar después de que el obispo Óscar Armando Campos Contreras, de la Diócesis de Tehuantepec, diera a conocer que en noviembre se reestructurarán las comisiones de la Pastoral de la Movilidad Humana, y en este cambio el sacerdote Solalinde tendría que quedar adscrito a una parroquia. Ello le impediría el trabajo de tiempo completo con los migrantes.

En una carta dirigida al Nuncio, representante del Vaticano en México, el equipo de trabajo del albergue que fundó Solalinde en 2007 señala su “consternación” por el futuro de la misión del sacerdote y de quienes colaboran con él.

“Somos parte de la Iglesia comprometida, compasiva, misionera y que vive su fe a través de la palabra de Jesús, pero no sólo como palabra, sino como acción solidaria”, explican en relación a su trabajo con los miles de migrantes que atienden en la ciudad de Ixtepec, a donde arriban quienes utilizan el tren como vía para atravesar el país.

“Como movimiento cristiano, plural y solidario, no dudamos de la buena voluntad y del compromiso hacia los migrantes del Obispo Óscar Armando Campos Contreras”, añaden.

Sin embargo, demandan que Solalinde permanezca a tiempo completo con el trabajo que implica la atención a los migrantes en el albergue de Ixtepec.

Explican que la permanencia a tiempo completo del padre Solalinde en el albergue está acorde con la V Asamblea del Episcopado Latinoamericano, celebrada en Brasil, en 2007, donde se estableció que "entre las tareas de la Iglesia a favor de los migrantes está indudablemente la denuncia profética de los atropellos que sufren frecuentemente, como también el esfuerzo por incidir, junto a los organismos de la sociedad civil, en los gobiernos de los países, para lograr una política migratoria que tenga en cuenta los derechos de las personas en movilidad".

En julio pasado, en entrevista con CNN, Alejandro Solalinde señaló: “Ser sacerdote lo agradezco a Dios y lo celebro, pero no es lo esencial en mi vida, sino es ser misionero con los migrantes y lo seré el resto de mi vida hasta que me muera”.

En esa ocasión explicó que a su regreso de su exilio de dos meses, el obispo Óscar Armando Campos le dijo que espera de él que a partir de noviembre, se haga cargo de administrar una parroquia.

“Hay sectores y obispos que me apoyan y alientan, pero hay otros que no. Me duele, aunque veo normal estos procesos porque la Iglesia es una institución muy compleja”.

“El obispo (Óscar Armando Campos) me queda claro que está en su tiempo y su mentalidad, se la respeto, pero para mí la esencia de la Iglesia es la misión de llevar y practicar las enseñanzas de Cristo con los sectores que lo necesiten. Si para él la misión es cambiar la mentalidad con rezos y con oración, con actos de culto y misa diaria, para él estaría bien, pero para mí no; mi tiempo es con los migrantes, y con ellos celebro la misa y la eucaristía cada domingo”.

Alejandro Solalinde reconoce que, según la jerarquía católica, el obispo Óscar Armando tiene el poder de retirarlo de su actual labor, “el poder de decir: o le entras o no cabes aquí. No sé si me permita que siga en el albergue, o quiera meterme a esas estructuras donde mi vida como misionero se traduzca en la burocracia de estar celebrando misa tras misa”.

“Si yo supiera que la gente es solidaria y empieza a ayudar a los migrantes, yo mismo sería el primero en decir: ya no soy necesario y me voy a otro lado, a ayudar a los migrantes, pero en otro lado”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Mi vida, el resto que Dios me dé, la voy a pasar como misionero. Si el obispo piensa que no tengo cabida acá, creo que la Iglesia es muy amplia, y voy a buscar otro espacio, y continuar con mis hermanos migrantes la misión. Sin meter en problemas al obispo y a mis hermanos.

“No creo que llegue a ese extremo, pero en caso necesario habré de preguntarle al Papa si está permitido en la Iglesia católica ser misionero de tiempo completo o no, sin agravio de las estructuras establecidas”, sostuvo.

Ahora ve
Ricardo Monreal anuncia que continúa en Morena y refrenda apoyo a López Obrador
No te pierdas
×