'Sin la izquierda no habrá gobernabilidad en México': Camacho Solís

El senador del PRD dijo a CNNMéxico que la izquierda trabaja en agendas conjuntas mientras espera la invalidez de la elección presidencial
Camacho Solis  Sin Pie de Foto
| Otra fuente: CNNMéxico

El senador electo del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Manuel Camacho Solís, dijo que la izquierda mexicana será el factor de gobernabilidad en México el próximo sexenio.

“Si no se gobierna con la izquierda no va a haber gobernabilidad en México, si se gobierna con la izquierda va a haber avance y cambio democrático en México”, resumió Camacho Solís, al hablar con CNNMéxico, del futuro de los partidos de izquierda en México, tras el resultado de la elección del pasado 1 de julio que dio como ganador al candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

Los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC), acordaron la creación de un bloque de izquierdas en el Congreso de la Unión, con lo que se convierten en la segunda fuerza política en la Cámara de Diputados.

El PRI será la primera fuerza en ambas cámaras, pero no cuenta con mayoría absoluta y necesitará del apoyo de otras fuerzas políticas -como han sido Partido Verde Y Nueva Alianza- para la aprobación de normas, pero también del PAN y PRD si buscan realizar cambios a la Constitución.

Camacho Solís, actual líder del Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA) que concilia las estrategias en elecciones de los partidos de izquierda, agregó que perfilan planes de trabajo en los que harán valer su papel de segunda fuerza política en el país. 

“Los estamos pensando con mucha seriedad (los planes y estrategias), pero no vamos a dar ningún paso, ni vamos a hacer público nada hasta que no termine el juicio”, precisó.

Las decisiones en el congreso las tomarán en acuerdo de los líderes de los partidos que integran la coalición del Movimiento Progresista -PRD,PT y Movimiento Ciudadano- y de su candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador, aclaró.

"Sería una tontería que nosotros abramos posibilidades de reformas, agenda y con eso simplemente contribuyamos a legitimar una acción que no fuera correcta", dijo Camacho Solís.

Líderes de los partido de izquierda insistieron durante su cumbre de Acapulco celebrada a mediados de agosto, que “no han dado vuelta a la página” respecto al respaldo que brindan a su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador  y reiteraron su petición al Tribunal Electoral para que resuelva el juicio de impugnación de la elección con apego a derecho.

“Dejemos que el Tribunal decida, pero exijamos con determinación que lo haga conforme a la Constitución y a la ley y ya una vez que está esa decisión, se tomarán otras, pero no vamos a tropezarnos con nuestros propios pasos”, advirtió Camacho Solís.

La coalición de izquierda espera la invalidez de la elección presidencial con la que pretende obtener en una segunda votación, la presidencia de México.

Según el cómputo final del IFE, el ganador de la elección fue Peña Nieto con un 38% del total de votos, seguido del abanderado de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador con el 32% de los sufragios.

La izquierda madura

Mientras la opinión pública está al pendiente de qué acciones llevará a cabo la izquierda en México en caso de que el TEPJF ratifique el triunfo de Peña Nieto como, Camacho Solís, quien fue regente de la Ciudad de México y comisionado para las conversaciones de paz con el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), durante el sexenio de Carlos Salinas, asegura que “están comprometidos con la Constitución y la ley” y así lo han demostrado desde la misma noche de la elección.

“Andrés Manuel no llamó a bloquear calles, no llamó a la agitación política en el país, sino que llamó a seguir un procedimiento un procedimiento de protesta de impugnación que establece la propia ley”, señaló.

En 2006, tras los comicios presidenciales en los que el IFE declaró al panista Felipe Calderón, ganador de la elección, López Obrador instaló un plantón en una de las principales avenidas de la capital durante 45 días, instauró un autodenominado gobierno legítimo y desconoció al presidente constitucional Felipe Calderón.

Estas acciones le valieron críticas de parte de sus adversarios y grupos empresariales que lo acusaron de intransigente y no respetar las instituciones, lo que fue considerado por su equipo más cercano para rectificar la estrategia en 2012.

“Sinceramente yo estoy sorprendido, algunas personas que hace seis años estaban con actitudes únicamente rupturistas, faltos de objetividad, hoy ya los ves más conscientes, por ejemplo de que cualquier camino que lleve a la confrontación violenta es suicida, los ves más atinados en sus diagnósticos políticos, en sus actitudes, sí hay una madurez, son las mismas personas pero con seis años más”, respondió a la pregunta de si considera que la izquierda en México está madurando.

Aseguró que los últimos seis años fueron de un “duro aprendizaje”, porque se dieron cuenta de lo que perdieron frente al electorado.

“Perdimos muchísimo en esos seis años frente a lo que habíamos avanzando, lo volvimos a recuperar pero lo habíamos perdido, yo creo que hay  un nivel de conciencia superior al que teníamos hace seis años”, concluyó.

Ahora ve
Mexicanos hacen frente a las pérdidas que les dejó el sismo del 19 de septiembre
No te pierdas
×