En la relación México-EU, la prioridad para Peña Nieto será lo económico

El coordinador de asuntos internacionales del presidente electo dijo que la prioridad será generar empleos para reducir la inseguridad
  • A+A-
Por:
Tania L. Montalvo
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Por encima del tema migratorio y de seguridad que ha prevalecido en los últimos 12 años, la prioridad de Enrique Peña Nieto para la relación México-Estados Unidos será fortalecer el vínculo económico y comercial.

A través de una “integración productiva”, el equipo del presidente electo buscará dejar atrás la política basada en solicitar a ese país cooperación en estrategias de seguridad y migración, para promover la generación de empleos de ambos lados de la frontera.

Para el presidente electo, el principal problema en México y Estados Unidos es el desempleo y promoviendo políticas que generen trabajo para más ciudadanos, no solo se fortalecerán lazos, sino que disminuirán los índices de inseguridad y los flujos migratorios, dijo Emilio Lozoya Austin, coordinador de vinculación internacional del equipo de transición.

“Lo que quisiéramos es diversificar la temática de la relación con Estados Unidos, se le ha dado en los últimos años un énfasis en los temas de seguridad y migración (…) Hay que diversificar la agenda hacia temas que generen empleo”, dijo Lozoya, quien recibió la distinción de Young Global Leader del Foro Económico Mundial en 2012.

El gobierno de Enrique Peña Nieto seguirá monitoreando el tema migratorio y trabajando por los derechos de los mexicanos que viven en Estados Unidos, pero como “el problema ya no es tan grande como lo era”, se dejará de basar la relación con Estados Unidos en una reforma sobre este tema, según dijo Lozoya Austin en entrevista con CNNMéxico.

“Debemos enfocarnos en la agenda que genere el empleo para que el mexicano no tenga que migrar y segundo, que el mexicano que quiera regresar a su país, tenga las fronteras abiertas”, agregó el egresado de la maestría en Desarrollo Económico por la Universidad de Harvard.

Según el último reporte del flujo migratorio desde México hacia Estados Unidos del Pew Hispanic Center, publicado en abril pasado, este indicador llegó a cero durante este año y la tendencia pudo haberse invertido, siendo más los mexicanos que regresan a su país de origen que los que intentan cruzar la frontera.

Independientemente de que el flujo haya disminuido, los mexicanos son el 58% de los inmigrantes sin documentos que viven en Estados Unidos y el 30% de todos los migrantes del país, según el centro de estudios.

"Hay temas que son difíciles de influir desde México"

Sobre la Iniciativa Mérida —el plan binacional en seguridad entre México y Estados Unidos—, el coordinador de asuntos internacionales en el equipo de transición dijo que ésta representa un “monto muy reducido” de los gastos de México en el rubro, por lo que, la cooperación entre los dos países debería “complementarse” con trabajos para mejorar la situación en Centroamérica.

“Hay que agradecer la disposición del gobierno de Estados Unidos de apoyar en este sentido. Sin embargo, se puede hacer mucho más trabajando junto con el gobierno de Estados Unidos en materia de inseguridad y en particular (…) en ayudar a Centroamérica”.

La Iniciativa Mérida se firmó en 2008 Felipe Calderón y el entonces presidente estadounidense George W. Bush, para desarticular a organizaciones criminales y mejorar la seguridad fronteriza. Hasta julio de 2012, Estados Unidos habría aportado al programa 1,900 millones de dólares, según un reporte del Senado de ese país, que agrega que por cada dólar invertido, México ha gastado otros 13 en temas de seguridad.

Mientras la nueva administración “diversifica la agenda” en la relación con Estados Unidos, se seguirá insistiendo en que es necesario reducir el consumo de drogas para combatir el problema del narcotráfico. Sin embargo, dijo Lozoya, que hay temas “que son difíciles de influir” desde México, como es la posesión de armas: “son temas que están muy metidos en la cultura del norteamericano”.

En la política exterior del gobierno del presidente Felipe Calderón hacia Estados Unidos, se ha insistido en que uno de los factores que propicia la violencia en México es el fácil acceso de armamento que pueden tener los criminales del otro lado de la frontera.

En febrero pasado, el mandatario develó en Ciudad Juárez, Chihuahua un anuncio espectacular escrito en inglés y realizado con armas decomisadas con la leyenda ‘No more weapons!’ (¡No más armas!) y calificó de “equivocada” la legislación en materia de armas de Estados Unidos.

¿Obama o Romney?

Para el presidente electo Enrique Peña Nieto, “es absolutamente indiferente qué partido político sea ganador en las elecciones” que se celebrarán en Estados Unidos en noviembre, dijo Lozoya.

“Tendremos una relación institucional, respetaremos las definiciones de quien resulte ganador”.

En la gira internacional que Peña Nieto arrancará este 17 de septiembre no está contemplado visitar Estados Unidos, ni se tiene una fecha tentativa para que el priista se reúna con líderes demócratas o republicanos, o al menos no antes de noviembre, cuando haya elecciones en ese país. Sin embargo, una comitiva que representó al presidente electo sí asistió a las convenciones de esos partidos en las que Obama y Romney aceptaron las candidaturas presidenciales.

Lozoya Austin fue el representante de Peña Nieto en la Convención Republicana celebrada en Tampa, Florida, y a la Demócrata, que tuvo lugar en Charlotte, Carolina del Norte, asistió Ricardo Ampudia, vicecoordinador de Asuntos Internacionales del Partido Revolucionario Institucional.

Previo a tomar posesión como presidente de México, el próximo 1 de diciembre, Enrique Peña Nieto se reunirá con los mandatarios de Guatemala, Colombia, Argentina, Chile, Brasil y Perú; además de que planea una gira por Europa en Berlín, Londres, Madrid y Bruselas.

Ahora ve