El asesinato de un exdiputado en Nuevo León confronta a partidos

La falta de acciones contra la violencia por parte del gobernador de Nuevo León son parte de los reclamos en la cúpula política del estado
Un exlegislador es hallado muerto en Nuevo León
Autor: Juan Alberto Cedillo | Otra fuente: CNNMéxico

El  asesinato de Hernán Belden Elizondo, exdiputado del Congreso de Nuevo León por el Partido Acción Nacional (PAN), confrontó a los grupos políticos en el tema de la seguridad y ahora los dirigentes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cuestionan que el PAN está “politizando” la tragedia.

Al filo de las 11:00 horas de  mañana del viernes 7 de septiembre, Hernán Belden Elizondo, cuya familia es dueña de agencias automotrices, fue privado de su libertad cuando se desplazaba en su camioneta blindada  por hombres armados  en una zona de hospitales  de la ciudad de Monterrey, capital de Nuevo León, en el norte del país.

Menos de una hora después del plagio, el panista Mauricio Fernández Garza, alcalde  del municipio metropolitano de San Pedro Garza García,  informó del secuestro a la prensa precisando que una “fuente le llamó para avisarle”.

El alcalde precisó que su fuente estaba hablando por móvil con el exdiputado Hernán Belden cuando lo  privaron de su libertad y que solo le alcanzó a decir: “Me están secuestrando”.

Un día después la Procuraduría de Justicia estatal señaló que hasta ese momento no tenía ninguna denuncia de la familia por el secuestro de Belden.

El 11 de septiembre las autoridades confirmaron que un cuerpo localizado en un paraje del parque La Huasteca, del municipio de Santa Catarina, en la zona metropolitana de Monterrey correspondía al exfuncionario.

La muerte se debió a una contusión en el cráneo y  “nunca se solicitó monto alguno por su rescate para obtener su libertad”.

El crimen provocó una airada declaración por parte de la dirigencia del PAN acusando al gobernador de ser incapaz de contener la violencia que se registra en el estado.

“Aquí estamos como partido, anoche nos enteramos de un acontecimiento, la muerte de nuestro amigo, compañero, hermano, Hernán Antonio Belden Elizondo que fue víctima de la ola de violencia, este cobarde asesinato nos duele en particular”, dijo Sandra Pámanes, líder del PAN en Nuevo León.

“Todo ha sucedido en sus tres años de gobierno, ¿coincidencia?, no, se llama incapacidad, la sociedad nuevoleonesa se lo ha dicho en diferentes formas, el mensaje de la sociedad es que no está de acuerdo en cómo usted ha pretendido gobernar nuestro estado”, concluyó Pámanes.

En respuesta, Sergio Alanís, dirigente estatal del PRI, exigió al PAN “no partidizar un asunto que impacta en todo el país y que lastima a miles de mexicanos”.

Cuestionó que Acción Nacional vea “la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”. “Sandra Pámanes realizó unas declaraciones muy desafortunadas al querer politizar este lamentable suceso y quiere sacar raja política”, señaló Alanís.

El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, también respondió al Partido Acción Nacional: “Hago un llamado a los partidos políticos a no caer en acusaciones simplistas y estériles…  y para no entorpecer la investigación, no lucrar políticamente con una tragedia de esta naturaleza”.

Tras esas declaraciones, las autoridades estatales decidieron centrar sus baterías contra el alcalde panista Mauricio Fernández, llamándolo a declarar para que informara sobre la fuente que le avisó del secuestro.

Jorge Domene, vocero de Seguridad estatal, informó que la Procuraduría citaría al alcalde de San Pedro.

“Mauricio Fernández ahora manifiesta que él no se siente culpable de la muerte de Hernán Belden, dado que cuando él dio la noticia él ya estaba muerto, entonces ahora hay que ver cómo sabía él que ya estaba muerto”, precisó Domene.

Posteriormente el procurador Adrián de la Garza dijo que Fernández fue un irresponsable al informar sobre la privación del exdiputado de Acción Nacional.

“Exhortaría a cualquier autoridad, que en caso de privaciones, no es bueno para la víctima hacer este tipo de anuncios. Las denuncias son formales ante el Ministerio Público, las denuncias se hacen ante la autoridad correspondiente, y es quien puede manejar la forma de hacerlo público o no una información”, enfatizó el procurador.

Mauricio Fernández acudió a la procuraduría y al salir comentó a los medios que entregó a las autoridades el nombre de la persona que le informó del secuestro.

El gobernador aseguró, este martes, que Mauricio Fernández podría estar implicado en un delito y rechazó que se está tomando “muy en serio”  la investigación.

Ahora ve
La nueva función de Whatsapp permite compartir tu ubicación en tiempo real
No te pierdas
×