El pendiente de la policía de Calderón: la confianza de los ciudadanos

En su mandato se invirtió más que en 20 años y el número de elementos se quintuplicó, pero no cambió la percepción de la ciudadanía
Un vehículo de Estados Unidos es atacado en Morelos
Tania L. Montalvo
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Para atender una de las prioridades de su gobierno, durante el mandato de Felipe Calderón se ha hecho una inversión histórica en seguridad que ha significado una Policía Federal cinco veces más grande, pero este "legado" no ha logrado ganar la confianza de los ciudadanos.

"Con este legado, estamos poniendo de nuestra parte para contribuir al México seguro que anhelan y que merecen todas las familias de México", dijo el presidente este martes en Sonora.

Según Calderón, la Policía Federal (PF) "reúne las características de una verdadera policía a la altura de lo que los mexicanos demandan en el Siglo XXI", pero la inversión en infraestructura y el incremento en la cantidad de policías no ha logrado mejorar la imagen de la institución.

El 35% de los mexicanos "confía poco" en la Policía Federal, en comparación al 14% y 11% que tiene el mismo nivel de confianza hacia el Ejército y la Marina, respectivamente, según los datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2012 (ENVIPE), realizada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). 

El director ejecutivo y fundador del Instituto para la Seguridad y la Democracia, AC-Insyde, Ernesto López Portillo Vargas, atribuye esta desconfianza al modelo policial actual, enfocado principalmente, "a fortalecer el despliegue operativo y no en la satisfacción del usuario", es decir, a que haya más policías en las calles sin que mejore el contacto con la ciudadanía.

"El déficit más importante de todos los modelos de policía desde (Ernesto) Zedillo, (Vicente) Fox y ahora (Felipe) Calderón, ha sido crear confianza hacia las instituciones de seguridad (…). El problema de fondo no es si la policía tiene más armas o si son más", dijo.

El modelo de la actual Policía Federal nació en 1994. Al iniciar el mandato del priista Ernesto Zedillo se creó el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), que tenía como uno de sus objetivos crear una policía "profesional y confiable a nivel nacional".

Cinco años después se constituyó a la Policía Federal Preventiva (PFP), integrando los cuerpos policiales de Migración, Fiscal Federal y Federal de Caminos. En el 2000, durante el primer año de gobierno de Vicente Fox, la recién creada Secretaría de Seguridad Pública (SSP) absorbió estos cuerpos de seguridad para convertirse en responsable de toda la actividad de la policía federal.

Desde el sexenio de Vicente Fox, el gasto público destinado a esta dependencia se ha triplicado, la SSP paso de ejercer, en 2001, un poco más del 8% del gasto total en seguridad pública a casi el 22% en 2010, siempre con el propósito de tener "policías más preparados" y aumentando el número de elementos en la institución.

Actualmente, la Policía Federal tiene 36,940 elementos, cinco veces más que en 2006, cuando había 6,489.

López Portillo considera que "hay un déficit de regulación interna en la policía", es decir, no hay mecanismos que garanticen la rendición de cuentas hacia la ciudadanía que no siente un "vínculo" con la institución.

"La policía en cualquier país es un recurso para mantener el estado democrático de derecho, con capacidad para hacer cumplir la ley y prevenir el delito, que tenga la confianza de la ciudadanía permite que sea vista como un servicio y no con exclusiva capacidad del uso de la fuerza", dijo López Portillo.

Raúl Benítez Manaut, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), considera que el concepto de la policía federal "está muy bien planteado", pues se tiene un cuerpo policial para hacer frente a las amenazas que policías municipales y estatales no pueden, pero considera que las "fallas" que hay desde el proceso de reclutamiento invariablemente afectan la relación con la ciudadanía.

Los datos de la ENVIPE señalan que el 57% de los mexicanos cree que los policías federales son corruptos. Calderón reconoció durante su discurso del martes que "la corrupción y la falta de confianza en los cuerpos policiacos, eran y son, uno de los grandes pasivos de la República".

Pese a los recursos asignados a la PF —en el 2010 recibió 70% de los recursos de la SSP, unos 22,000 millones de pesos; la mitad de estos recursos se destinó a sueldos—, ésta es la primera de las fuerzas federales con más quejas o denuncias de la ciudadanía, y la cuarta de todas las entidades gubernamentales, según datos oficiales.

La otro policía federal… la ministerial

En junio de 2009, además de otorgar más facultades a la Policía Federal, que le dieron capacidades para realizar investigaciones, Calderón ordenó la desaparición de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), responsable de indagar delitos y aplicar órdenes judiciales.

Entonces, tras publicarlo en el Diario Oficial de la Federación (DOF) nació la Policía Federal Ministerial (PFM), dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR), con el objetivo de "tener un cuerpo policial unificado y acabar con la corrupción" entre los policías adscritos a la procuraduría.

La PFM tiene sus antecedentes en la Policía Judicial, que desapareció en el gobierno de Vicente Fox cuando se dio a conocer que el 98% de los agentes habían reprobado los exámenes de polígrafo o toxicológicos.

En julio pasado la PFM inició operaciones con 8,947 elementos, aunque desde 2009, la Policía Federal ya había asumido algunos de sus roles, sobre todo de investigación en casos de secuestro y extorsión.

Para Alejandro Hope, analista de seguridad del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), que la PF haya asumido roles de la PFM ha debilitado a la policía ministerial aunado a que algunos de sus mandos de lo que fue la AFI ahora están en la SSP.

Ernesto López Portillo dice que los cambios en la ministerial y la confirmación de parte del gobierno "de que hay corrupción", también han contribuido a disminuir la confianza de la ciudadanía, además de que no se ha logrado tener un cuerpo policial sólido que no se quede en "un proyecto sexenal".

Los planes de Enrique Peña Nieto

Después de haber recibido la constancia como presidente electo, el pasado 31 de agosto, Enrique Peña Nieto no ha ofrecido detalles sobre su estrategia en materia policial ni si habrá un plan para aumentar la confianza en la institución.

En campaña, habló de crear una Gendarmería Nacional integrada por militares que atiendan zonas con altos índices de violencia y en dónde las policías locales no puedan hacer frente al crimen organizado.

"Esta gendarmería le daría un carácter civil al trabajo de los militares y estaría integrada por entre 40,000 y 50,000 efectivos que actualmente están destinados al combate del narco y utilizaría en un principio las instalaciones del Ejército", dijo en abril pasado.

Raúl Benítez Manaut, que también preside la organización de la sociedad civil Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia (CASEDE), dijo que aún no hay "un modelo claro, no hay una brújula para decir por dónde va a ir la policía con el nuevo gobierno".

El presidente electo también ha dicho que quiere aumentar la fuerza de la policía federal hasta llegar al menos a 50,000 elementos, lo que significaría un incremento de 35%.

Según el equipo de transición, Peña Nieto continuará con el "combate frontal" al crimen organizado haciendo uso de las fuerzas federales: el Ejército, la Marina y la Policía Federal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De gira por Lima, Perú, el 25 de septiembre pasado, Peña Nieto dijo que aprovechará "las fortalezas de carácter institucional (...) el tamaño de la Policía Federal y el equipamiento del que se ha dotado", para definir su estrategia de seguridad, que será un "replanteamiento" de la actual.

Para López Portillo, si "Enrique Peña Nieto no recurre a sistemas especializados de control externo, estará debilitando rápidamente cualquier posibilidad de tener una policía profesionalizada. Pasaría de nuevo a ser un proyecto de sexenio".

Ahora ve
La quinta ronda de renegociación del TLCAN termina con varios pendientes
No te pierdas
×