El descenso del dios de la guerra marcará el final de los 13 ciclos maya

Historiadores y astrónomos han tratado de descifrar el mensaje sobre el cierre de un ciclo y el descenso del dios Kukulcán
¿En qué consisten las Profecías Mayas?
| Otra fuente: QUO

El misterio que esconde la profecía maya sobre el fin de la llamada Cuenta Larga es algo que los historiadores han intentado esclarecer por mucho tiempo, y ahora cobra mayor importancia gracias a las citadas revelaciones de esta civilización sobre el nacimiento de una nueva era.

Hace más de 1,600 años, un señor jaguar llamado Aj Po Balam ordenó escribir en una estela esta predicción: "Para el 13 katún, 4 Ahaw, 3 Kankin, desciende Bolon Yokté". La frase fue asentada en el último pasaje de la Estela 6 que se encuentra en la zona arqueológica de Tortuguero, al sur de Macuspana, Tabasco. La estela es el único vestigio que anticipa lo que algunos suponen que acontecerá el 23 de diciembre de 2012.

En la inscripción aparece Bolon Yokté que significa “nueve pasos", deidad patrona de la guerra. Según el pensamiento maya, su asociación con el número nueve tiene una relación directa con el inframundo y el cosmos.

Sigue la cobertura especial de Quo sobre la Profecía Maya 2012

La profecía dice que al cumplirse 13 baktunes aparecerá Bolon Yokté, con lo que se cumplirán 13 ciclos, lo que augura el fin de la Cuenta Larga del calendario maya.

“Es una manera metafórica de referir que se acaba una época y viene otra”, explica Frank Díaz, investigador antropológico del México antiguo.

Bolon Yokté coincide con el cierre del periodo sagrado de los mayas, el de los katunes, que tiene una duración de 20 años e implica el inicio de uno nuevo.

El gran sacerdote Nahau Pech anunció el comienzo de este katún llamado 4 Ahaw, que profesa el retorno de Kukulcán, la Serpiente Emplumada.

En el libro del Chilam Balam se lee que este nuevo periodo durará 7,200 días y vaticina que volverá Kukulcán, que vendrán tiempos difíciles y la sangre se derramará, además de que se alzará un nuevo sol y los poderosos llorarán.

Se augura que el 4 Ahaw se asentará en los siete cenotes o siete pozos, como le denominaban los mayas, de Chichén Itzá.

En Quo encontrarás conocimiento que transforma tu vida

Los mayas predijeron que existiría un lugar para morir, donde sería el fin de todo.

Xul, el "pueblo del fin del mundo", se encuentra en el estado de Yucatán y, alberga a menos de 1,000 habitantes entres los cuales hay descendientes de varias generaciones de esa civilización. 

"Que va a correr el hombre a la mujer...; que las plantas van a dar flores cuando no es su tiempo...; que así como corren las ardillas, así va a correr el hombre...; que va a venir muerte porque vamos a morir quemados...", dijo una de las habitantes y descendiente de una familia maya en Xul sobre el augurio.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de agosto de 2012 de la revista Quo, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y siete sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
Ed Parker sorprende por su forma de jugar tenis a los 90 años
No te pierdas
×