Académicos piden a senadores corregir "deficiencias" en la reforma laboral

En reunión con legisladores, investigadores y abogados pidieron revisar las premisas y los alcances de los posibles cambios a la ley laboral
El impacto de la reforma laboral en México
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

La minuta de reforma laboral que discute el Senado mexicano tiene “deficiencias” que limitan sus alcances y pueden afectar a trabajadores y empresas, consideraron académicos y abogados laborales que se reunieron este martes con los legisladores que revisan el documento.

En un encuentro con la Comisión del Trabajo de la Cámara alta, los ponentes coincidieron en que se necesitan cambios a la legislación en la materia, pero pidieron a los senadores hacer distintas modificaciones y corregir el texto que ya fue aprobado a finales de septiembre por la Cámara de Diputados.

Los investigadores Graciela Bensusan, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y Ciro Murayama, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), dijeron en sus turnos que la reforma parte de “premisas equivocadas” como creer que el mercado laboral del país es rígido y que hacerlo más flexible generará fuentes de empleo.

“Debemos abandonar el mito de la generación de empleos. (...) Hemos estado suponiendo que la caída de inversión y el bajo crecimiento que hemos tenido se deben a la rigidez de la legislación laboral”, señaló Bensusan.

Tanto ella como Murayama afirmaron que el mercado laboral mexicano ya es flexible, por lo que si la reforma laboral entra en vigor —con medidas como nuevas formas de contratación: inicial, por temporada y por periodo de prueba—, los trabajadores resultarán afectados porque se les dificultará tener un empleo estable y cumplir los requisitos de jubilación. 

“Muy pocos mexicanos van a poder reclamar una pensión, la pensión mínima garantizada, porque no van a alcanzar las 1,250 semanas de cotización”, dijo el académico de la UNAM, para quien la flexibilización de las contrataciones debería ir acompañada de acciones para proteger a los trabajadores. 

“La reforma es una reforma cosmética, no va al fondo de los problemas del mundo del trabajo, y se desentiende de que somos un país con una enorme pobreza, desprotección y con una situación demográfica única: el llamado bono demográfico lo estamos desperdiciando”, agregó Murayama. 

El abogado laboral Carlos Reynoso llamó a corregir “deficiencias” en temas como la subcontratación, los contratos de prueba o las indemnizaciones por despido. 

Más tarde, el senador Javier Lozano, del Partido Acción Nacional (PAN), admitió que la reforma tiene “deficiencias” pero exhortó a concretarla y después perfeccionarla. Humberto Mayans, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), consideró que Murayama menospreció el trabajo de los diputados. 

La reforma laboral que se aprobó en la Cámara baja establece, entre otras cosas, nuevas modalidades de contratación, contratos y pagos por hora, normas que regulan el outsourcing o subcontratación y respeto a la autonomía sindical. 

El ‘outsourcing’ y los sindicatos 

Algunos abogados laborales que acudieron a la reunión se manifestaron a favor de la reforma en lo general, aunque solicitaron cambios específicos. 

El jurista Álvaro Altamirano consideró que son muy altas las sanciones previstas para empresas que incurran en irregularidades, en tanto Arturo Alcalde Justiniani dijo que limitar a un año los salarios vencidos —aquellos que un patrón debe pagar a un trabajador tras un juicio laboral— equivale a “cargar” a los empleados el costo de la lentitud de las juntas de Conciliación y Arbitraje. 

En materia de outsourcing, Reynoso señaló que la ley debe indicar claramente quién es responsable de atender las irregularidades que afecten a los trabajadores. La subcontratación se produce cuando una persona brinda sus servicios a una compañía distinta de la que lo contrató. 

La tarde del lunes, dirigentes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) pidieron a los senadores no incurrir en “sobrerregulaciones” en ese punto, bajo el argumento de que puede afectar la actividad de las empresas. 

Por otra parte, varios de los asistentes también llamaron a incluir en la reforma laboral los temas de democracia y transparencia sindical, que estaban contemplados en la iniciativa enviada al Congreso por el presidente Felipe Calderón pero fueron retirados del documento por diputados del PRI. 

Armando Neyra, senador priista y líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), advirtió que si esos cambios se realizan, los legisladores que representan a centrales obreras presentarán sus propias propuestas para proteger la autonomía sindical.

El PAN, en el que milita Calderón, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda, anunciaron la semana pasada que buscarán retomar ambos temas y reintegrarlos al texto.

“Así como ustedes le quitan, nosotros también le podemos poner”, dijo Neyra.

La Comisión de Trabajo del Senado, que prevé terminar el dictamen de reforma el 20 de octubre, para después llevarlo a votación ante el pleno, prevé reunirse este miércoles con la secretaria del Trabajo y Previsión Social del gobierno de Calderón, Rosalinda Vélez, y más tarde con sindicatos cercanos a la CTM. El jueves lo hará con organizaciones gremiales afines a la Unión Nacional de Trabajadores (UNT).

Ahora ve
La tormenta en la CDMX llegó a este departamento de una forma inesperada
No te pierdas
×