La muerte de 'El Lazca' no cierra el caso Royale, aseguran víctimas

Activistas y víctimas del Casino Royale dicen que hay investigaciones en curso por ello el caso no se cierra con la muerte del líder 'zeta'
casino royale, aniversario, familiares
casino royale, aniversario, familiares  (Foto: )
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

La investigación sobre el ataque al Casino Royale de Monterrey se encuentra abierta y en curso, por lo que la muerte de Heriberto Lazcano Lazcano no concluye las investigaciones, dijo la vocera de las víctimas, Samara Pérez.

Pérez rechazó las declaraciones hechas este martes por el vocero de Seguridad de Nuevo León, Jorge Domene Zambrano, que dijo que con el asesinato de El Lazca, líder de Los Zetas, grupo al que se le atribuye el ataque al Casino Royale, el caso quedaba cerrado.

“El señor Domene está mal informado”, aseguró a CNNMéxico Pérez, quien perdió a su hijo Brad Xavier Muraira, de 18 años de edad, durante el ataque al casino, en agosto del año pasado.

La activista Indira Kempis, que ha estado en contacto con el caso Royale desde hace siete meses, calificó como “un error” las declaraciones de Domene. “Fue un acto irresponsable, un lenguaje equivocado”, afirmó.

El ataque al casino Royale fue realizado por un grupo de hombres, presuntos integrantes de los zetas, que intentaban cobrar una extorsión al dueño del centro de apuestas. En el incendio del lugar murieron 52 personas.

Lorenia Canavati, de Evolución Mexicana, una organización local involucrada en el caso Royale que apoya a los familiares, calificó como “una aberración” las declaraciones de Domene Zambrano.

“Cómo se comprueba que él (Lazcano) fue, no se nos ha dado ningún indicio de que Heriberto Lazcano perpetró el ataque al Casino Royale”, afirmó Canavati en entrevista.

“Va contra la lógica pensar que una sola persona es autora de estos crímenes, aquí estamos hablando de una red de poder, de muchos intereses, de complicidades, de impunidad”, según Kempis.

Samara Pérez explica que “hay otras vertientes de investigaciones federales por parte de la Procuraduría General de la República y la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo)”.

Aunque las autoridades deben de determinar quienes más tienen responsabilidad en los hechos, existe responsabilidad sobre Raúl Rocha Cantú, dueño del lugar atacado, dijo.

La Siedo busca al propietario del casino por el delito de posesión de armas de uso exclusivo del Ejército, pues el día de la tragedia los bomberos descubrieron en el interior del local un rifle de asalto calibre AR15.

La única declaración que rindió Rocha Cantú se realizó ante funcionarios de la PGR en Miami, Florida, en septiembre del 2011. Actualmente se desconoce su paradero.  

Según Pérez, el dueño del casino debe responder civilmente ante las familias de los clientes fallecidos, así como las de los trabajadores que murieron “en esa terrible tragedia”.

“Hasta entonces nosotros podremos considerar lo que se llamaría caso cerrado”, dijo la vocera.

Sin embargo, para Canavati existen más responsables a nivel local y federal que hacen imposible que se le dé “carpetazo” al asunto.

“Sabemos que hay culpables a nivel municipal, quien dio los permisos, quien dejó que estuviera abierto, a nivel estatal igualmente, protección civil no ha aclaro bien que pasó con la puerta de emergencia”, afirma Canavati, que promueve, con el sitio niuncasinomas.com, la clausura de casinos que no cumplen con la normatividad y no abrir ninguno más en Nuevo León.

El 25 de agosto, alrededor de 10 hombres armados, regaron gasolina y prendieron fuego al inmueble quedando clientes y empleados atrapados y provocando la muerte de 52 personas, la mayoría intoxicadas, según las investigaciones.

Las autoridades locales detuvieron a 17 involucrados en los hechos, los cuales declararon que el ataque fue aprobado por el liderazgo Zeta a cargo de Lazcano.

Ahora ve