Omisión y desconocimiento, tras la estatua de líder de Azerbaiyán en el DF

La secretaria de Medio Ambiente y el Consejo del Bosque de Chapultepec abrieron la puerta a la obra por no saber quién era el expresidente
Autor: Arturo Ascención | Otra fuente: CNNMéxico

Autoridades del gobierno del Distrito Federal y del Consejo Rector Ciudadano del Bosque Chapultepec admitieron que la aprobación de la estatua del expresidente de Azerbaiyán en la capital mexicana partió del desconocimiento sobre las características de la obra y de los antecedentes del hombre que formó parte de la KGB.

Con la aprobación de la secretaria del Medio Ambiente del DF, Martha Delgado, el Director General de Bosques Urbanos, Jorge Campillo, hizo público un intercambio de correos electrónicos entre la funcionaria y la coordinadora del Consejo Rector del Bosque, Mónica del Villar.

Ese Consejo, integrado por “destacados representantes de la sociedad”, indica su página de internet, se encarga de emitir una opinión respecto a las obras que el gobierno capitalino pretenda realizar en el Bosque.

En uno de los correos, con fecha del 1 de febrero del 2012, siete meses antes de que se inaugurara la estatua, Martha Delgado aceptó que “no había reparado en el hecho ni en el personaje”, en referencia a Heydar Aliyev, quien dejó el poder del país asiático en el 2003, después de mantener el mando político durante tres décadas.  

“Haré lo posible intervenir y tratar de cambiar el rumbo de este asunto, pero está demasiado avanzado. El gol nos lo han anotado a todos. Yo no tenía conocimiento de este personaje propuesto”, expresó Delgado en el correo.

Los comentarios de Delgado ocurrieron después de que la consejera Del Villar le advirtiera en otro mail sobre "el delicado asunto de ‘honrar’ a un dictador en Chapultepec".

La estatua de Aliyev, que forma parte del Parque de la Amistad, inaugurada por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal el 22 de agosto del 2012, se ubica en la primera sección del Bosque de Chapultepec, en Paseo de la Reforma, una de las avenidas más importantes de México.

En una placa que acompaña al monumento, se lee que el expresidente era: “Un gran político y estadista, fundador de la moderna República de Azerbaiyán, quien desempeñó un papel excepcional en la protección y el fortalecimiento de la Independencia de su país”.

Sin embargo personalidades del ámbito académico han expresado una visión muy distinta. José Sarukhán, exrector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), mencionó a CNNMéxico que Aliyev es un personaje que dejó un historial de corrupción y manejo autoritario en su país.

Del mismo modo, el ambientalista Homero Aridjis y el director de contenido del Museo de Memoria y Tolerancia, Jacobo Dayán, criticaron la efigie de bronce.

Mónica del Villar, coordinadora del Consejo Rector del Bosque, aceptó que cometieron un error en julio del 2011, cuando le dieron “un voto de confianza” a un anteproyecto que les presentó al gobierno del Distrito Federal, con el apoyo de la embajada de Azerbaiyán, en el que se incluía la colocación de una “efigie del padre de la patria”.

“Nosotros, con un voto de confianza aprobamos, en efecto, eso es verdad, ese preproyecto donde se habla de una serie de beneficios directos para el Bosque, tanto en áreas verdes, como de financiamiento”, dijo Del Villar a CNNMéxico.

La licenciada en Ciencias Políticas contó que, en aquel entonces, a nadie se le ocurrió preguntar quién era “el padre de la patria” de Azerbaiyán, ni a los consejeros ni a las autoridades capitalinas.

“Fue una omisión, lo aceptamos, reconocemos, pero tenemos el derecho a rectificar”, comentó en la entrevista. Del Villar contó que en noviembre del 2011 ocurrió otra reunión entre el Consejo, el Fideicomiso Probosque, y los representantes del GDF.

“Vemos por primera vez una maqueta o réplica de lo que iba a ser la escultura de este dignatario”, comentó. “Entonces hay una desaprobación expresa y concreta”, porque la escultura, más allá del personaje al que representa, “afectaba la visión arquitectónica” y el paisaje.

Ante el rechazo, dijo Del Villar, las autoridades del DF se comprometieron a corregir el proyecto, y plantear otra alternativa, que nunca llegó. En aquel entonces, el tema del historial de Aliyev todavía no era un tema de discusión

Pero en diciembre del 2011, el doctor Alberto Székely advirtió a Del Villar sobre las consecuencias que podría tener para la imagen de la Ciudad aprobar esa efigie, y un memorial dedicado a las víctimas de la matanza de Jodyalí, Azerbaiyán, en 1992, ubicado en la Plaza de Tlaxcoaque, en el Centro Histórico.

En ese punto, Del Villar se comunicó con el resto de los Consejeros, y comenzó a documentarse sobre la vida de Aliyev. En enero envió el correo a Martha Delgado, donde le dijo que el hombre al que le estaban haciendo un homenaje es el “exdictador” de una república donde no ha habido respeto a los derechos humanos.

Las autoridades del DF decidieron continuar con el proyecto. Así que el Consejo se deslindó de la obra, e informó en junio del 2012 a la opinión pública sobre su rechazo. Eso no impidió su inauguración.

“Lo que pasa es que ya el Jefe de Gobierno había empeñado su palabra en la firma de un convenio de amistad y de colaboración con la república, él ya no podía dejar de honrar su palabra, y los gastos que había venido haciendo la república de Azerbaiyán, ya estaban todos en proceso, ya se estaban haciendo obras”, dijo a CNNMéxico el Director General de Bosques Urbanos, Jorge Campillo.

El funcionario indicó que “las oficinas del Jefe de Gobierno” son las encargadas de realizar una investigación previa antes de llegar a convenios como al que se llegó con la embajada de Azerbaiyán.

“Nosotros entrar en la parte histórica, en la justificación histórica, desde luego que no nos corresponde. Teníamos un documento válido, que nos daba pie para poder firmar un convenio específico, para llevar a cabo las obras", mencionó Campillo.

“No hay obra ni proyecto que no se someta a la autorización del Consejo Rector”, dijo el director de Bosques Urbanos, al insistir en que esa instancia ciudadana aprobó la obra cuando se presentó el plan, en el 2011.

“Si fue un gol, pues este fue un poco para todos, porque nadie se había percatado en ese momento, en el ámbito de la Secretaría del Medio Ambiente y su relación con el Consejo Rector, y el propio Bosque de Chapultepec”, sobre el pasado de Aliyev como mandatario, agregó.

Ante la polémica, el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, ordenó la creación de una Comisión Consultiva, para evaluar el tema y emitir recomendaciones sobre la permanencia de la estatua.

En ella participan Gabriel Guerra Castellanos, internacionalista y consultor en comunicación; Gerardo Estrada, exdirector del Instituto Nacional de Bellas Artes; y Guillermo Osorno, periodista y editor.

“Será una decisión política que el Jefe de Gobierno habrá de tomar en base a todas las consideraciones que resulten”, dijo Campillo.

El funcionario detalló que el gobierno de Azerbaiyán se encargó de costear el Parque de la Amistad y la estatua, con 15 millones de pesos. Y que la obra de remozamiento en Tlaxcoaque, “que era un zona sucia, oscura e insegura”, tuvo un costo de 50 millones de pesos.

El embajador de Azerbaiyán en México, Ilgar Mukhtarov, pidió el jueves pasado respeto para el exlíder nacional de su país, porque “fue un gran protector de la calidad de vida” de los azerbaiyanos.

Ahora ve
No te pierdas