Un mexicano se declara culpable por la muerte de un agente fronterizo

Manuel Osorio Arellanes podría enfrentar cadena perpetua luego de aceptar su participación en el asesinato del agente Brian Terry en 2010
El informe de 'Rápido y furioso' en EU
| Otra fuente: CNNMéxico

Un mexicano se declaró culpable este martes de asesinato en primer grado por la muerte Brian Terry, un agente de la Patrulla Fronteriza, muerte que se relaciona indirectamente con el fallido operativo Rápido y Furioso.

Manuel Osorio Arellanes, de 36 años, admitió que la noche del 14 de diciembre de 2010, él y otras cuatro personas fueron en busca de narcotraficantes para robarles marihuana. El grupo encontró a Terry y otros agentes de la Patrulla Fronteriza en la frontera de Arizona con México y comenzó un tiroteo.

En su declaración de culpabilidad, Osorio Arellanes aceptó que el disparo que mató a Terry fue hecho por un miembro de su grupo, aunque rechazó aceptar el cargo personalmente o culpar a alguien más por el crimen.

El caso de Terry ha sido controversial debido a que dos armas de Rápido y Furioso fueron encontradas en la escena de su asesinato. Pero los funcionarios estadounidenses no han dado pruebas de que Terry fue asesinado con cualquiera de esas armas.

Osorio Arellanes quedó herido y fue arrestado en la escena. Apareció en la corte en Tucson este martes para declararse culpable de un cargo de asesinato en primer grado. Como parte de un acuerdo, los fiscales no pidieron la pena de muerte y retiraron otros cargos en su contra. Podría enfrentar una sentencia de por vida en enero.

Otras cuatro personas fueron acusadas de participar en el tiroteo y muerte de Terry, incluyendo uno que fue capturado en México en septiembre y está en espera de extradición. Los otros tres siguen en libertad.

"El agente Terry murió en el cumplimiento en el valiente deber de proteger nuestra frontera", dijo Laura Duffy, fiscal de Estados Unidos para el Distrito Sur de California. "Nuestro país le debe a él y a su familia una gran deuda de gratitud por su sacrificio al servicio de nuestro país. La confesión de este martes es un paso importante en la búsqueda de justicia en nombre del agente Terry".

La Oficina de Alcohol Tabaco Armas de Fuego y Explosivos comenzó Rápido y Furioso en 2009 con el propósito de rastrear unas 2,000 armas entre cárteles de la droga. Pero las cosas salieron mal cuando los agentes perdieron la pista de más de la mitad de esas armas.

Un informe de septiembre del inspector del Departamento de Justicia dijo que la operación contra el tráfico de armas fue marcada por "una serie de equivocadas estrategias, tácticas, errores de juicio y de manejo" que permitió que cientos de armas llegaran a los narcotraficantes en México.

Ahora ve
Estados Unidos designa a Corea del Norte ‘patrocinador del terrorismo’
No te pierdas
×