Los partidos de izquierda se preparan para 'frenar' la reforma laboral

Ante el avance del documento en el Congreso, el PRD alista un recurso legal para detener su entrada en vigor y apoyará protestas sindicales
Mauricio Torres
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

El avance de la reforma laboral en el Congreso mexicano ha llevado a los partidos de izquierda a preparar acciones legales y políticas para impedir la posible entrada en vigor de la medida, que consideran perjudicial para los trabajadores.

La reforma se acercó más a su promulgación este jueves, luego de ser aprobada en la Cámara de Diputados y devuelta al Senado, el cual si acepta los últimos cambios realizados al documento lo enviará al presidente Felipe Calderón para su publicación.

De no aceptarlos, también tiene la posibilidad de mandar para su promulgación los puntos en los que sí están de acuerdo ambas cámaras. Entre ellos, la creación de nuevas modalidades de contratación, el pago por horas y las normas sobre subcontratación o outsourcing, que la izquierda ha calificado como un “atentado” contra los trabajadores.

Silvano Aureoles, líder de los diputados del Partido de la Revolución Democrática (PRD), anunció este jueves que el perredismo está redactando una acción de inconstitucionalidad contra la reforma.

El recurso legal deberá presentarse ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), máximo tribunal del país, que tendría que resolver si la reforma respeta o no la Constitución.

En 2007, la Corte determinó que una serie de reformas a las leyes federales de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones —conocidas coloquialmente como Ley Televisa por presuntamente favorecer a esa televisora, la más grande del país— eran inconstitucionales porque contradecían el artículo 28 de la Carta Magna, que prohíbe los monopolios. 

Alejandro Sánchez Camacho, secretario general del PRD, dijo a CNNMéxico que su partido considera que la discusión de la reforma laboral violó la Constitución, porque la propuesta fue presentada como iniciativa preferente y empezó a debatirse sin que existiera una legislación secundaria que la regulara. 

La iniciativa preferente es una nueva figura legal que obliga a cada cámara legislativa a votar a más tardar en 30 días un documento que el presidente marque como prioritario. Sin embargo, la ley no aclara aspectos como los plazos que deben acatar las cámaras en caso de tener que hacer nuevas revisiones a un texto. 

“Estamos hablando de que desde el inicio fue un proceso parlamentario viciado”, dijo Sánchez Camacho. 

En semanas recientes, el excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador también advirtió de la posibilidad de tomar acciones legales para detener la reforma.

Durante un encuentro con legisladores de la izquierda en el Senado, dijo que ayudaría a los inconformes a promover amparos contra la reforma a través del Movimiento Regeneración Nacional (Morena). 

López Obrador compitió por la presidencia en 2006 y 2012 con la coalición que formaron el PRD, el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (antes llamado Convergencia). 

En septiembre anunció su separación del bloque para intentar formar un nuevo partido sobre la estructura de Morena, aunque asegura que se sumará a sus antiguos compañeros para frenar a la reforma laboral. 

Protestas y represalias 

Algunos militantes de la izquierda contemplan convocar a protestas públicas contra la reforma. Uno de ellos es el exdiputado Gerardo Fernández Noroña, del PT, que llamó a una manifestación en el Senado el próximo martes, cuando se prevé que llegue al recinto el documento avalado por los diputados. 

“Convocamos al sentón en el Senado, el martes 12, a las 6 am”, escribió en Twitter. “No sean ingenuos. Hay que ir al paro, no al amparo”.

Sánchez Camacho señaló que el PRD no ha definido si también llamará a protestas públicas, aunque aseguró que respaldará las que organicen los sindicatos que le son afines. 

“Hemos acompañado las acciones de resistencia de las organizaciones sindicales. En diversas movilizaciones nuestro partido ha estado presente, porque de preferencia debería ser una acción de las organizaciones sindicales. Esto no evita que nuestro instituto político evalúe un plan de acción en torno a detener la reforma laboral”, dijo. 

Se rompe la alianza

La izquierda también afirma que el aval a la reforma sin puntos sobre democracia y rendición de cuentas en los sindicatos “lastimará” su relación con el Partido Acción Nacional (PAN), que en diciembre entregará el gobierno al Partido Revolucionario Institucional (PRI). 

El PAN y la izquierda habían acordado impulsar nuevas obligaciones sindicales, pero los diputados panistas se sumaron este jueves a la propuesta del PRI de retirar esos temas, bajo el argumento de que tratar de conservarlos ponía en riesgo toda la reforma. 

“No se puede ir contra todo y a favor de nada”, dijo en rueda de prensa Luis Alberto Villarreal, líder de los diputados del PAN. “Voy con ellos con mucho gusto hasta donde se puede ir”. 

El legislador agregó que el PAN no teme represalias de la izquierda y cree posible seguir construyendo alianzas en otros temas, pese a los reclamos de varios integrantes de PRD, PT y Movimiento Ciudadano. 

Jesús Zambrano, líder del PRD, consideró por el contrario que la decisión del PAN sí afecta eventuales coaliciones legislativas o electorales entre ambos partidos. 

“Pone en cuestionamiento la posibilidad de mantener acuerdos consistentes, como se dijo la semana pasada, por los próximos seis años, y por supuesto que introduce una clara sombra de duda sobre la posibilidad de realizar alianzas electorales con el PAN el próximo año. Creo que lastima la relación entre el PRD y el PAN”, dijo a medios.

Hasta este jueves, las dirigencias del PAN y del PRD habían reconocido la posibilidad de aliarse para los comicios locales de 2013. Ambas fuerzas se unieron en las elecciones estatales de 2010, cuando ganaron al PRI los gobiernos de Oaxaca, Puebla y Sinaloa.

Ahora ve
No te pierdas