Un grupo de madres de desaparecidos amaga con otra huelga de hambre

Mujeres que realizaron un ayuno afuera de la Secretaría de Gobernación esperan que el gobierno cumpla con su promesa de brindarles ayuda
mujeres_gobernacion
mujeres_gobernacion  mujeres_gobernacion  (Foto: )
  • A+A-
Autor: Wendy Selene Pérez | Otra fuente: CNNMéxico

Al menos 30 madres con hijos desaparecidos están dispuestas a hacer una huelga de hambre si el gobierno mexicano no revisa cada uno de sus casos en un lapso de 10 días.

“Si ellos no cumplen con las promesas que quedaron firmadas en la minuta, las madres vamos a regresar”, amagó Margarita López, una mujer a quien las autoridades le entregaron un cuerpo y le aseguraron que su hija había sido decapitada por Los Zetas.

Ella mandó hacer pruebas de ADN independientes y los resultados no coincidieron con los datos genéticos familiares.

Este lunes, Margarita, Julia Alonso y Malú García terminaron con un ayuno de siete días, la primera protesta de este tipo afuera del edificio de la Secretaría de Gobernación (Segob), en la Ciudad de México, durante el mandato del presidente Felipe Calderón.

Después de una reunión con funcionarios la noche del lunes, las tres mujeres decidieron que abandonarían la carpa, pero al menos 30 madres que las acompañaban dijeron que estaban dispuestas a seguir con la huelga si veían que era la única manera de que resolvieran sus demandas.

Una de ellas perdió a su hija de 14 años en Naucalpan, zona conurbada con el Distrito Federal, a plena luz del día cuando salía de la secundaria. Otra del Distrito Federal no supo más de su hija de 19 años después de que conoció a un hombre que cambiaba de identidades por Facebook.

Una más del Estado de México dijo que su hija fue sacada de la vecindad donde vivían y que le han dicho que pudo ser una red de trata.

Entre los familiares hay un papá del estado de Morelos, en el centro del país, buscando a su hijo que fue detenido por policías de San Luis Potosí, al norte de México, y nunca más supo de él. Y hay una señora de 70 años cuyos cuatro hijos fueron secuestrados, sus compañeros dicen que los busca con la fuerza de una mujer de 30 años.

Son algunos, pero todos dicen que los ministerios públicos no han hecho las diligencias correspondientes y que han sido ellos quienes tienen que hacer las investigaciones con su propio dinero.

La procuradora general de la República (PGR), Marisela Morales, se reunió este martes al mediodía con mujeres que perdieron a sus familiares en el Estado de México, el Distrito Federal, Morelos, Puebla, Chiapas y otros estados para revisar sus expedientes.

En el encuentro no se estableció algún acuerdo o compromiso, porque las madres exigen que esté presente el secretario de Gobernación, Alejandro Poiré.

“Ahora lo que resta es que se les cumpla a las demás compañeras, son otros 41 casos que están ahí plasmados en una minuta que entregamos a las autoridades”, detalló Margarita.

Algunos expedientes están en manos de funcionarios de la Subsecretaría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO) y otros en los ministerios públicos locales, por eso las mujeres buscan también sentarse con el equipo de transición del presidente electo Enrique Peña Nieto y con los gobernadores o procuradores de las localidades donde desaparecieron sus hijos.

“Vamos a volver a hacerlo y vamos a apoyar a las madres que se quieran poner en huelga de hambre, porque ya no estamos dispuestas a esperar más, no estamos dispuestas a tolerar la falta de interés para hacer su trabajo”.

Margarita pedía los resultados de ADN que hizo el FBI al supuesto cuerpo de su hija y que un grupo de peritos argentinos realizara otra muestra. Y este mismo lunes le entregaron el informe del FBI.

“Dicen que no se tomaron las muestras de manera adecuada, por lo tanto, no pueden asegurar que sea un cuerpo masculino o femenino, mucho menos diagnosticar si es mi hija o no es mi hija”, comentó la mamá de Yahaira Guadalupe Baena López.

Su hija era una joven de 19 años cuando un grupo armado la sacó de su casa en Oaxaca, donde vivía con su marido, un militar de las fuerzas especiales. Según los detenidos, relató Margarita, creían que como su hija era de Michoacán, pertenecía al cártel de La Familia y querían solo “calentar la plaza”, como se dice en el lenguaje del narcotráfico al apoderamiento de los territorios.

“Pude constatar que el oficio se mandó con fecha de ayer (lunes 12 de noviembre) y el FBI contestó con la fecha de ayer. O sea, era un trámite que se pudo haber hecho hace seis meses y no se hizo”, destacó.

La Secretaría de Gobernación también ya mandó un oficio al Equipo Argentino de Antropología Forense para autorizar que vea el caso. De hecho, Margarita, dijo, que ya envió los resultados oficiales de ADN, los que pagó a médicos particulares y el informe del FBI.

Ella pedía que los detenidos que están vinculados con el asesinato de su hija sean trasladados a penales de máxima seguridad porque estaban en penales de mediana seguridad. “Afortunadamente ya empezaron a mandarlos, ya me quedo más tranquila”, aseguró.

Julia Alonso solicitaba principalmente dos reuniones y las tendrá. Una será el jueves con el gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, en Monterrey, donde desapareció su hijo, y el viernes con el gobernador Ángel Aguirre, de Guerrero, donde ella tiene su empresa.

“Apenas nos vamos a entrevistar y hacer la agenda de trabajo sobre la búsqueda de mi hijo, porque yo sí estoy en ceros, hay que ver qué pasa con el expediente incompleto después de cinco años, voy a hablar con el procurador”, dijo Julia.

“Eso es el principio de una búsqueda que hice yo, pero que el Estado no”, lamentó.

Ahora ve