Los niños de Nueva Jerusalén toman clases bajo el sol y amenazas

Las autoridades de Michoacán delimitaron el predio donde construirán aulas para educación preescolar, primaria y secundaria
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico
Nueva Jerusalén, Michoacán (CNNMéxico) -

Al menos una hora es necesario caminar por carretera y brechas para ir de Nueva Jerusalén a La Injertada, donde las autoridades educativas de Michoacán instalaron a unos 200 niños después de que su escuela fue destruida por algunos vecinos.

Los menores iniciaron clases el pasado 24 de septiembre -un mes después que el resto del país-, en aulas hechas de lámina. Los nueve salones que se construyeron fueron insuficientes para albergar a los alumnos y un grupo ha tenido que tomar clases a la sombra de los árboles.

“No nos tocó salón, estamos en el calor y el calor nos hace daño, bueno más a mí, porque cuando estoy en el calor luego se me va la vista y por eso se siente mal, venir hasta acá y sin aulas”, dijo a CNNMéxico, Carmen Zeferino de 16 años y estudiante del último grado de primaria.

Armando Munguía, director de la escuela destruida y quien ahora está al frente del plantel temporal, refirió a CNNMéxico que las condiciones de aislamiento de la comunidad y la ausencia de planteles educativos durante varios años, impidió a algunos niños de la comunidad llevar ciclos escolares regulares, por lo que adolescentes que deberían ir en secundaria o preparatoria, aún cursan el nivel primaria.

Rosa Martínez, madre de tres menores,  seca el sudor de su frente mientras se prepara para la segunda caminata del día. Por la mañana llevó a sus hijos y a su sobrina a la escuela, es poco después del mediodía y ha vuelto por ellos.

Dice que desde que trasladaron el plantel, los padres de familia acompañan a sus hijos a la escuela, pues temen dejarlos solos ante las amenazas de sus vecinos de Nueva Jerusalén.

“Los de allá abajo nos han amenazado varias veces, habladas o indirectas que nos echan y amenazas pues, y no estamos seguros porque a los niños no los podemos mandar solos, tenemos que estar a fuerzas con ellos”, agregó Martínez.

CNNMéxico pidió hablar con autoridades de la secretaría de Educación en Michoacán para conocer los apoyos que brindarán a los menores que todos los días tienen que trasladarse a las aulas habilitadas. La oficina de Comunicación Social recibió la petición de entrevista pero hasta el momento no han respondido a la solicitud de entrevista.

Las autoridades estatales adquirieron un predio de más de dos hectáreas en un sitio conocido como El Corral La Rana para construir ahí el nuevo centro educativo donde impartirán clases de nivel preescolar, primaria y telesecundaria, informó el miércoles en un comunicado la secretaría de Gobierno de Michoacán.

Emiliano Juárez, del grupo conocido como los disidentes y padre de familia, dijo a CNNMéxico que están de acuerdo con el predio seleccionado y que confían en que las nuevas instalaciones estén terminadas a mediados del próximo año, antes de que concluya el presente ciclo escolar.

Mientras tanto, la procuraduría de Justicia de Michoacán confirmó a CNNMéxico que concluyó las investigaciones en contra de 107 indiciados por la destrucción de la escuela.

Del resultado de estas investigaciones, el pasado 18 de octubre, la policía estatal detuvo a uno de los primeros responsables. Se trata de Cruz Cárdenas, jefe de guardias de Nueva Jerusalén.

Escuela en ruinas

Entre las calles trazadas por caminos de tierra, hacen eco las risas y algarabía de un grupo de niñas con cabezas cubiertas. Preparan un baile con música pop para los festejos a la Virgen del Rosario.

Hace al menos tres décadas que iniciaron los primeros exilios de los habitantes inconformes con las prácticas impuestas en Nueva Jerusalén, según testimonios de ellos mismos.

Decidieron instalarse en un terreno aledaño y conservar la vestimenta tradicional y su devoción a la Virgen del Rosario, aunque con prácticas menos conservadoras, de ello dan cuenta una grabadora donde reproducen la música con la que las niñas acompañaran "su número musical" y los aretes que algunas de ellas portan.

Martha, una niña de ojos grandes y marrones se ofrece a mostrar el sitio donde fueron destruidas las escuelas. "Para nosotros es muy triste ver nuestros salones destruidos, queremos estudiar, pero 'los de abajo' (sus vecinos de Nueva Jerusalén), no quieren", relata.

La escuela permanece como la dejaron los agresores: techos y paredes desgajadas, restos de mobiliario educativo y pilas de libros quemados aún se observan en el predio que poco a poco es invadido por la maleza y algunos guajolotes que han encontrado un nuevo refugio.

Después de mostrar el sitio donde además de los escombros hay pilas de libros quemados, Martha y su grupo de amigas bajan corriendo las calles polvorientas y regresan a su ensayo.

Décadas de conflicto

Los enfrentamientos entre los pobladores de Nueva Jerusalén datan de al menos tres décadas. El más reciente vinculado a la educación propició que el gobierno del estado enviara vigilancia policiaca municipal, estatal y federal.

En la comunidad, la educación ha sido responsabilidad de los religiosos, que aunque no tienen título de profesores, garantizaban el control en planes y programas enfocados a reforzar la ideología de la Nueva Jerusalén entre los menores, según cuentan algunos de sus habitantes.

“Son de los mismos (de la comunidad), no tienen título de maestros, son de las monjas del convento, muchachas que solo han terminado la secundaria, no han terminado para maestro”, aseguró Martínez.

En julio del año pasado concluyó la construcción y habilitación de las nuevas instalaciones de una escuela en Nueva Jerusalén, avalada por la secretaría de Educación, en la que se impartirían clases con maestros titulados quienes respetarían los planes  y programas oficiales.

Los líderes de la comunidad se opusieron y mantuvieron secuestradas las instalaciones sin estrenar durante casi un año, recuerda Munguía.

Narra que el pasado 4 de julio, y tras la presión de los pobladores disidentes, las autoridades recuperaron el espacio, sin embargo dos días después, las aulas fueron destruidas por habitantes de Nueva Jerusalén.

Ahora ve