El partido gobernante en Cataluña pierde 12 escaños en el Parlamento

El CiU no logrará una mayoría en los comicios que son vistos como un termómetro del sentimiento de independencia en la región
Autor: Al Goodman
(Reuters) -

Antes de los comicios de este domingo en Cataluña, Artur Mas, presidente del parlamento de la región, había prometido un referéndum sobre la independencia de una de las regiones más importantes de España, en caso de ganar la reelección.

Pero Mas tendrá dificultades para llevar a cabo esa tarea, porque su coalición de centro-derecha, Convergencia y Unión (CiU), perdió 12 de sus 62 escaños, un revés fuerte para un grupo que tenía la esperanza de obtener una mayoría simple en el cuerpo de 135 escaños legislativos.

El partido de la Izquierda Republicana fue el gran ganador de las elecciones, con 21 escaños, según el sitio web de las elecciones en Cataluña, que reportó un avance del 98% en el conteo de votos.

Esa fuerza también respalda la independencia, así que podría unirse al CiU para formar una mayoría en el parlamento. Pero ambos partidos difieren en otros temas, sobre todo en economía. 

Los centros de votación para las elecciones, consideradas como un termómetro del sentimiento de independencia en la región, cerraron cerca de la 20:00 horas (local).

El gobierno español en Madrid está en contra  del referéndum, argumentando que la Constitución no permite que una región decida por sí sola su independencia.

Las elecciones ocurrieron en medio de una crisis por la deuda y el estancamiento económico en gran parte de la zona euro, especialmente en España, y sus 17 regiones. Cataluña es la más importante, en cuanto a economía.

El 11 de septiembre, cerca de 1.5 millones de personas —el 20% de la población de Cataluña— salieron a las calles de Barcelona, exigiendo la independencia.

Cataluña tiene su propia bandera y su propia lengua, y varios analistas dicen que la crisis económica ha acrecentado el sentimiento nacionalista.

Con solo el 16% de la población de España, Cataluña produce el 19% de la riqueza de la nación.

Esa región argumenta que envía mucho más en impuestos a Madrid de lo que recibe de vuelta, en el gasto del gobierno central, y que los impuestos catalanes ayudan a apoyar a las regiones más pobres de España.

Ahora ve
No te pierdas