Autoridades del DF consignan a 69 personas por protestas antiPeña

58 hombres y 11 mujeres fueron trasladados como sospechosos de delitos contra la paz pública a distintas cárceles de la capital mexicana
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Las autoridades de la Ciudad de México consignaron 69 personas a penales de la Ciudad de México por su participación en los disturbios ocurridos en la capital mexicana el sábado pasado contra el presidente Enrique Peña Nieto.

A las 8:30 horas de este lunes 58 hombres fueron ingresados al Reclusorio Preventivo Norte de la ciudad, mientras que 11 mujeres fueron trasladadas al penal de Santa Martha Acatitla; todos quedaron a disposición de un Juez Penal como probables responsables del delito de ataques a la paz pública en pandilla, informó la Procuraduría General de Justicia el Distrito Federal en un comunicado.

Otras 16 personas, siete hombres y nueve mujeres, fueron puestas en libertad bajo reservas de ley, según el comunicado.

De 12 menores detenidos el sábado, 10 fueron entregados a sus padres, mientras que los otros dos fueron trasladados a una estancia de la fiscalía de investigación para niños de la Procuraduría.

Las personas referidas por la Procuraduría suman 97. El sábado, el jefe de gobierno de la Ciudad, Marcelo Ebrard, informó que 103 personas habían sido detenidas en las protestas ocurridas en el centro de la capital. Las Procuraduría no precisó este jueves qué ocurrió con las otras seis personas.

Este sábado manifestantes se enfrentaron con policías antimotines el sábado en durante la jornada en que tomó posesión de la presidencia de México Enrique Peña Nieto, a quien los manifestantes acusan de llegar al cargo mediante un fraude electoral.

Durante las protestas, los manifestantes usaron rocas, palos y explosivos caseros, mientras que los policías respondieron con gases lacrimógenos y piedras. Simpatizantes de los manifestantes acusaron a las fuerzas de seguridad de usar balas de goma, lo cual fue rechazado por el jefe de gobierno Marcelo Ebard.

Los lesionados se recuperan

En tanto, cuatro personas heridas en las manifestaciones encuentran estables en distintos hospitales de la Ciudad de México, informaron este lunes autoridades de la ciudad.

Uriel Sandoval, de 22 años, se recupera en la unidad de Oftalmología del Hospital General de México, luego de una cirugía plástica y una neurocirugía por un golpe en la cara que le ocasionó una fractura y le hizo perder el ojo derecho, aseguró el secretario de Salud de la ciudad, Armando Ahued.

A Sandoval se le realizó un lavado de la cavidad ocular y “su pronóstico es bueno”, afirmó Ahued, quien se refirió a los lesionados al rendir un balance de su trabajo al frente de la secretaría, que dejará en los próximos días en medio del cambio de gobierno en la capital mexicana, según información de Notimex.

Otro herido es Juan Francisco Kuy Kendall, quien se encuentra en la unidad de terapia intermedia de la Cruz Roja con un estado que los médicos reportan como estable-delicado. El hombre de entre 60 y 65 años sufrió un golpe en la cabeza en las manifestaciones del sábado en el centro de la ciudad.

Los médicos sometieron a Kuy Kendall a un procedimiento para retirarle esquirlas y permanecen atentos a una posible infección en cerebro del paciente. “Está bajo sedación inducida, producto de un traumatismo craneoencefálico grado tres”, indicó el doctor Ahued.

En tanto, José Jesús González Ortega, de 55 años, fue trasladado de la Cruz Roja al Hospital Vicente Leñero y luego a un hospital del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). “Lo íbamos a operar en cirugía plástica y reconstructiva en el Rubén Leñero, sin embargo la familia decidió llevárselo al Seguro Social”, detalló Ahued.

El cuarto caso es el de Pavel Mendoza, de 23 años, quien fue dado de alta del Hospital de Balbuena, luego de ser atendido por quemaduras en el brazo.

Doce policías lesionados fueron tratados en el Hospital Mocel por lesiones leves, a excepción de uno que fue operado por una fractura en la nariz. Todos ellos ya fueron dados de alta, según Armando Ahued.

Los desmanes derivados de las protestas fueron considerados por Ebrard como actos de “barbarie” y como una “provocación” nunca vista en la capital mexicana. Según las investigaciones de la Procuraduría de Justicia local los actos violentos fueron premeditados.

En tanto, organizaciones sociales y activistas acusan al gobierno de excederse en el uso de la fuerza en su respuesta a la manifestación, que califican como una represión.

Ahora ve