El legado de Marcelo Ebrard: ¿un DF sustentable pero con caos vial?

El mandatario deja una ciudad con sistemas innovadores de talla internacional, pero también de polémicas obras viales
  • A+A-
| Otra fuente: CHILANGO

Marcelo Ebrard terminó su mandato como Jefe de Gobierno del Distrito Federal y entregó una ciudad profundamente transformada en la que reinaron las obras viales, pero también una serie de innovaciones que le dieron reconocimiento internacional.

El político del Partido de la Revolución Democrática (PRD) se convirtió en promotor de los cambios legales que permitieron el aborto y los matrimonios del mismo sexo en la Ciudad de México.

“¿Por qué deben decidir la Iglesia o los partidos políticos o un Estado a quién debes amar? Si alguien quiere amar a una persona del mismo sexo que lo haga. No porque lo prohibamos va a dejar de ocurrir”, dijo el mandatario durante una reunión con empresarios de Monterrey en octubre de 2012.

Ebrard puso la mirada en Europa y Estados Unidos e importó una serie de programas como el sistema Ecobici para combatir la contaminación y el ruido de la ciudad. También modernizó el transporte público con unidades ecológicas de estándares europeos.

Ecobici es un programa de renta de bicicletas distribuidas en 90 estaciones alrededor de la ciudad. La organización de promoción a la calidad el aire Clean Air Initiative dijo que la iniciativa ahorra a la ciudad la emisión de unas 300 toneladas de dióxido de carbono, lo que equivale a 690,000 pesos en el mercado de bonos de carbono.

La red de transporte ecológica que funciona con gas natural contribuye a reducir al año más de 3 mil toneladas de emisiones y la generación de humo en un 100%, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Tan solo la última ruta inaugurada que va del Metro Balderas a la zona de Santa Fe benefició a más de 150 mil personas.

Estas políticas ambientales le otorgaron el galardón a Ebrard del Mejor Alcalde del Mundo 2010 de la fundación internacional City Mayors.

La multiplicación de calles y avenidas cerradas por construcciones viales lo convirtieron en el centro de críticas y molestias por parte de los citadinos.

Vecinos y organizaciones ambientales señalan que las obras son costosas, contaminan y solo benefician a los automovilistas en lugar de incentivar el uso y la modernización del transporte público.

La edificación de la extensión de 40 kilómetros para el segundo piso de periférico es parte de las construcciones que provocaron el caos vial debido a los cierres constantes de la arteria principal que conecta al Estado de México con el Distrito Federal.

La recien inaugurada supervía poniente provocó molestias en las zonas de Santa Fe y la delegación Magdalena Contreras, ya que los habitantes aseguran que solo provocará más conflicto al reducir los carriles para transitar. Y debido a que es una ruta de cuota, no todos podrán acceder a ella.

Las obras pretenden conectar con el Viaducto Bicentenario, otra vía de cuota que se extiende a diferentes puntos del Estado de México.

A finales del octubre, Ebrard prácticamente cerró con broche de oro los seis años de gobierno con la inauguración de la esperada Línea 12 del metro, donde hizo evidente el pragmatismo político que lo caracteriza al agradecer su apoyo a quien alguna vez desconoció como presidente: Felipe Calderón.

"Queremos darle las gracias al presidente Calderón porque nos faltaban dos mil millones de pesos para terminar y ordenó que se incorporaran", dijo durante el discurso de inauguración.

Ebrard entrega al nuevo Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, una ciudad con una deuda pública de 56 mil millones de pesos clasificada como Triple A que, de acuerdo con las tres calificadoras internacionales, quiere decir que es manejable.

El último acto público de Marcelo Ebrard como Jefe de Gobierno ocurrió durante la presentación del libro La gran transformación de la Ciudad de México, ocurrida el martes 4 de diciembre en el DF.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de diciembre de 2012 de la revista Chilango, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y siete sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve