Manifestantes exigen justicia en el primer aniversario del caso Ayotzinapa

Ciudadanos realizaron una misa y marcharon en Guerrero para recordar la muerte de tres personas en un enfrentamiento con policías
  • A+A-
Por: Laura Reyes
Autor: Laura Reyes | Otra fuente: CNNMéxico
ACAPULCO (CNNMéxico) -

Con una misa y una marcha por la avenida principal de Chilpancingo, capital de Guerrero, estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa conmemoraron este miércoles el primer aniversario de la muerte de tres personas en un enfrentamiento con policías: dos alumnos del plantel y el empleado de una gasolinera cercana al incidente. 

Compañeros, familiares y amigos de los jóvenes Gabriel Echeverría de Jesús y Alexis Herrera Pino exigieron que las autoridades esclarezcan los hechos, de los que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ha responsabilizado al gobierno estatal. 

Alrededor de 700 personas participaron en la protesta, entre ellos alumnos de Ayotzinapa y de otras normales rurales de Tlaxcala, Michoacán, Jalisco, Aguascalientes, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango, Morelos, Oaxaca y Chihuahua, así como organizaciones civiles.

“Los verdaderos responsables andan libres, como si nada”, dijo Martha Echeverría, hermana de Gabriel Echeverría. 

“Mi hermano murió a sangre fría, de forma injusta, no merecía esta muerte. Lo extraño todos los días pero de la justicia divina nadie se escapa”, agregó.

Los jóvenes murieron luego de un enfrentamiento con policías estatales y federales en la Autopista del Sol, en el suroeste de México, donde realizaban una manifestación para exigir más recursos para su escuela. 

La CNDH ha señalado que las autoridades incurrieron en uso excesivo de la fuerza para replegar a los manifestantes.

“Ya no lo vi terminar sus estudios, ya no lo vi crecer, ya no lo vi de nuevo”, dijo María Amadea de Jesús, madre de Echeverría.

Héctor Miranda, el sacerdote que ofició la misa, lamentó los hechos del 12 de diciembre de 2011 y aseguró que “Dios impulsa esta lucha” por la memoria de las víctimas.

Mientras se llevaba a cabo la ceremonia religiosa, estudiantes normalistas se ubicaron a un costado de la Autopista del Sol para gritar consignas, sin interrumpir el paso vehicular.

Joel Martínez, integrante de la Federación de Estudiantes de Ayotzinapa, recordó los hechos en los que murieron sus compañeros y el trabajador de la gasolinera.

“Nosotros solo queríamos pedir mejoras pero lo que recibimos fue agresión. El gobierno estatal y federal mandó a matarnos para callarnos, por eso no vamos a parar, vamos a seguir luchando”, dijo.

Agregó que cuando escucharon los disparos sintieron miedo y corrieron hacia los cerros y negocios cercanos.

“Llevamos en el corazón a los jóvenes y al mismo tiempo la rabia y la indignación”, dijo el activista Abel Barrera.

A finales de noviembre, el gobierno de Guerrero se disculpó por los hechos, pero los familiares de las víctimas consideraron que la medida es insuficente.

Durante la marcha, que inició poco después del mediodía de este miércoles y concluyó pasadas las 15:00 horas (local), los normalistas y familiares hicieron dos paradas, la primera en el Congreso local, donde dejaron colocada una manta.

“Aquí estamos, demostrando que nosotros hacemos movilizaciones pacíficas. Les exigimos (a los diputados) que apliquen la justicia y juicio político contra los responsables”, señaló uno de los manifestantes.

Los inconformes después fueron hasta el Palacio de Gobierno, donde realizaron su mitin político, y en el que participaron integrantes de la Federación Nacional de Normales Rurales.

Ahí la exigencia fue la misma: justicia por la muerte de Herrera Pino y Echeverría, repudio al gobierno estatal y federal, así como hacer esta protesta cada año hasta que los responsables de las muertes sean encarcelados.

Ahora ve