Manuel Mondragón, un médico naval a cargo de la seguridad del país

Las labores de seguridad que tenía la SSP estarán a cargo de Mondragón, el nuevo Comisionado Nacional de Seguridad que le reportará a Segob
manuel mondragon, secretario de seguridad publica del DF
mondragon_co  manuel mondragon, secretario de seguridad publica del DF  (Foto: )
  • A+A-
Por:
Tania L. Montalvo
Autor: Tania L. Montalvo | Otra fuente: CNNMéxico
(CNNMéxico) -

Nota del editor: Después de ser publicada esta nota fue modificada, erróneamente se había informado que Manuel Mondragón y Kalb sería Comisionado Nacional de Seguridad. Lamentamos la confusión que pudimos haber provocado entre nuestros lectores.

La responsabilidad de garantizar la seguridad del país durante el gobierno de Enrique Peña Nieto está en manos de Manuel Mondragón y Kalb, tras la desaparición de la Secretaría de Seguridad Pública.

Este jueves, la Secretaría de Gobernación (Segob) absorbió las tareas de vigilancia en el país y ahora se deberá nombrar a un Comisionado Nacional de Seguridad, según las reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.

Mondragón y Kalb fue propuesto en diciembre por el presidente Peña Nieto como subsecretario de Planeación y Protección Institucional, cargo desde el cual arrancará la política de seguridad hasta que el presidente nombre al nuevo Comisionado, que deberá ser ratificado por el Senado.

Entre las funciones del Comisionado está la de atender las denuncias y quejas ciudadanas con relación al ejercicio de estas atribuciones, participar en la atención integral a víctimas del delito y administrar el sistema penitenciario federal.

También deberá diseñar, actualizar y publicar una página electrónica específica en la cual se registren los datos generales de las mujeres y niñas que sean reportadas como desaparecidas en todo el país.

De 2008 a 2012, Mondragón fue secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal; durante su gestión se creó la policía de seguridad escolar y se reguló a la policía turística, la fuerza de tarea y las fuerzas especiales e implementó el programa Conduce sin Alcohol.

Es contralmirante médico naval por la Marina Armada de México.

Enrique Francisco Galindo Ceballos será el encargado de la oficina del Comisionado General de la Policía Federal. El funcionario se desempeñó como secretario de Seguridad Pública de San Luis Potosí, su estado natal, de 2009 a 2011.

Galindo cuenta con capacitación en materia de política criminal, prevención del delito, combate a la corrupción, análisis del crimen organizado y terrorismo, según informó la SSP en diciembre pasado.

Entre sus funciones están proponer al Comisionado Nacional de Seguridad la política en materia policial y ejercer los recursos que se aporten para la operación y funcionamiento de la Policía Federal.

Ambos funcionarios reportarán directamente al titular de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

Tras la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, las cuatro subsecretarias que tenía la SSP —prevención y participación ciudadana, planeación y protección institucional, del sistema penitenciario y de tecnologías de información—, continuarán sus funciones, regidas por la Secretaría de Gobernación.

Lo mismo sucederá con la Oficialía Mayor y las direcciones generales de información, asuntos jurídicos y administración, según lo publicado en el Diario Oficial de la Federación este viernes.

Osorio Chong vigilará la actuación del Comisionado Nacional de Seguridad y de las políticas en la materia. Para sus nuevas tareas, la Segob contará con un presupuesto de 21,041 millones de pesos, casi la mitad de lo que obtuvo el año pasado la Secretaría de Seguridad Pública.

Durante el sexenio de Calderón, la SSP -bajo el mando de Genaro García Luna- fue la secretaría de Estado con el mayor crecimiento en su presupuesto, incluso por arriba de otras dependencias como Educación, Salud o Desarrollo Social.

Para la segunda mitad del gobierno pasado, la SSP ejercía el 22% del gasto total en el país para seguridad pública y de ese porcentaje siete de cada diez pesos eran invertidos en la Policía Federal.

Enrique Peña Nieto dijo en diciembre pasado, durante una visita a Tijuana, Baja California que la base para reducir la violencia en el país está en la coordinación y cooperación entre los órdenes de gobierno, por lo que ordenó a Gobernación establecer y dirigir un sistema de comunicación entre estados, municipios y el gobierno federal para que haya “orden y confianza” en la implementación de la política de seguridad.

Las nuevas tareas del Palacio de Covián

A partir del 3 de enero las responsabilidades de Gobernación aumentaron en comparación con las facultades que tuvo durante los gobiernos panistas de Vicente Fox (2000-2006) y  Felipe Calderón (2006-2012).

La Segob deberá encargarse de los lineamientos de la carrera policial, aplicar los procedimientos de disciplina policial y participar en la creación de programas para la profesionalización de policías, tareas que pertenecían a la SSP, creada en el 2000.

Entonces, el presidente Vicente Fox modificó el reglamento para que esa instancia se hiciera cargo de la Policía Federal Preventiva (PFP), que absorbió los cuerpos policiales de Migración, Fiscal Federal y Federal de Caminos.

Cuando Fox dejó el gobierno la Policía Federal contaba con de 6,489 elementos. Seis años después, al término de la administración de Felipe Calderón se quintuplicó el número de policías.

Los elementos eran la base del “nuevo modelo de actuación policial” propuesto por Calderón, en el que se aumentó la inversión para tener más “policías capacitados”.

También deberá concretar el plan que inició Felipe Calderón de lograr la certificación policial de los estados. El límite de las entidades para cumplir con la aplicación de controles de confianza a todos sus policías era este 3 de enero, pero el Senado aprobó el mes pasado una prórroga de 10 meses.

 Según cifras oficiales, hasta noviembre de 2012, de los 426,349 policías estatales y municipales del país, el 68% ya habían realizado las pruebas.

Otras facultades de la SSP que ahora están en Gobernación son la coordinación del sistema penitenciario del país, la autorización para enviar policías federales a estados o municipios que requieran apoyo del gobierno federal para labores de seguridad local y la entrega de autorizaciones a empresas que presten servicios privados de seguridad.

La Segob, la supersecretaría

Otra nueva tarea de la Secretaría de Gobernación será hacerse cargo de la “atención integral a víctimas” y tener un registro público y actualizado sobre mujeres y niñas  que sean reportadas como desaparecidas.

Esto se sumará a las tareas tradicionales de la Segob: conducir la relación entre los tres poderes de la Unión; coordinar los programas de protección civil; formular y dirigir la política migratoria y la de población; regular y autorizar las apuestas y la instalación de casinos en el país y vigilar el cumplimiento de disposiciones legales para asociaciones religiosas.

Los líderes en el Congreso de los partidos de oposición, Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), consideraron que el plan de Peña Nieto era hacer de Segob una supersecretaría, por lo que, a pesar de que avalaron las reformas del mandatario impusieron lo que llamaron “candados” para evitar que Gobernación tuviera todo el control de la seguridad pública del país.

Además el titular de Gobernación deberá comparecer cada seis meses ante el Congreso para informar sobre el estatus de la política en materia de seguridad nacional, y los funcionarios de seguridad—el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) y el Comisionado Nacional de Seguridad, con mando sobre la Policía Federal— deberán ser ratificados por los senadores, en vez de ser nombrados directamente por el presidente.

Ahora ve