Los homicidios disminuyen más de la mitad en Ciudad Juárez, de 2011 a 2012

La ciudad fronteriza del norte de México tuvo 750 casos el año pasado frente a los 2,086 homicidios que fueron registrados en 2011
  • A+A-
Autor: Nick Valencia y Arturo Chacon
(CNN) -

Ciudad Juárez, ubicada al norte de México y tristemente conocida por los relatos de asesinatos sin resolver y tiroteos entre grupos delictivos, registró un importante descenso de los homicidios, pues pasó de 2,086 ocurridos en 2011, a 750 casos el año anterior.

Las estadísticas de la Procuraduría General del Estado de Chihuahua indican que Ciudad Juárez terminó 2012 con el menor número de homicidios que se haya visto en esa localidad fronteriza con Estados Unidos donde desde hace cinco años la violencia fue aumentando.

Las opiniones difieren sobre por qué la tasa de homicidios ha bajado tan rápido, pero una cosa es clara: Juárez es ahora una ciudad donde los residentes vuelven a sentirse lo suficientemente seguros para caminar por las calles y salir con relativa seguridad.

"No hay ningún superhombre, o una persona que hizo todos los cambios", dijo Arturo Valenzuela, director de la oficina de Seguridad Pública en Juárez. "Fue un proceso multifuncional".

Entre 2007 y 2011 más de 9,000 personas murieron, con un 2010 que fue el año con el récord de 3,116 homicidios, se registraron un promedio de ocho muertes violentas por día, según cifras dadas a conocer por la oficina del fiscal general.

Ningún factor es el responsable de la restauración de relativa tranquilidad, pero fue clave que por primera vez había un trabajo en equipo y la coordinación entre la policía local y las organizaciones de la sociedad civil, dijo Valenzuela.

"Los actores también han sido líderes de la policía local y los políticos", dijo, refiriéndose a las administraciones del nuevo gobierno que llegó al poder durante este período. En 2010, el alcalde Héctor Murguía tomó las riendas, sucediendo a José Reyes Ferriz, y el estado de Chihuahua también tiene un nuevo gobernador.

El retiro durante 2011 de los agentes federales —a menudo acusados de corrupción— también trajo una relativa calma a Juárez, dijo Valenzuela. Al mismo tiempo, la policía municipal recibió un mejor equipamiento y salarios bajo el nuevo jefe de la policía, Julián Leyzaola.

La disminución de la violencia se refleja en el crecimiento económico de la ciudad, dijo Murguía.

Al menos tres nuevas escuelas secundarias e instalaciones deportivas fueron inauguradas en 2012, y cientos de negocios —incluyendo restaurantes, clubes nocturnos y tiendas de comestibles— volvieron a abrir en la ciudad, dijo Murguía.

El crecimiento se vio complementado con fondos asignados por el gobierno del expresidente mexicano Felipe Calderón, dijo.

Murguía atribuye a la ley, a los especialistas en seguridad y a "nadie más" de los cambios en Juárez.

Pero el sentimiento entre muchos habitantes es más cínico. Dicen que la sangrienta guerra entre el Cartel de Sinaloa y el Cártel de Juárez, responsable de la violencia, ha sido ganada por los sinaloenses, encabezados por el capo mundial de las drogas más buscado, Joaquín El Chapo Guzmán.

El fiscal del estado de Chihuahua, Jorge González Nicolás, difiere de este punto de vista, pues afirma que el factor más importante en 2012 fue la detención de los jefes de grupos criminales locales, entre ellos El Diego, jefe del grupo delictivo La Línea, el brazo armado del Cártel de Juárez.

Desde octubre de 2010, hubo al menos 4,000 detenciones, incluyendo los arrestos de 250 secuestradores y 200 extorsionadores, así como la incautación de 2,500 armas de fuego, dijo González.

Los avances realizados para mejorar la seguridad en Juárez son notables, pero la tasa de homicidios en la ciudad sigue siendo el doble de lo que era hace cinco años.

En 2007, hubo un promedio de 0.82 asesinatos por día. En 2012, hubo dos asesinatos por día, según la oficina del fiscal general.

Ahora ve