"México no necesita más reformas estructurales", dice el líder de Morena

El dirigente del movimiento, que busca convertirse en partido, afirma que propuestas como las del Pacto por México han generado más pobreza
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

El Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se opone a las llamadas "reformas estructurales" que se incluyen en el Pacto por México —impulsadas por los tres principales partidos del país— por considerar que perjudicarán a la población aumentando los impuestos, disminuyendo los derechos de los trabajadores y privatizando los recursos públicos.

"México no necesita más reformas estructurales, necesita reformas para el bienestar social. México ya sufrió bastante con las llamadas reformas estructurales, llevamos 30 años de reformas estructurales, entre comillas, y tenemos más desigualdad, tenemos más pobreza", dice en entrevista Martí Batres, dirigente del movimiento que busca convertirse en un nuevo partido.

Exmilitante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) —al que renunció en noviembre pasado—, Batres describe las reformas energética y fiscal contempladas en el Pacto por México como "un atraco" para el país.

A su juicio, esas iniciativas intentan privatizar los recursos petroleros y cobrar más impuestos a los ciudadanos en vez de hacerlo con las grandes empresas.

Por el contrario, el PRD y los otros dos firmantes del pacto, los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN), afirman que esas medidas —que aún no se discuten en el Congreso— son necesarias para elevar el crecimiento económico y los ingresos públicos.

Frente a esas iniciativas, Morena defiende su propia plataforma política. Entre otras acciones, el movimiento propone una reforma "de la austeridad republicana" con la que disminuyan los sueldos de los altos funcionarios y el gasto gubernamental, una reforma para universalizar la seguridad social, así como construir más refinerías para explotar el petróleo y generar empleos.

"Morena es la fuerza que está cuestionando al PRI y al PAN. Morena es el vector del cambio en México, Morena es la fuerza que está cuestionando el Pacto por México", dice Batres.

Contra el PRI y el PAN

Morena busca ser "la verdadera oposición al régimen", señala su dirigente. Para ello intentará debatir con el PRI y el PAN, los partidos que han alternado en la presidencia de 1929 a la fecha.

Batres evita referirse al PRD y a las críticas de algunos de sus excompañeros de partido, que recientemente lo han tachado de "radical" por oponerse al Pacto por México.

"Nuestros adversarios son el PRI y el PAN, los que han tomado las grandes decisiones para afectar a México son el PRI y el PAN. (…) Ellos son los responsables, no nos vamos a distraer. Imagínate, yo poniéndome a debatir por otro lado cuando ahí está el problema de la nación, con ellos son con los que queremos debatir", dice.

Morena y la izquierda

El camino de Morena para constituirse en partido comenzó en septiembre, cuando Andrés Manuel López Obrador anunció su separación del bloque que lo postuló a la presidencia en 2006 y 2012, formado por el PRD, el Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (antes llamado Convergencia).

La noticia causó polémica en la izquierda y ha llevado a varios líderes perredistas —entre ellos el excandidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas y el exjefe de gobierno Marcelo Ebrard— a hacer llamados para que los partidos de la coalición se mantengan unidos y Morena se les sume si consigue su registro.

Al respecto, Batres rechaza que la aparición de otro partido vaya a dividir a la izquierda.

"Al contrario. El nacimiento de Morena fortalece a la izquierda, porque Morena tiene una gran capacidad de convocatoria, una convocatoria ciudadana muy fuerte que se ha manifestado de muchas maneras. Por ejemplo, las votaciones más altas en la historia de la izquierda son las que ha tenido Andrés Manuel López Obrador", dice.

En las dos contiendas en las que participó, López Obrador quedó en el segundo lugar con el 35.31% y el 31.64% de los votos, respectivamente.

Batres reconoce la importancia de López Obrador dentro de Morena, pero niega que desde ahora esté decidido que sería el candidato del movimiento en caso de que este pueda competir en las presidenciales de 2018. Acerca de una posible futura alianza con el PRD, el dirigente también opta por no adelantar definiciones.

"Vamos a analizar lo que dice la ley, pero nosotros tenemos el deber de consolidar Morena y de obtener el registro en las elecciones del 2015 (cuando se renovará la Cámara de Diputados). Entonces, ya en su momento vamos a analizar lo que dice la ley y vamos a diseñar nuestra estrategia", dice.

Batres ha sido militante de izquierda desde hace más de 20 años. En 2011 fue cesado en el gobierno de Ebrard como secretario de Desarrollo Social por criticar que el entonces funcionario asistiera en 2011 a un mensaje del expresidente Felipe Calderón con motivo de su Informe de gobierno.

Ha sido diputado federal, presidente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y líder en la Cámara de Diputados del grupo parlamentario del PRD, partido del que fue miembro fundador en 1989. Tras renunciar al perredismo en noviembre pasado, asumió la dirigencia de Morena, una asociación civil constituida en 2011 con apoyo de López Obrador.

Ahora ve
No te pierdas