México "da la bienvenida" al nuevo intento de reforma inmigratoria en EU

Las medidas inmigratorias anunciadas por Barack Obama fueron recibidas con elogios y escepticismo al sur del Río Bravo
/
CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) -

El nuevo impulso en Estados Unidos por alcanzar una reforma inmigratoria fue recibido con elogios, pero también escepticismo, al sur de la frontera estadounidense.

La Secretaría de Relaciones Exteriores de México informó el martes que da la “bienvenida a los principios que han sido planteados” por el presidente Barack Obama para una reforma inmigratoria y a la propuesta presentada el lunes por un grupo bipartidista de senadores.

Una legisladora mexicana dijo a CNN en Español que los políticos estadounidenses estaban proponiendo un plan que ayudaría a millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, de quienes casi el 69% son mexicanos según estimaciones del gobierno.

“Es una reforma real” y un paso significativo, dijo la senadora Marcela Guerra, del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI).

El gobierno mexicano no se ha pronunciado sobre detalles específicos de la propuesta hecha esta semana por ocho senadores estadounidenses, un plan que podría dar a los inmigrantes indocumentados un estatus legal inmediato pero provisional para vivir y trabajar en Estados Unidos, y eventualmente permitirles aplicar para una tarjeta de residencia.

Existe un estimado de que hay 6.8 millones de inmigrantes indocumentados de México viviendo en Estados Unidos que podrían beneficiarse de este cambio en el sistema inmigratorio. Esta es una estadística que no pasa desapercibida para las autoridades mexicanas, quienes han pedido cambios en el rubro durante años.

En comunicados oficiales y discursos públicos, funcionarios mexicanos se han pronunciado en contra de la selectividad racial que, dijeron, sería impulsada por las leyes estatales de inmigración y han pedido modificaciones a las leyes federales para sacar de las sombras a millones de inmigrantes indocumentados.

“Al fin EU toma nota”

La posibilidad de una reforma inmigratoria en Estados Unidos ha ocupado los titulares de los principales diarios en México durante esta semana.

En la ciudad de Atlixco, en el centro del país, donde muchos residentes tienen familiares viviendo en Estados Unidos, las propuestas de cambio a las políticas de inmigración estadounidenses fueron recibidas como un cambio positivo.

“Son buenas noticias”, dijo René Velásquez, quien vio por televisión el anuncio del presidente Obama este martes. “Al fin el gobierno estadounidense está tomando nota de este problema tan importante para su país y el nuestro”.

Eduardo Palacios, quien vino de Atlixco y administra una pizzería en Estados Unidos tras haber trabajado como inmigrante, está feliz por el cambio que podría venir. “Me alegro, los inmigrantes podrían arreglar sus documentos, porque muchos mueren en la frontera o sufren mucho”, dijo.

En la capital mexicana el nuevo impulso inmigratorio fue recibido con escepticismo por algunos. “Es posiblemente una pérdida de tiempo. No veo que esto suceda”, dijo Luis González, un contador. “No hay compasión y necesitamos trabajar mucho más diplomáticamente”.

Nancy Pérez, directora de la organización defensora de los derechos de los inmigrantes Sin Fronteras, advirtió sobre las altas expectativas de una reforma basada en los comentarios recientes de los políticos estadounidenses.

“Estos son los primeros pasos”, dijo, añadiendo que el gobierno hablará mucho más. “Encontramos contradicciones en la voluntad expresada públicamente y las acciones concretas del gobierno”, detalló, destacando que las deportaciones en Estados Unidos han aumentado en años recientes.

La Cancillería mexicana destacó el martes que el impulso en materia inmigratoria parecía estar ganando fuerza. “La prioridad de proteger los derechos de los individuos, sin importar su estatus migratorio, ha sido adecuadamente incluido en el centro de este debate”, señaló la dependencia en un comunicado.

Aunque reconoció que el tema corresponde a la política interna estadounidense, la Cancillería destacó que atañe a millones que viven en México y otros países.

El gobierno mexicano ha insistido en cambios a las leyes de inmigración estadounidense en varias ocasiones en el pasado.

En años recientes, México presentó recursos como “amigo de la corte”, en contra de las leyes estatales como las de Arizona y Alabama, bajo el argumento de son violatorias de los derechos humanos.

El gobierno mexicano también ha condenado abiertamente lo que considera un “uso desproporcionado de la fuerza letal en el ejercicio de las funciones de control inmigratoria” por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza.

Con información de Rey Rodríguez y Catherine Shoichet.

Ahora ve
No te pierdas