"Quedan preguntas en el aire", dicen analistas sobre peritaje en Pemex

La paraestatal debe romper con una historia desconfianza, dicen especialistas entrevistados por Carmen Aristegui en CNN en Español
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

La paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene que explicar de una manera más clara y abrir la investigación sobre la explosión del 31 de enero que causó 37 muertes en sus oficinas a otras agencias para romper con una historia de incredulidad y desconfianza que tiene la sociedad mexicana en las instituciones nacionales, señalaron especialistas.

Durante una entrevista con Carmen Aristegui en CNN en Español, Lorenzo Meyer, investigador del Colegio de México y  Alejandra Xanic Von Bertrab, periodista colaboradora del New York Times, afirmaron que la paraestatal Pemex debe dar la información necesaria para acabar con la incredulidad sobre el accidente.

Este lunes por la noche, Jesús Murillo Karam, titular de la Procuraduría General de la República (PGR) afirmó en conferencia de prensa que la explosión en los sótanos del edificio B-2 del complejo administrativo de Pemex se debió a una acumulación de gas y no ha explosivos, ni fuego. “Pensamos que puede ser gas metano, que hizo contacto con alguna chispa”, dijo el funcionario.

“Si el procurador dice que es gas metano, debe decir de dónde salió y hacerlo más explicito”, dijo Lorenzo Meyer. “(La información) Suena muy preliminar y quedan en el aire las principales preguntas sin responder. Hay que esperar más tiempo y a que haya otras instancias, además de la PGR y de los técnicos de Pemex, que ofrezcan más información confiable para corroborar los datos, coincidió Alejandra Xanic.

 “El reto para ellos (Pemex), es que nos expliquen bien para romper con una historia de incredulidad, que no solo es de Pemex sino de todo el gobierno, que tiene la sociedad mexicana, y tiene razón en tenerla”, criticó Lorenzo Meyer.

Además Meyer aseguró que la tarea de la empresa es más importante ya que la explosión se da en un momento donde los ojos de la sociedad están puestos en el petróleo debido a “este intento del  gobierno del presidente Enrique Peña de presentar una serie de grandes políticas, no bien definidas, para lograr una reforma energética”.

“Esta explosión tuvo particular relevancia porque Pemex estuvo en el centro de la controversia nacional por el petróleo y porque llamó la atención que se diera en el edificio mismo donde se administra la empresa, por ello se pensó en un auto sabotaje”, dijo Meyer.

Por su parte, Alejandra Xanic afirmó que no es la primera vez que ocurren este tipo de accidentes en Pemex que no han sido manejados por responsabilidad por la paraestatal.

El 22 de abril de 1992 en el barrio céntrico de Analco en Guadalajara, Jalisco, una explosión en el sistema de alcantarillado causó la muerte de 210 personas y alrededor de 15,000 familias fueron desplazadas.

“Fue un caso que quedó sin resolver, todavía hay sombras sobre qué originó las explosiones y pareció que la institución fue incapaz de aprender de su negligencia y de sus errores cometidos. México es bastante distinto de hace 20 años, pero seguimos con este fantasma de la seguridad y de la impunidad”, repuntó Xanic.

Pemex tiene que ser una institución empática y responsable con las víctimas y con el sufrimiento que ha causado a sus familias, afirmó.

Ahora ve