"Ninguna familia quedaría conforme con recibir sólo las cenizas", familiar

Una familia recogió erróneamente un cuerpo en la PGR y, tras admitir su equivocación, lo devolvió ya cremado a los verdaderos deudos
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

Los familiares de María Canales, una de las 37 víctimas de la reciente explosión en Petróleos Mexicanos (Pemex), recuperaron sus restos cinco días después del siniestro y luego de que las autoridades erróneamente entregaron el cuerpo a otra familia que decidió cremarlo.

El incidente fue reconocido la noche del lunes por el gobierno de México. En rueda de prensa, el procurador Jesús Murillo Karam dijo entonces que se había registrado “una confusión” con la entrega de dos cadáveres en las instalaciones del Centro Médico Forense (Cemefo) de la Procuraduría General de la Republica (PGR). 

“Alguno de los familiares identificó un cadáver que no era el que correspondía, en este momento ya se identificó cuál es cuál”, señaló el funcionario. 

Uno de los cuerpos era el de María Canales, una mujer de 49 años que trabajaba en labores administrativas en el complejo de la Torre de Pemex. Las autoridades no han revelado a qué víctima pertenecía el otro.

La tarde de este martes, Alan Carmona Canales, hijo de María Canales, anunció que sus familiares ya tienen los restos de su madre.

Ante medios reunidos afuera de las instalaciones de Pemex, en el centro-poniente de la Ciudad de México, Carmona señaló que la familia a la que el cuerpo fue entregado por error admitió la confusión y devolvió el cadáver, aunque ya después de haberlo cremado. 

“Estuve en contacto con ellos el día de hoy en la madrugada, estuvimos realizando los trámites correspondientes para aclarar esta situación”, dijo el joven de 23 años. 

Según Carmona, la equivocación ocurrió la madrugada del viernes, cuando la otra familia —cuyo nombre no quiso dar a conocer— acudió al Cemefo, afirmó haber reconocido un cuerpo y lo reclamó como suyo. Los Carmona Canales recibieron el sábado otro cadáver, pero al no identificarlo como el de María Canales, lo dejaron en el lugar.

Entonces, Carmona y sus familiares comenzaron a buscar los restos de su madre, una tarea en la que se mantuvieron hasta este lunes.

Los resultados de pruebas dactilares y de ADN que se habían realizado al cuerpo de María Canales confirmaron que éste había sido entregado erróneamente. 

Así, según Carmona, luego de “un largo proceso” la otra familia admitió la equivocación, lo regresó a los Carmona Canales y, tras acudir nuevamente al Cemefo, recobró los restos de su propia víctima.

Acompañado de tíos y otros familiares, Carmona declaró sentirse “indignado”, acusó un presunto caso de “negligencia médica” de parte de la PGR y criticó el “error humano” de quienes se llevaron el cadáver de su madre. Hasta ahora no ha decidido si presentará denuncias o no.

“Ninguna familia quedaría conforme con recibir solo las cenizas. ¿A quién le lloramos, de quién nos despedimos, cómo vivimos ese proceso de duelo?”, dijo. 

“Ya cumplí el objetivo, que fue encontrar a mi madre, cumplí el objetivo de reclamar a las autoridades una respuesta. Ya se me dio, solo les falta tomar las medidas correspondientes… Me toca vivir el duelo, el duelo que vive cada familia, cada ser humano al tener una persona fallecida”, señaló el joven, quien aseguró que no volverá a hablar ante medios.

El caso se da a conocer cinco días después del estallido en el edificio B-2 de la Torre de Pemex, que las autoridades atribuyen a una acumulación de gas en el subsótano del inmueble. Hasta ahora no se ha informado por qué el gas se acumuló en esa zona.

La explosión causó la muerte de 37 personas, la mayoría empleados de Pemex y de la empresa Copicosa, que da mantenimiento a la paraestatal. De los 120 heridos, cerca de 30 siguen en el hospital

Ahora ve
No te pierdas