Autoridades y estudiantes de la UNAM paran diálogos tras actos vandálicos

Ambas partes suspendieron las negociaciones luego de que los alumnos no lograran revocar la expulsión de seis estudiantes
  • A+A-
| Otra fuente: CNNMéxico

Las autoridades y estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), suspendieron las negociaciones luego de que los jóvenes no lograran revocar la expulsión de seis estudiantes que presuntamente participaron en hechos violentos.

En la reunión de este martes, que duró aproximadamente cinco horas, la directora general del CCH, Lucía Muñoz Corona, propuso a los alumnos retirar las denuncias interpuestas por la UNAM en contra de los seis estudiantes involucrados en los actos vandálicos del 1 de febrero en el CCH Naucalpan, ubicado en el Estado de México.

Muñoz Corona también planteó la posibilidad de gestionar el retiro de las denuncias por agresión presentadas por trabajadores del CCH, de acuerdo con un reporte de la agencia Notimex. 

Al no lograr la reincorporación de los expulsados, los estudiantes se retiraron de  la mesa de negociación instalada en el campus de Ciudad Universitaria, al sur de la Ciudad de México. Los alumnos y  directivos acordaron reanudar el diálogo este jueves. 

Lucía Muñoz calificó de “inaceptable” el rechazo "sin ningún argumento" de los jóvenes a dialogar, pese a que se les han enviado invitaciones por escrito y han propuesto firmar todos los compromisos y propuestas, según un comunicado emitido este martes por la UNAM.

Los jóvenes sostienen que no entregarán las instalaciones de la dirección general del CCH hasta que las autoridades universitarias se comprometan a revocar la expulsión de los seis estudiantes. Además exigen que el director del plantel Naucalpan, Benjamín Barajas Sánchez, asista a las mesas de diálogo en torno a los hechos violentos del 1 y 6 de febrero. 

En tanto, el Consejo Técnico del CCH determinó ampliar la consulta a su reforma de planes de estudio hasta el 30 de noviembre y que sea revisado el documento base de 12 puntos que el órgano integró "desde hace algunos meses".

El documento "será estudiado por la comunidad en foros de consulta en los que podrán participar todos los sectores. Una vez incorporadas las observaciones, se pondrán a la consideración de los órganos colegiados", indicó la UNAM en un comunicado.

El conflicto del 1 de febrero, día desde el que los directivos de la UNAM no han podido ingresar a sus oficinas, ocurrió cuando se realizaba una asamblea estudiantil al interior del CCH Naucalpan en la que un grupo de alumnos discutía su oposición a una reforma a su programa de estudios conocida como “los 12 puntos” que se discute en el Consejo Técnico del CCH de la UNAM.

Los estudiantes afirman que, mientras se realizaba la asamblea, grupos de interés conocidos como porros —integrados por estudiantes y jóvenes externos— aprovecharon el momento para realizar sus tácticas de desmanes y se vieron involucrados los seis estudiantes expulsados: José Luis Ramírez, Irene Pérez, Jessica García, Luis Hugo Arratia, Stevens Fernández y Aland Rodríguez.

Trabajadores administrativos del plantel reportaron que recibieron agresiones por esos seis jóvenes identificados, por lo que presentaron denuncias penales en su contra, y las autoridades universitarias determinaron su expulsión temporal, en tanto el Tribunal Universitario revisa el caso.

Además, se les acusa de haber participado en una violenta toma de instalaciones del CCH Naucalpan del 5 de febrero, motivo por el cual dos días después un grupo de presuntos estudiantes —que llevaban los rostros cubiertos— tomaron violentamente las oficinas centrales del bachillerato.

Ahora ve