Benedicto XVI queda en deuda, dicen exlegionarios de Cristo

Alberto Athié y José Barba esperaban que Benedicto XVI hubiera tomado 'decisiones tajantes' sobre los casos de pederastia en México
Jose Barba Alberto Athie ex legionarios
EFE-Jose-Barba-Alberto-Athie-ex-legionarios  Jose Barba Alberto Athie ex legionarios
| Otra fuente: 1

El papa Benedicto XVI renunció al liderazgo de la Iglesia católica sin asumir su responsabilidad y ofrecer perdón por los casos de pederastia cometidos por Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, lamentaron los exintegrantes de esa congregación.

“Él (Benedicto XVI) fue protagonista y actor durante muchos años del encubrimiento de muchísimos casos de abusos de niños y niñas, de los que ya sabemos que la Iglesia sabía, que él sabía, que tenía la información y que no actuó, que dejó pasar y que incluso permitió que se siguieran cometiendo esos abusos”, dijo en entrevista Alberto Athié.

Athié advirtió que cuando Benedicto XVI ofreció perdón por los casos de pederastia dentro de la Iglesia, lo hizo de manera genérica, nunca en México, “no fue un perdón personal, de su responsabilidad”.

Un abogado del Vaticano dijo a CNN que bajo la dirección del papa Benedicto XVI la iglesia a hecho más para tratar el tema de abuso sexual más que en ningún otro momento; sin embargo, reconoce que hay mucho por hacer.

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), cardenal José Francisco Robles, dijo en conferencia de prensa este lunes que Benedicto XVI actuó "a fondo en los temas cruciales, problemáticos de la Iglesia", entre ellos el caso de los Legionarios. 

Pero el exlegionario José Barba, quien fue víctima de abuso, tampoco concuerda.

"El Papa, en lugar de haber cortado por lo sano en estas instituciones (los Legionarios), hizo un acto sí de prudencia, porque si hubiera tomado una decisión tajante habría tenido cientos y cientos de demandas legítimas por parte de familiares de los Legionarios cuestionando a la Iglesia por echarlos cuando la Iglesia misma lo permitió", criticó el también profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

El 11 de junio de 2010, al oficiar una misa en la Basílica de San Pedro, el Papa pidió perdón por los casos de abuso sexual en la Iglesia. Casi un mes después, el Vaticano anunció un endurecimiento de sus leyes contra sacerdotes involucrados en caso de pederastia.

El fundador de los Legionarios fue acusado por algunos exseminaristas de abusos sexuales que se remontan a la década de 1940 y 1950, cuando algunos tenían 10 años. 

El caso de Maciel

Athié y Barba han documentado y denunciado ante el Vaticano casos de pederastia cometidos en México por el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel. Durante la visita de Benedicto XVI a México en 2012, presentaron el libro La voluntad de no saber, que escribieron en coautoría con Fernando González.

La congregación pidió perdón en 2010 por los abusos sexuales cometidos por su fundador y admitieron que el sacerdote tuvo una hija producto "de una relación prolongada y estable con una mujer" y la existencia de otras dos personas que afirman también ser hijos suyos.

En 2006, el papa Benedicto XVI ordenó a Maciel “llevar una vida reservada de oración y penitencia, alejado de todo ministerio público”. Dos años después, el fundador de los Legionarios murió a los 87 años, sin haber pedido perdón, tal y como reclamaban sus víctimas.

Además, Benedicto XVI instruyó en 2009 a cinco obispos investigar a la congregación de los Legionarios de Cristo. Durante ocho meses, los obispos comisionados inspeccionaron 120 comunidades de los legionarios y revisaron los estados financieros de la congregación.

Una investigación del diario español El Mundo reveló que los bienes de los Legionarios de Cristo ascendían a 1,500 sociedades patrimoniales, 400 sociedades operativas, 22,000 personas contratadas y 7,000 de tiempo parcial. Su alcance económico se cifraba en unos 20,500 millones de euros.

Maciel fundó los Legionarios de Cristo en México en 1941. Hoy cuenta con 900 sacerdotes y 3,000 seminaristas en 18 países.

Es uno de los grupos religiosos más influyentes de la Iglesia en México por sus relaciones con políticos y empresarios, y la fundación de escuelas como el Instituto Cumbres, colegio Irlandés y Oxford, así como la Universidad Anáhuac, en México.

“Los comportamientos inmorales de Maciel se configuran, a veces, como verdaderos delitos y manifiestan una vida carente de escrúpulos y de genuino sentimiento religioso”, concluyeron los obispos.

En 2010, Benedicto XVI le encomendó al arzobispo italiano Velasio de Paolis, hacerse cargo de la refundación de la congregación.

Athié calificó como “ambiguas” las acciones que llevó a cabo el Papa respecto a los Legionarios y a su fundador.

Barba consideró que estos “avances” en la investigación de los Legionarios se realizaron “arrastrando los pies solo cuando hubo casos gravísimos en Irlanda, en Bélgica y Alemania y para calmar el vocerío internacional”.

El exlegionario recriminó a Benedicto XVI no haber hablado con claridad en su momento de los motivos que llevaron a pedir a Maciel retirarse a una vida de oración y penitencia.

Un problema que viene ‘de tiempo atrás’

En Irlanda, las víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes pidieron una indemnización a la Santa Sede, pero recibieron una carta de disculpas del Sumo Pontífice en la que pedía orar por sus sacerdotes.

Un reporte respaldado por el gobierno irlandés encontró que la Arquidiócesis de Dublín y otras autoridades de la Iglesia católica en Irlanda encubrieron el abuso de niños por sacerdotes desde 1975 hasta 2004. El informe encontró que el abuso sexual infantil se dio de forma generalizada.

“El problema que tiene el Papa viene de mucho tiempo atrás, es una cantidad de desgaste en el catolicismo internacional en gran parte debido a la pederastia, pero no solo a la pederastia, sería mucho  reducirlo a eso, la pederastia ha sido un detonante”, indicó Barba.

“Una cosa pudo haber sido muy importante, un liderazgo de transparencia. En la Iglesia ha habido muchas sombras, mucho ocultamiento, porque cuando la Iglesia calla, posterga, y luego tiene que explicar no el problema, sino las razones de su silencio y siento que ellos manejan a la sociedad como una fiera, le van soltando pedacitos de carne, pedacitos de información, pero no toman la iniciativa para resolver el problema”, agregó el también profesor en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).

El periodista especializado en información religiosa y analista para el diario español El País, Juan G.Bedoya, dijo el año pasado a CNNMéxico que el Papa agotó su capital político con los grupos de poder en el Vaticano, al emprender la lucha contra la pederastia y la corrupción financiera.

Los exlegionarios Athié y Barba mostraron poco optimismo con la llegada de un nuevo papa, respecto a alcanzar una justicia plena y satisfactoria en torno a los responsables y cómplices en los casos de pederastia.

“Yo no tengo mucha esperanza de que esto se modifique, tendría que haber una especie de mutación como se hace en la ciencia, en lugar de evolución, para que esto pueda cambiar”, opinó Barba.

Advirtió que los cardenales que se encargarán de elegir al nuevo papa fueron nombrados por Juan Pablo II y Benedicto XVI.

Athié por su parte, consideró que para “dar vuelta a esta página de la historia”, es necesario un papa con “un verdadero” liderazgo evangélico, no de equilibrio institucional ni de imágenes que estuviera dispuesto a asumir la responsabilidad e investigar a fondo.

Ahora ve
No te pierdas