El Senado revisará la Ley de Amparo "sin presiones", dicen sus líderes

Los líderes de PRI, PAN y PRD dijeron que analizarán detenidamente la reforma ya avalada por los diputados, que ha molestado a las empresas
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

El Senado mexicano revisará “sin presiones” la reforma a la Ley de Amparo, que fue aprobada el martes por la Cámara de Diputados y ha causado molestia entre organismos empresariales, dijeron este jueves los líderes de las principales bancadas de la Cámara alta. 

La reforma, turnada a comisiones para su análisis, ha generado polémica porque limita la capacidad de las empresas de pedir a un juez que suspenda un acto de autoridad que consideren arbitrario.

Antes de la sesión del pleno, el coordinador de la bancada del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Emilio Gamboa Patrón, dijo a periodistas que los senadores estudiarán con calma el documento.

“Es muy temprano para decir si vamos a hacer modificaciones o no”, señaló. “Vamos a ver los tiempos que requieran los senadores y las senadoras. Nadie nos va a presionar, si es rápido o se va a tardar”.

La declaración ocurre pocos días después de que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), organismo líder del sector privado, rechazara algunos aspectos de la reforma al amparo argumentando que puede causar la quiebra de empresas y, con ello, afectar la economía. 

“Todos los grupos de interés pondrán mucha atención en este asunto. Nosotros escucharemos a quien tenga algo que decir”, dijo a CNNMéxico el perredista Manuel Camacho Solís, secretario de la Comisión de Justicia del Senado, una de las encargadas de dictaminar la minuta avalada por los diputados.

Al respecto, Gamboa también afirmó estar dispuesto a reunirse con empresarios para discutir el tema.

“Vamos a analizar cuáles fueron las modificaciones que hicieron en la Cámara de Diputados. Vamos a revisar con mucho cuidado, y como siempre, vamos a actuar con responsabilidad. Aquí no hay plazos fatales ni tiempos. Estas cosas se tienen que estudiar, se tienen que analizar con mucha calma”, señaló a medios Ernesto Cordero, líder de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN).

La reforma al amparo fue aprobada por el Senado en 2011, cuando estaba en funciones la anterior Legislatura (2009-2012). Ya en la Legislatura actual (2012-2015) fue avalada por los diputados, pero debido a que se le hicieron cambios, debe someterse a otra revisión en la Cámara alta. 

Entre otros puntos, la reforma establece que los efectos de un amparo beneficiarán no solo a quien lo promueve sino a otros posibles afectados y que los ciudadanos podrán utilizarlo para reclamar la protección de derechos contenidos en tratados internacionales.

Tales aspectos generan consenso entre los partidos, a diferencia de los relativos a las empresas.

Los diputados del PRI, que impulsaron esos apartados, afirman que su objetivo es frenar “abusos” en el uso del amparo por parte del sector privado. En contraste, las bancadas del PAN y del Partido de la Revolución Democrática (PRD) consideraron que esa medida otorga un poder excesivo al gobierno.

Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD, dijo este jueves a medios que una posibilidad consiste en que el Senado apruebe la reforma como está, pero inmediatamente después discuta y apruebe otra iniciativa que complemente los cambios para evitar perjudicar a la iniciativa privada.

La reforma indica que cuando una empresa concesionaria de bienes del Estado —como el espectro radioeléctrico, el suelo o la operación de algunos servicios— se ampare contra actos de autoridad que considere lesivos, no podrá solicitar que esos actos dejen de aplicarse mientras se resuelve todo el litigio.

Barbosa señaló que para evitar afectaciones puede imponerse un tiempo límite para la resolución de casos.

“No estamos de acuerdo en que sea un desequilibrio en el acceso a la justicia. Por tanto, en un plazo no mayor a tres meses debe resolverse todo juicio de amparo para que no agraviemos a los interesados, que puede ser cualquier persona física, cualquier persona moral que haya sido afectada por un acto de autoridad”, dijo.

Si los senadores vuelven a modificar la reforma, esta regresará a la Cámara de Diputados para que sus integrantes decidan si aceptan los cambios o no. De no hacerlo, pueden enviar a promulgar todos los puntos en los que ambas cámaras están de acuerdo y dejar sin publicar aquellos en los que no hay consenso.

Ahora ve
No te pierdas