Tabasco enfrenta un "desfalco" del gobierno anterior, acusa el gobernador

Arturo Núñez denunció que la pasada administración dejó irregularidades por más de 17,000 millones de pesos, lo que compromete a su gobierno
| Otra fuente: CNNMéxico

El nuevo gobierno de Tabasco denunció un “desfalco” a las finanzas del estado presuntamente cometido durante la administración anterior, luego de que en diversas auditorías se detectara una deuda de 17,737 millones de pesos, casi la mitad del presupuesto para este año.

Un informe, presentado por el gobernador Arturo Núñez este jueves, sobre las cuentas que entregó el gobierno anterior, encabezado por Andrés Granier Melo, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), reporta desvíos de recursos y gastos de los que no hay comprobantes, entre otras irregularidades.

“Es indiscutible que la indisciplina presupuestal, la mala administración, la falta de previsión y controles, aunados a la grave y generalizada corrupción de las estructuras de gobierno, son responsables en alto grado de la actual situación”, señaló Núñez en conferencia de prensa.

El gobernador dijo que el faltante “más grave” es el del sistema de salud del estado que asciende a 1,900 millones, recursos enviados por el gobierno federal pero que el gobierno anterior no canalizó a los hospitales públicos, según el mandatario.

“Eso explica, en buena medida, la terrible crisis que se vivió en diciembre pasado, cuando los directores de los principales hospitales de Tabasco se proclamaron en emergencia médica”, dijo este viernes el gobernador Núñez en una entrevista con MVS Noticias.

Muchos comprobantes de gasto fueron "robados" cuando un vehículo los transportaba en 2012, según una denuncia del gobierno de Granier, por lo que la actual administración no tiene un respaldo para rastrear el destino de 1,301 millones de pesos.

Además, el Sistema Informático de Gestión Presupuestaria, creado por el gobierno anterior, fue “manipulado y modificado para que en forma automática no fuese operativo hasta el 31 de diciembre de 2012”, fecha en que concluyó la administración de Granier Melo.

Ante las acusaciones contra Granier, la dirigencia del PRI en Tabasco dijo que se deben presentar las denuncias ante las autoridades por dichas irregularidades, pues aseguró que no se protegerá a quienes han “abusado del poder”.

El líder del PRI, Francisco Herrera León, dijo en un comunicado que el gobernador Núñez ha comparecido ante los medios de comunicación sobre las finanzas del estado como una estrategia política, antes de presentar denuncias ante las autoridades contra “quienes en el ejercicio del gobierno abusaron del poder”.

“No vemos cómo el hecho de seguir manejando en medios los señalamientos a la administración pasada pueda contribuir a que Tabasco salga adelante y se logre avanzar en lo fundamental, que es el desarrollo del estado”, dijo Herrera León.

El gobernador dijo que presentaba el informe de las finanzas del estado para que se pueda “dimensionar con certeza el tamaño del desfalco que sufrió la hacienda pública y la gravedad de la problemática que a causa de ello enfrentará Tabasco en los próximos años”.

Dudas en el destino de los recursos

El gobernador dijo que las irregularidades en la hacienda pública del estado pueden deberse a dos cosas: "O fue gasto político, o se lo robaron. O ambas cosas”, según declaró Núñez a la periodista Carmen Aristegui.

El gobierno estatal a través de su contraloría presentó denuncias ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, la Procuraduría General de la República, la Secretaría de la Función Pública y la Auditoría Superior de la Federación.

“Existen responsables, perfectamente identificados con nombre y apellido, de haber autorizado con su firma las transferencias de los recursos de las cuentas federales a otras cuentas de donde desaparecieron", dijo Núñez.

Las irregularidades, dijo el gobernador, no pudieron realizarse sin el conocimiento del exgobernador Granier. 

Sin embargo, dijo que por el momento no habrán de hacerse públicos los nombres de los posibles responsables, en tanto no se declare su culpabilidad en las instancias que recibieron las denuncias administrativas y penales.

Una reconstrucción del presupuesto

Núñez explicó que su gobierno tendrá que “replantear casi de manera total” el presupuesto para este año, que los diputados de Tabasco aprobaron por unos 36,000 millones de pesos, pero que el estado enfrenta una deuda de 42,000 millones de pesos, una diferencia que permite poco margen de actuación bajo el presupuesto actual.

“Existen rubros de gasto que absurda e inexplicablemente fueron dejados sin asignación alguna o bien con una cantidad insuficiente de recursos”, por lo que se habrá de negociar un nuevo presupuesto con los partidos del Congreso “para tratar de corregir los absurdos que contiene”.

Núñez, quien contendió como candidato de la coalición del Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, fue electo en las pasadas elecciones del 1 de julio, convirtiéndose en el primer mandatario emanado de un partido diferente al PRI en los últimos 83 años.

Militó en el PRI durante 40 años, hasta que en 2000 tuvo un alejamiento con ese partido cuando perdió la candidatura a la gubernatura. Sin embargo, reapareció en la arena política en 2006, ahora con el PRD y el movimiento del excandidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Fue senador de la República hasta 2012, cuando ganó la gubernatura con una diferencia de 81,000 votos frente al candidato priista Jesús Alí de la Torre.

Ahora ve
No te pierdas