Mancera, entre distinguirse de Ebrard y aclarar sus estrategias

El cuarto jefe de gobierno postulado por el PRD ha cambiado de estilo, pero sus prioridades y la ejecución de planes aún no son claras
El proyecto de gobierno de Miguel Ángel Mancera
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico

Miguel Ángel Mancera cumple este jueves sus primeros 100 días al frente del gobierno la Ciudad de México. Con él inició el cuarto gobierno de la izquierda en la capital del país desde 1997, antecedido por Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard, todos del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Durante sus primeras semanas en el cargo, Mancera ha dicho que está dispuesto a mantener una colaboración constante con el gobierno federal, encabezado por un partido distinto al que lo postuló en la ciudad, en temas como el combate a la inseguridad o la reforma educativa, en lo que es considerado como uno de sus primeros pasos para marcar distancia frente a sus antecesores.

También ha asistido a varios actos convocados por el presidente Enrique Peña Nieto, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y lo invitó a su toma de posesión. Aunque Peña Nieto no acudió a la ceremonia, envió en su representación al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.

El politólogo Gustavo López Montiel, profesor del Tecnológico de Monterrey, consideró que el objetivo de Mancera al mantenerse cerca del presidente es transmitir a la ciudadanía el mensaje de que colaborará con autoridades de todos los niveles, a diferencia de sus antecesores, que no participaban en actividades organizadas por la Presidencia de la República. 

Por separado, el analista Andrés Lajous calificó de errónea esa estrategia. Lajous interpreta este acercamiento como un apoyo a "todas las acciones del gobierno federal", señalando que antes debería evaluarlas y aprovechar su posición para cuestionar a Peña Nieto.

"No digo que sea eterno crítico, pero una buena parte del electorado del Distrito Federal votó por el PRD y votó por Mancera porque era una manera de reafirmar un espacio para la oposición frente al gobierno federal… Existe de entrada la posibilidad de que deje insatisfecha a buena parte del electorado del DF", dijo Lajous.

Otra diferencia entre Mancera y sus antecesores radica en que él no es militante del PRD. En las elecciones de julio, fue postulado por ese partido como candidato externo y, desde entonces, ha rechazado responder las preguntas de la prensa acerca de si se afiliará o no. 

El plan de Mancera 

Mancera ha señalado que su gobierno impulsará una reforma política para que la capital tenga su propia Constitución, al igual que las otras 31 entidades del país. En sus primeras semanas en el cargo se ha reunido con senadores en varias ocasiones para discutir el tema.

Ebrard también promovió la reforma política del DF, pero a diferencia de Mancera no lo hizo desde el inicio de su gobierno, sino a la mitad de su mandato.

En materia de desarrollo urbano, Mancera marcó otro contraste con sus antecesores al crear una Agencia de Gestión Urbana (AGU) cuya tarea será emitir y unificar los lineamientos para la construcción de obra pública. Cárdenas, López Obrador y Ebrard dejaron esa responsabilidad en dos dependencias: las secretarías de Obras y de Desarrollo Urbano.

En otras áreas, Mancera ha anunciado que dará continuidad a programas de sus antecesores, como los apoyos económicos a adultos mayores y el fomento al transporte público con la construcción de líneas de Metrobús.

En diciembre, en una medida interpretada como un intento por conformar un equipo incluyente, el exprocurador llamó a su gabinete a exfuncionarios relacionados con distintos grupos de la izquierda.

Como coordinador de Asuntos Internacionales del Distrito Federal nombró a Cuauhtémoc Cárdenas, fundador del PRD y líder de un sector de la izquierda, en tanto Carlos Navarrete, expresidente del Senado e integrante de la corriente perredista de Nueva Izquierda, fue designado al frente de la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo. Nueva Izquierda es la corriente a la que pertenece el actual dirigente del PRD, Jesús Zambrano.

Mancera también llamó a su equipo a excolaboradores de Ebrard, como Armando Ahued, que fue ratificado en la Secretaría de Salud, y Jesús Rodríguez Almeida, que de la procuraduría local pasó a la Secretaría de Seguridad Pública capitalina.

Los retos inmediatos

Los analistas consultados por CNNMéxico consideran que a pesar de que algunas políticas de Mancera buscan marcar una diferencia con los gobiernos de sus antecesores, hasta ahora no han dejado claro cuáles serán las principales metas de su gobierno.

"No presentó desde el principio o no queda claro cuál es la agenda legislativa del jefe de gobierno. En la Asamblea (Legislativa del Distrito Federal) pueden llegar iniciativas, pero no tenemos claro hacia dónde va o a qué le va a dar prioridad", dijo Lajous.

En contraste, agregó, está el caso de Peña Nieto a nivel federal. Según Lajous, en sus primeros 100 días de mandato —que se cumplieron el domingo pasado— el presidente ha anunciado cuáles serán las principales reformas que buscará concretar y en qué plazos tratará de hacerlo.

López Montiel coincidió en que Mancera no ha conseguido informar cuáles son sus prioridades, por lo que en estas semanas la atención pública no se ha centrado en esos temas sino en problemas coyunturales.

"No se ve en su estilo un jefe de gobierno que parezca tener control respecto a los temas de la agenda y los grupos políticos, sino que más bien ha sido reactivo a algunas temáticas", dijo.

En este periodo, Mancera ha tenido que enfrentar algunos episodios polémicos, como la detención presuntamente arbitraria de decenas de personas acusadas de cometer disturbios durante la toma de posesión de Peña Nieto, el 1 de diciembre, y la reubicación de la estatua del expresidente de Azerbaiyán, Heydar Aliyev, que en 2012 generó controversia entre la embajada de ese país y un grupo de activistas que califican de represor al exmandatario azerí. 

La polémica por ambos casos comenzó al final del mandato de Ebrard —quien quiere competir por la presidencia en 2018— y obligó al equipo de Mancera a buscarles solución. En el primer asunto, diputados del PRD aprobaron en pocas semanas reformas legales que permitieron que varios de los detenidos salieran libres. En el segundo, la estatua fue retirada de la plaza donde se había colocado y espera una nueva ubicación.

Mancera, abogado de profesión, resultó electo en las elecciones del 1 de julio de 2012, en las que obtuvo más del 60% de los votos. Superó por más de 40 puntos a su más cercana rival, la priista Beatriz Paredes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Los analistas consultados señalaron que más allá de esa victoria, Mancera tiene como desafío inmediato transmitir a la ciudadanía cuáles serán sus objetivos y presentarse con un líder capaz de gobernar una localidad con más de nueve millones de habitantes, la segunda entidad más poblada del país.

"Todavía no vemos en el sentido estricto la orientación y el rumbo que trae su gobierno. Creo que ese sería un reto para los 2,090 días que le quedan", concluyó López Montiel.

Ahora ve
Elon Musk presume Roadster, el auto deportivo eléctrico de Tesla
No te pierdas
×