El PAN votará su reforma interna sin haber superado la derrota de 2012

Los panistas definirán sus nuevos estatutos sin tener consenso y cuando aún buscan superar las divisiones que les causó perder el gobierno
Mauricio Torres
Autor: Mauricio Torres | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

Tras ocho meses de discusiones que algunos de sus militantes describen como "tensas", el Partido Acción Nacional (PAN) votará este fin de semana un proyecto de reforma interna que busca fortalecer sus estructuras pero no ha generado consenso entre los panistas.

La última versión del documento, impulsado por el dirigente Gustavo Madero, modifica las reglas para que los ciudadanos se afilien al PAN y deban refrendar periódicamente su militancia, así como para la selección de candidatos, entre otras medidas.

A principios de marzo, dos semanas antes de la Asamblea Nacional convocada para este fin de semana, Madero llamó a los 382 consejeros nacionales del partido para presentarles el texto.

Sin embargo, al encuentro solamente acudió poco más de la mitad de ellos, y de los asistentes, al menos 40 cercanos al expresidente Felipe Calderón se pronunciaron en contra de varios puntos e incluso abandonaron la sesión.

Los inconformes argumentaron entonces que los estatutos propuestos otorgan demasiadas facultades a la dirigencia del partido, como la de designar candidaturas, y que afectan la pluralidad del panismo al plantear eliminar lugares en el Consejo Nacional.

Cecilia Romero, secretaria general del PAN, dijo en entrevista que la dirigencia trató de incluir esas observaciones en la versión final del proyecto y, aunque prevé que la discusión de estos días será "intensa", espera que genere consenso y quede aprobado.

"El consenso no es necesariamente unanimidad, ni el consenso es actitud acrítica. Es un método de llegar a una conclusión a través del convencimiento", señaló.

La 'sombra' de 2012

Romero admitió que la falta de acuerdos se debe en parte a que el PAN sigue tratando de superar las divisiones que causó la derrota electoral de 2012, cuando los panistas perdieron la Presidencia de la República.

Después de las elecciones, en el PAN se formaron principalmente dos corrientes: la de Madero, que llamó a iniciar una consulta entre la militancia sobre la reforma estatutaria, y la del expresidente Calderón, que exigía realizar la reforma inmediatamente. Al final, se optó por consultar a los militantes, una tarea que quedó a cargo de una comisión conformada por panistas de ambos grupos.

"El tiempo sirve y los ejercicios profundos de reflexión que hemos hecho también han sido muy útiles. Creo que el partido como institución ha superado esta malísima experiencia de julio pasado", dijo Romero.

El senador José Rosas Aispuro, vicepresidente de la Cámara alta, coincidió en que los panistas deben "sanar heridas" y buscar fortalecer al partido para atraer a la ciudadanía y ser competitivo en elecciones próximas.

"Lo que tenemos que hacer es, primero, que los intereses personales no se sobrepongan a los intereses generales del partido. Yo creo que se está haciendo conciencia de ello. Yo creo que podemos llegar con esa madurez", dijo en entrevista.

La selección de candidatos

Romero prevé que asistan a la Asamblea Nacional entre 6,000 y 7,000 delegados de todo el país.

El proyecto que discutirán plantea modificar los estatutos del partido para eliminar la figura del adherente y dejar únicamente la de militante, establece mecanismos para que los panistas tengan que refrendar anualmente su militancia al PAN participando en determinadas actividades, obliga a que las dirigencias locales se renueven después de cada elección y fija las reglas para seleccionar candidatos, uno de los puntos más polémicos.

Actualmente, el PAN tiene tres métodos de selección: la elección cerrada a la militancia, la elección abierta a la ciudadanía y la designación. Otros partidos usan las encuestas de preferencia para elegir al aspirante más popular.

Los panistas inconformes con las primeras versiones del documento afirman que originalmente se pretendía dar a la dirigencia la facultad de designar directamente el mayor número de candidaturas.

El proyecto fue cambiado para establecer que el principal método de selección de candidatos será la elección interna y solo en "casos excepcionales" será por designación o elección abierta a la ciudadanía, señaló Romero.

Para Rosas Aispuro, ese será uno de los puntos clave en la discusión de este fin de semana.

"Se tendrán que sentar las bases para que se pueda elegir las candidaturas de manera que generen las menos confrontaciones posibles, o sea, que (el PAN) se prepare para ser un partido más competitivo", dijo.

"Con el esquema que se tiene, con los derechos que tiene cualquier militante, son tantos los juicios que se interponen que a veces en las campañas constitucionales los candidatos y la dirigencia del partido se dedican más a litigar cuestiones internas que a buscar competir en la oferta política", agregó.

A finales de 2011, decenas de panistas apelaron ante el Tribunal Electoral federal la decisión de la dirigencia del partido de designar directamente a casi la mitad de sus candidatos a la Cámara de Diputados y a más de la mitad de sus abanderados al Senado. El tribunal falló a su favor y ordenó al PAN modificar sus métodos para seleccionar candidaturas.

Aunque el PAN perdió la presidencia en 2012, se mantiene como la segunda fuerza en ambas Cámaras del Congreso y gobierna en siete entidades, en las que viven unos 24 millones de personas.

Ahora ve
No te pierdas