La extorsión, una realidad 'aceptada' por algunas empresas en México

El sector industrial ha tomado como alternativa incluir las cuotas ilícitas por derecho de piso en sus presupuestos
extorsión
extorsión-empresas  extorsión
| Otra fuente: MANUFACTURA

El derecho de piso o exigencia de pago por protección ilegal es una realidad que asumen centenas empresas en México.

"Comenzaron asaltando, luego otros crímenes que solo se veían en los periódicos o en la televisión, pero ya iniciado el 2000 se sabía que a varios les cobraban una renta... Hasta que nos tocó...", dijo un empresario, quien pidió que su identidad no fuera revelada.

Desde el inicio de la década pasada, cuando la violencia del narcotráfico alcanzó un nivel alto, el fenómeno se convirtió en algo cotidiano.

Los especialistas en políticas públicas plantean que la fragmentación de las organizaciones criminales causada por el arresto indiscriminado de sus líderes a partir de 2007, fue el detonador que desplazó del negocio a gran número de facciones, las cuales, sin embargo, conservaron activos como armas, sicarios y relaciones con autoridades locales, elementos que les han permitido sobrevivir con éxito a partir de la venta de protección ilegal en regiones que no resultan estratégicas para el tráfico de drogas.

Lo que hacen estos grupos es identificar un nicho de mercado atractivo, establecen una lógica de expansión que parte de la suplantación, sustitución o reemplazo de los poderes imperantes en la zona y se enfocan en generar los mecanismos de articulación con el poder público, es decir, hacer de la extorsión una dinámica extensiva que va desde las tortillerías hasta ámbitos más amplios, como los exportadores.

En Manufactura encontrarás más información sobre el sector industrial en México

Después, evalúan las características de vulnerabilidad del mismo y de las unidades económicas susceptibles de enganchar al mercado de protección ilegal, así lo describe David Ordaz Hernández, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE).

"Los delincuentes hablan el lenguaje de los negocios porque se asumen como hombres de negocios, pero con un arma AK-47 enfrente para que firmes el contrato. Son personas que conocen muy bien los movimientos económicos, manejan su realidad, venden y contratan y subcontratan seguridad, tienen una cartera de clientes…", explicó.

Una vez que ha sido planteado el 'contrato', queda poco por hacer.

"Mira, no somos 'piojos'—así llaman a los extorsionadores que no están amparados por una organización criminal o cártel reconocible—, no venimos a ver si quieres dar... Pedían 100,000 pesos, pero ofrecí 60,000", relató Roberto R., quien solicitó ser identificado de esa manera para autorizar que su testimonio fuera publicado. 

El consultor José Luis Rojo sugiere sondear qué tanto sabe el extorsionador, y simultáneamente, realizar investigaciones o evaluaciones de los niveles de honestidad y confiabilidad del personal.

"Si yo ya sé que conoce mucho de la empresa, tengo que suponer que la información no proviene ni de un adivino ni de un investigador, sino de una persona que tengo infiltrada dentro de la empresa", señala Rojas.

Los datos de la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2012 (ENVE) revelan que la proliferación de este delito tiene su sustento en la escasez de denuncias. El 88.8% de los hechos ocurridos durante el año pasado no fueron expuestos ante las autoridades.

"El empresario tiene terror a la denuncia en la mayoría de los casos", explica Rosa María Navarro, vicecoordinadora de Seguridad Pública Nacional de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

"Logrará de milagro meter a uno a la cárcel, pero queda fuera la mayoría del grupo. Además, es posible que el delincuente esté conectado con la autoridad", añade.

Los testimonios de quienes pagan por protección ilegal señalan que no han tenido más alternativa que incluir en sus libros contables la cuota, la cual en 2012 tuvo un costo total de 115.2 mil millones de pesos, según la ENVE.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Para combatir este crimen, los especialistas recomiendan mantener un contacto permanente y directo con un cuerpo de investigación de la policía. Un error frecuente por parte de las empresas es querer detener a los extorsionadores con sus propios recursos sin tener la capacidad operativa necesaria.

Este es un fragmento de un artículo publicado en la edición de abril de 2013 de la revista Manufactura, que es parte de Grupo Expansión, una empresa de Time Inc. La firma edita en México 17 revistas y siete sitios de internet, entre ellos CNNMéxico.com.

Ahora ve
Así se vivió la emoción del eclipse en Salem, Oregon
No te pierdas
×