Zapopan contra el crimen: primer reto, los que "ni estudian ni trabajan"

El municipio de la zona metropolitana de Guadalajara lanzó cursos para evitar que los jóvenes participen en la delincuencia organizada
La generación de los 'ninis' en México
| Otra fuente: CNNMéxico

En el aula hay una treintena de jóvenes que aprenden técnicas de primeros auxilios. Los estudiantes practican y siguen las instrucciones de una paramédica que les imparte clases en la Universidad del Valle de México (UVM) campus Zapopan, en Jalisco. 

Ellos son parte de las 3,000 personas que eligieron uno de los cursos que ofrece el programa Jóvenes con Porvenir, organizado por el gobierno municipal de Zapopan y dirigido a los jóvenes que no estudian ni trabajan.

De los 350,000 jóvenes que hay en el municipio, alrededor del 40% no estudian ni trabajan; "una cifra alarmante”, dijo a CNNMéxico Héctor Robles, alcalde del municipio ubicado en el zona metropolitana de Guadalajara.

“Un muchacho que no tiene alternativa de vida, que no está estudiando, que no está trabajando, sale a la calle y lo primero que está es a merced de la drogadicción, de la pandilla, de la violencia (...) Lo que queremos es prevenir que se vinculen a la delincuencia”, agregó el funcionario local.

El programa Jóvenes con Porvenir ofrece 90 cursos y talleres que se imparten gratis en 25 planteles de universidades públicas y privadas de la localidad.

A la fecha, hay 9,000 solicitudes para ingresar a los cursos en las áreas de tecnologías de la información, habilidades administrativas, artísticas, culturales, deportivas, salud y oficios. 

De la venta de droga a la escuela

“Empecé en las drogas y el alcohol por la ansiedad de no estudiar, de no trabajar, lo que sí estaba ahí era la calle, los ‘amigos’”, relata Arturo.

El joven de 26 años regresó a México en 2005 tras vivir durante 10 años en Estados Unidos, donde estudió la preparatoria.

Al regresar a Zapopan buscó continuar con sus estudios profesionales: “Me desanimé, me pusieron muchas trabas, sentía que estaba perdiendo el tiempo con tantos trámites”, dice. 

Lo siguiente para él fue dedicarse a la venta al menudeo de drogas,

“Empecé por amigos (en el narcotráfico), por gente que conocía y uno por necesidad, porque tienes la oportunidad de sobresalir se te hace fácil, ves la puerta, ves dinero y ahí te vas”.

Relata que en promedio ganaba 10,000 pesos a la semana, mismos que gastaba en consumir alcohol. Afirma que su familia se enteró de que vendía droga hasta que lo detuvieron las autoridades.

“No es vida eso del narcotráfico, no vale la pena porque simplemente no disfrutas lo que ganas (...) siempre traes detrás de ti a alguien que quiere matarte”, explica y agrega que entre los vendedores de droga al menudeo son comunes los asesinatos con el fin de ganar plazas o clientes.

Entre el año 2010 y el primer semestre del 2011, la policía de Zapopan reportó un incremento en la incidencia de jóvenes muertos violentamente y arrojados a las calles del municipio: 21 en total.

Las autoridades municipales indicaron que estos jóvenes muertos pertenecían, en su mayoría, a alguna de las 400 pandillas identificadas en 29 colonias de Zapopan, zonas en las que se implementa en programa. 

Arturo asegura que para él no fue complicado "salirse del negocio" porque “yo no estaba tan adentro, yo era una hoja más en el árbol que simplemente se cayó”.

Tras varios meses en recuperación y sin volver a las drogas, afirma que ha sido su fuerza de voluntad la que lo mantiene luchando por tener una vida sana.

Del pasado habla con tranquilidad, pero del futuro con entusiasmo. Sonríe cuando explica que lo que visualiza en un futuro es salvar la vida de muchas personas a bordo de una ambulancia.

Autoestima y seguridad

Los docentes del campus Guadalajara Norte de la UVM, una de las sedes del programa, imparten los talleres gratuitos a 200 jóvenes, de acuerdo con la rectora Silvia Dorantes. 

Dorantes afirma que lo que más le entusiasma es la integración de jóvenes de diferentes estratos sociales y con historias de vida diversas, así como la posibilidad de darles herramientas que propicien en un futuro, situaciones mejores.

“Lo que hace un programa como éste es que los chicos empiezan a sentirse seguros, con herramientas iguales que los demás, aceptados que es lo primero que tenemos que hacer y por supuesto habrá un porcentaje que no se logre rescatar como lo hay en todos los programas, pero el porcentaje que se rescate nos servirá a todos como sociedad”, aseguró.

Niños en la delincuencia organizada

Analistas han opinado que las actividades ilegales se han convertido en la opción para la población de jóvenes entre 15 y 29 años que no trabaja ni estudia.

Una niña de 13 años, originaria de Zacatecas, fue detenida en agosto del 2011 en Jalisco durante un enfrentamiento entre policías y criminales pertenecientes al grupo delictivo Los Zetas.

En su declaración ante el Ministerio Público, y luego ante los medios de comunicación, la niña dijo que llevaba un mes trabajando con el crimen organizado a cambio de 8,000 pesos mensuales (unos 800 dólares).

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ese mismo año, un menor de 14 años, identificado como El Ponchis, captó la atención nacional cuando fue detenido por la policía y confesó haber asesinado brutalmente a varias personas. El adolescente fue declarado culpable y condenado a pasar tres años en un instituto correccional.

Uno de los casos más recientes ocurrió en abril, cuando un niño de 13 años que había confesado trabajar como asesino para un cártel de narcotraficantes fue asesinado junto a otras cinco personas en Zacatecas.

Ahora ve
“El TLCAN es beneficioso para todos”, dice el presidente de Coparmex
No te pierdas
×