Jalisco recupera playa que una empresa mantuvo cerrada por casi tres años

Tenacatita está ahora bajo el resguardo de las autoridades municipales que se han comprometido a mantenerla pública y para uso recreativo
reabren Tenacatita  reabren Tenacatita
| Otra fuente: CNNMéxico

Agentes de la Fiscalía General de Jalisco retiraron este fin de semana la malla electrificada que una empresa privada colocó impidiendo durante casi tres años a turistas y pobladores, ingresar a una playa pública conocida como Tenacatita, en el Pacífico mexicano.

Tenacatita se ubica entre Puerto Vallarta y Manzanillo, en medio de la Biosfera de Manantlán, la reserva ecológica más importante del occidente de México.

El gobierno de Jalisco consiguió la liberación de la playa, luego de que la empresa inmobiliaria Rodenas, que mantenía cerrada la playa, perdió la concesión de esta bahía, ahora bajo el resguardo del municipio de La Huerta.

Antes del cierre, en los márgenes de la playa, se asentaron lugareños que vivían de la pesca y las actividades turísticas que detonó esta zona generosa en aguas cálidas y manglares.

También fijaron su residencia grupos de extranjeros que junto a los lugareños pelearon durante casi tres años, la reapertura de la playa.

“Las áreas que se liberaron son públicas, son áreas comunes, de todos y son derechos garantizados y tutelados por la Constitución”, dijo a CNNMéxico, el secretario de Gobierno de Jalisco, Arturo Zamora, al explicar que la reapertura de la playa se llevó a cabo mediante un operativo “limpio, sin violencia”.

El cierre de la playa mermó los ingresos económicos de esta comunidad, según dijeron los propios lugareños. Con la reapertura de la playa, no podrán regresar a instalar sus negocios en la zona recuperada y el gobierno del estado, tampoco prevé acciones legales contra Rodenas, por el desalojo y el cierre de la bahía, confirmó Zamora Jiménez.

En octubre de 2010, la empresa constructora Rodenas desalojó mediante una orden judicial y la ayuda de policías estatales, a un grupo de ejidatarios que durante décadas tuvieron sus hogares y fuente de trabajo frente a la playa e impidió el paso instalando un cerco que abarcó un tramo de carretera estatal.

Rodenas reclamaba al Ejido el Rebalse de Apazulco un predio de 42 hectáreas aledaño a la playa e hizo valer un título de concesión por unos 294,000 metros cuadrados de playa que le otorgó en el año 1992, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Zamora Jiménez explicó que la empresa perdió el año pasado la concesión otorgada por la Semarnat al incumplir pagos y acuerdos ante el gobierno federal, mientras que se acreditó que el tramo de carretera que mantenía cerrado es propiedad del estado.

En enero de 2011, la dirección General de Zona Federal Marítimo Terrestre y Ambientes Costeros (Zofemat) de la Semarnat, informó a CNNMéxico que Rodenas enfrentaba un juicio de nulidad de la concesión por haber incumplido en el pago de impuestos por una cantidad cercana a los 10 millones de pesos (750,000 dólares aproximadamente).

La delegación Jalisco de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), sancionó en ese mismo año a la empresa Rodenas, con dos multas de 28,000 pesos cada una (2,700 dólares aproximadamente), por impedir el acceso a una playa pública, que aunque esté concesionada, debe permitirse el libre tránsito.

El litigio entre la empresa constructora y el Ejido por la propiedad de las 42 hectáreas, permanece en tribunales y en ese asunto, por tratarse de un conflicto entre particulares, “no va a intervenir el gobierno del Estado”, agregó Zamora Jiménez.

CNNMéxico buscó al empresario José María Andrés Villalobos, propietario de Rodenas, pero hasta el cierre de esta nota, no estuvo disponible para ofrecer su versión.

Una playa libre

Después de que el gobierno federal retiró la concesión de Tenacatita a la empresa inmobiliaria Rodenas, el 10 de abril de 2012, entregó el destino de utilización de esta bahía al municipio de La Huerta, confirmó a CNNMéxico, el presidente municipal, Jesús Julián de Niz Sánchez.

“El destino que nos otorgó Semarnat es para playa libre, de uso recreativo y  construcción de malecón”, detalló el munícipe.

La autoridad municipal firmó un acuerdo en el que se compromete a no otorgar ningún tipo de licencia, autorización o permiso “de ninguna naturaleza”, en la playa, reconoció el alcalde.

Esta decisión impedirá a comerciantes, pescadores, ejidatarios y moradores, volver al sitio de donde fueron desalojados hace casi tres años.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Ellos están concientes de que no será igual que antes, como hace años cuando podían tener sus enramadas (pequeños restaurantes bajo palapas), sus hotelitos, pero están felices porque la playa está libre, pueden disfrutar de ella”, dijo el presidente municipal al indicar que la autoridad está obligada a cumplir con el destino que le otorgó la Semarnat a la playa.

Advirtió sin embargo que al reabrirse la playa, los turistas volverán y los lugareños podrán reactivar sus actividades de servicio y comerciales, en los alrededores de la playa.

Ahora ve
Estos son los mejores inventos del año
No te pierdas
×